Águila Arpía

El águila arpía es un depredador temible, un compañero leal y un padre cariñoso.

Residiendo en lo profundo de las selvas tropicales del hemisferio occidental, el águila arpía tiene una figura llamativa. Con sus colores blanco y negro, corona real de plumas y cola larga y elegante, esta especie ofrece una vista inconfundible en su hábitat nativo. A pesar de la disminución de la población, actualmente está muy extendida en una amplia franja de territorio alrededor del sur de América. Sin embargo, la continua pérdida de hábitat y la caza pueden ponerlo en riesgo de extinción permanente.

5 datos asombrosos sobre el águila arpía

  • El águila arpía es un importante símbolo cultural de algunos países latinoamericanos. Incluso ha sido adoptado como ave nacional de Panamá.
  • La especie lleva el nombre de una criatura de la mitología griega que era mitad humana y mitad pájaro.
  • El águila arpía tiene las garras más grandes de cualquier especie de águila. Miden alrededor de 3 a 4 pulgadas de largo, o aproximadamente del mismo tamaño que las garras de un oso pardo. Esto les permite levantar presas grandes del suelo.
  • Puede levantar manualmente su icónica corona de plumas cuando se siente amenazado.
  • El águila arpía es un ave con extraordinarios sentidos visuales que puede utilizar para localizar pequeñas presas a cientos de metros de distancia.

Puedes ver más datos increíbles sobre las águilas arpías.

Nombre científico del águila arpía

El nombre científico del águila arpía es harpia harpyja. Los nombres alternativos para esta especie incluyen el águila arpía americana y el halcón real. La especie lleva el nombre de las criaturas mitad humana y mitad pájaro de la mitología griega antigua, tal vez porque proporcionó una vista única a los biólogos y exploradores.

El águila arpía es el único miembro vivo del género Harpia. Está más estrechamente relacionado con el águila crestada (cuyo territorio se superpone parcialmente) y el águila arpía de Nueva Guinea. Más distante, es parte de la misma familia de Accipitridae, incluidos los halcones, milanos, aguiluchos, buitres y otras águilas.

Apariencia y comportamiento del águila arpía

Las águilas arpías son aves que se reconocen fácilmente por su coloración distintiva, que incluye la cabeza gris, la parte inferior blanca y el dorso, las alas y el pecho negros. Las patas son en gran parte de color blanco con rayas negras. El pico, los ojos y las garras también son de color negro o rojizo, mientras que las patas son amarillas. La parte superior de la cabeza contiene una rica corona de rasgos largos y negros que puede levantar manualmente cuando se siente amenazado. Algunos científicos también creen que las plumas de la corona pueden ayudar a dirigir el sonido a los oídos del ave.


l águila arpía


El águila arpía se encuentra entre las especies de águila más grandes del mundo. Un individuo puede medir hasta 40 pulgadas y pesar hasta 20 libras, o aproximadamente el tamaño de un perro mediano. Las hembras son un poco más pesadas que los machos, pero por lo demás, hay poca diferencia física entre los sexos.

Las águilas arpías son cazadoras extremadamente hábiles con una vista aguda y la capacidad de maniobrar con cuidado a través de densos bosques con sus alas. Su notable vista les permite ver presas de menos de una pulgada de tamaño desde aproximadamente 650 pies de distancia. También tienen buena audición para compensar su sentido del olfato relativamente pobre. Las águilas arpías pueden alcanzar velocidades máximas de alrededor de 50 mph durante períodos cortos de tiempo, pero la velocidad pura no es su fuerte. Las largas plumas de su cola han evolucionado principalmente para ayudarlos a conducir y navegar alrededor de los árboles y la vegetación.

Las águilas arpías son criaturas solitarias que prefieren cazar solas o con un compañero de cría. A veces, un juvenil en crecimiento también ayudará. Pueden atacar a sus presas desde arriba o desde abajo, prefiriendo atacar rápidamente antes de que la víctima se dé cuenta de su presencia. Las águilas arpías se comunican entre sí a través de una gama limitada de diferentes vocalizaciones y manifestaciones visuales, incluidos silbidos, chasquidos y graznidos. Tienden a ser más vocales alrededor del nido y casi completamente silenciosos durante la caza.

Águila arpía (Harpia Harpyja) águila arpía en nido con pollito

Hábitat del águila arpía

El águila arpía prefiere habitar las capas superiores del dosel de las densas selvas tropicales de tierras bajas en el hemisferio occidental. También atravesará llanuras abiertas o bosques dispersos en busca de alimento. Esta especie tiene un rango escaso y discontinuo en México y América Central. Su área de distribución principal se extiende por casi todo Brasil y algunos países vecinos como Venezuela, Colombia, Bolivia y Perú (menos las regiones montañosas de los Andes). Las águilas arpías construyen nidos de 90 a 140 pies sobre el suelo, principalmente en ceibas o árboles de seda, donde los polluelos jóvenes están a salvo de casi todos los depredadores potenciales, excepto de otras aves.

Dieta del águila arpía

La dieta del águila arpía consiste en gran parte en perezosos y monos, incluidos capuchinos, monos aulladores y monos araña, quizás porque estos animales son más fáciles de detectar desde una percha en los árboles. También pueden complementar su dieta con lagartijas, roedores, pequeños ciervos y otras aves.

Sus garras notablemente largas y afiladas les permiten someter y matar rápidamente a sus presas ejerciendo una enorme presión de varios cientos de libras a la vez. También pueden arrebatar a una víctima que pesa hasta 17 libras directamente del suelo en un solo movimiento de buceo y transportarla en el aire por distancias cortas. Si la presa es demasiado pesada para transportarla, el águila se la comerá parcialmente antes de regresar al nido.

Estos cazadores pacientes pueden permanecer posados ​​en el mismo lugar hasta por un día completo mientras esperan que aparezca la presa. Esta especie puede darse el lujo de ser este paciente. Puede pasar hasta una semana antes de necesitar alimentarse nuevamente. Y cuando mata, puede darse un festín con los restos durante unos días a la vez. Las arpías juegan un papel importante en el control de las poblaciones de presas locales, que podrían amenazar a otras especies si no se controlan.

Depredadores y amenazas del águila arpía

Un águila arpía adulta adulta es un depredador ápice que tiene pocas otras amenazas naturales en la naturaleza. Los polluelos jóvenes, por otro lado, están casi completamente indefensos y pueden ser un objetivo tentador para otras aves rapaces. Es por ello que uno de los padres debe permanecer constantemente vigilante en defensa del nido en todo momento del día. La gran altura del nido sobre el suelo proporciona una defensa casi inexpugnable contra los grandes felinos y otros depredadores terrestres.

La mayor amenaza para la supervivencia continua del águila arpía sigue siendo la destrucción de las selvas tropicales a causa de la tala y la agricultura. Dada la cantidad de espacio que requiere su territorio natural de caza, esta especie es particularmente vulnerable a la pérdida de hábitat. Las águilas arpías también pueden ser víctimas de un cazador o granjero local, que puede considerarlas plagas o blancos fáciles (aunque rara vez se alimentan de ganado doméstico).

Reproducción, bebés y esperanza de vida del águila arpía

Las águilas arpías son una especie monógama que parece formar vínculos de por vida con sus compañeros elegidos. Sus demostraciones de afecto muy íntimas, incluido su hábito de gorjearse el uno al otro o frotarse los picos. Se cree que esto puede servir para promover un vínculo más profundo entre la pareja. Juntos comparten o dividen muchos de los deberes de una pareja casada. Una de las tareas más importantes es la construcción de un nido compuesto de palos, vegetación y pieles de animales de unos cinco pies de diámetro. Algunas parejas pueden usar múltiples nidos a lo largo de los años, pero la mayoría de las parejas preferirán reutilizar el mismo nido cada año y repararlo y reconstruirlo constantemente según sea necesario.

La temporada de apareamiento comienza con la temporada de lluvias alrededor de abril o mayo. En algún momento, durante este período, la pareja elegirá aparearse varias veces en el transcurso de unos pocos días. Después del apareamiento, la hembra normalmente pondrá dos huevos a la vez, pero criará solo un polluelo. Si nacen dos polluelos, los padres generalmente dejarán que el segundo se muera de hambre. Sin embargo, si el primer polluelo muere, entonces hay una buena posibilidad de que el segundo sobreviva. Se necesitan casi dos meses para incubar completamente un huevo. La hembra asume la mayor parte del deber de incubación, mientras que el macho busca principalmente comida.

El pollito recién nacido permanecerá completamente blanco durante la primera parte de su vida. Después de seis o siete meses, el polluelo se convertirá en adulto y adquirirá todas sus plumas. Ambos padres seguirán cuidando al pollito durante los primeros 10 meses de su vida. Pero incluso después de aprender a valerse por sí mismos, los pájaros jóvenes pueden permanecer cerca de su nido original durante bastante tiempo. Debido al largo tiempo de desarrollo del polluelo, la hembra solo pone huevos una vez cada dos o tres años.

Por lo general, toma alrededor de tres años lograr la coloración adulta completa. Después de cuatro o cinco años, el águila finalmente alcanzará la madurez completa y generalmente permanecerá dentro del área de su nacimiento. Un águila arpía puede vivir entre 25 y 35 años en estado salvaje.

Población del águila arpía

La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que clasifica el estado de conservación de muchas especies en el planeta, actualmente enumera al águila arpía como casi amenazada. Las cifras de población, aunque no se estiman con precisión, parecen estar disminuyendo en gran parte de América Central. La especie sigue siendo más robusta en el interior y en las partes más remotas de Brasil, aunque menos común cerca de las costas. Un estudio sugiere que quedan menos de 50,000 individuos en la naturaleza.

La continua pérdida y degradación de la Amazonía brasileña para el desarrollo humano podría poner a la especie bajo una mayor presión en su área de distribución principal. En un lapso de 50 años, es posible que la especie ya haya perdido hasta la mitad de su hábitat natural. A los expertos les preocupa que en algún momento la pérdida de la Amazonía pueda volverse irreversible. Y dada la inmensa cantidad de esfuerzo que se requiere para criar un solo pollito, los números pueden tardar en recuperarse una vez que comienzan a disminuir.

Muchas organizaciones conservacionistas, como Peregrine Fund, están realizando esfuerzos para evitar una mayor pérdida de población y reintroducir la especie en su antiguo hábitat. Sin embargo, para aumentar el número de águilas arpías, los gobiernos locales deberán dar mayores pasos en la preservación del hábitat de la selva tropical restante para evitar una mayor destrucción. También necesitarán restaurar lo que ya se ha perdido.

Preguntas frecuentes sobre el águila arpía

¿Cuánto mide un águila arpía?

Las águilas arpías pueden medir entre 35 y 40 pulgadas de largo con una envergadura de alrededor de seis pies. Existe cierta variabilidad en la diferencia de tamaño entre individuos e incluso entre sexos. Mientras que los machos pueden pesar entre 11 y 17 libras en promedio, las hembras pueden pesar entre 15 y 20 libras en promedio.

¿Qué come un águila arpía? ¿Son carnívoros, herbívoros u omnívoros?

Las águilas arpías se alimentan principalmente de perezosos y monos y, con menos frecuencia, de roedores, ciervos y otras aves. Gracias a la vista aguda y la notable capacidad de vuelo, el animal puede detectar presas potenciales en el dosel y arrebatarlas de un árbol con sus garras.

¿Dónde viven las águilas arpías?

El águila arpía vive en los bosques tropicales de las tierras bajas de América Central y del Sur. Su área de distribución se extiende en una distribución algo desigual desde el sur de México hasta el norte de Argentina.

¿Cómo evolucionaron las águilas arpías?

No se sabe mucho sobre la evolución del águila arpía, específicamente. Los ancestros de la especie probablemente llegaron al continente americano hace unos 50 o 60 millones de años. Se separaron de especies similares hace unos millones de años.

83 H