Alzheimer O Disfunción Cognitiva en Perros – Síntomas, Causas Y Tratamiento

Con el paso de los años, muchos cuidadores notan cambios de comportamiento en sus perros, a menudo denominados «seniles», para los cuales no existe una razón obvia. Estos cambios de comportamiento se conocen como síndrome de disfunción cognitiva canina, también conocido como enfermedad de Alzheimer. Si bien no existe cura, el diagnóstico temprano y el establecimiento de un protocolo de tratamiento adecuado pueden mejorar la calidad de vida de su perro.

En este artículo de Experto Animal te explicamos los síntomas, causas y tratamiento de la La enfermedad de Alzheimer en perros o disfunción cognitiva.

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer o disfunción cognitiva en perros?

El síndrome de disfunción cognitiva, comúnmente conocido como demencia o enfermedad de Alzheimer en perros, consiste en una serie de cambios conductuales y cognitivos que ocurren en algunos perros a medida que envejecen.

Es un enfermedad degenerativa que ocurre comúnmente en perros geriátricos. Las estadísticas muestran una prevalencia del 14 al 35% en perros seniles, aunque lo más probable es que se trate de una patología infradiagnosticada.

Causas del Alzheimer en perros

Cuando los perros sufren de disfunción cognitiva o enfermedad de Alzheimer, Desarrollan placas en su parénquima cerebral. causada por una proteína llamada beta-amiloide.

Aunque no se sabe exactamente cómo afecta la formación de estas placas amiloides en el cerebro, se sabe que esta proteína tiene un efecto neurotóxico que produce:

  • Deterioro de la función neuronal
  • Degeneración de sinapsis
  • Degradación de neurotransmisores.
  • Muerte neuronal

Además, el extensión y ubicación Se sabe que los depósitos de beta-amiloide están relacionados con la gravedad de la disfunción cognitiva en pacientes caninos con Alzheimer. Como curiosidad, cabe destacar que estos depósitos de beta-amiloide también se desarrollan en pacientes humanos con enfermedad de Alzheimer.

Síntomas del Alzheimer en perros

El síndrome de disfunción cognitiva puede estar asociado con una variedad de cambios de comportamiento. Estos cambios se pueden clasificar en las siguientes categorías:

  • Pérdida de memoria y retraso en el aprendizaje.: a menudo olvidan patrones o comandos que ya conocían o no pueden aprender otros nuevos. Algunos animales pueden orinar o defecar en casa. En casos avanzados, es posible que tampoco reconozcan a sus cuidadores ni a las personas que los rodean.
  • Cambio en el comportamiento social: algunos perros se vuelven más gruñones y rechazan las caricias, saludan a sus cuidadores con menos vigor, tienen dificultades para socializar con otros perros, son más propensos a ser agresivos, etc.
  • Cambio en el ritmo sueño-vigilia.: es común que cambien su horario de sueño para dormir durante el día y permanecer despiertos por la noche.
  • Disminución del comportamiento de movimiento y exploración.: Pasan la mayor parte del tiempo descansando o durmiendo, disminuyen la interacción con otros miembros de la familia y pierden el interés por su entorno.
  • Ansiedad o irritabilidad: Algunos perros pueden experimentar una mayor agitación, lo que podría provocar menos descanso, ansiedad cuando se los deja solos, vocalizaciones y estereotipias. Os dejamos con este otro post sobre conductas compulsivas en perros para aportaros más información sobre este tema.
  • Desorientación: Se pierden en lugares previamente conocidos y no pueden evitar ciertos obstáculos (como escaleras, puertas, etc.).

Quizás te interese:  Mi Coneja Está Anidando Pero No Está Preñada

Si su perro mayor muestra alguno de estos síntomas, es posible que padezca la enfermedad de Alzheimer u otro problema neurológico. Lee este otro post sobre problemas neurológicos en perros mayores para saber más.

Alzheimer o Disfunción Cognitiva en Perros - Síntomas, Causas y Tratamiento - Síntomas del Alzheimer en perros

Diagnóstico del Alzheimer en perros

La enfermedad de Alzheimer en perros se diagnostica por exclusión, lo que significa que se deben excluir todas las demás causas que puedan ser responsables de estos síntomas. Debido a esto, es fundamental establecer una lista de diagnósticos diferenciales que deben descartarse uno a uno antes de realizar un diagnóstico.

En la lista de diagnósticos diferenciales es necesario incluir todas las patologías que potencialmente pueden provocar cambios en el comportamiento del perro. Algunos de los más importantes son:

  • Desordenes endocrinos: como hipotiroidismo, diabetes o síndrome de Cushing.
  • Trastornos musculoesqueléticos: como artrosis, artritis, hernias discales, etc.
  • Enfermedades cardiovasculares: como insuficiencia cardíaca, hipo o hipertensión, etc.
  • Enfermedades neurológicas: como tumores, encefalitis, etc.
  • Problemas primarios de conducta.: Es importante distinguir los trastornos primarios del comportamiento de los asociados con la enfermedad de Alzheimer en perros. Para ello es necesario saber si el problema de comportamiento existió cuando el animal era joven y si ha habido algún cambio que pueda haber desencadenado el problema.

Para descartar todos estos diagnósticos diferenciales, es posible que sea necesario realizar una o más de las siguientes pruebas:

  • Exámen clinico: especial atención al examen neurológico.
  • Pruebas de laboratorio: análisis de sangre, perfil hormonal, análisis de orina, etc.
  • Pruebas de imagen: Radiografía, ecografía, tomografía computarizada o resonancia magnética.

El diagnóstico de disfunción cognitiva sólo puede realizarse después de haber excluido todos los diagnósticos diferenciales posibles.

Alzheimer o Disfunción Cognitiva en Perros - Síntomas, Causas y Tratamiento - Diagnóstico del Alzheimer en perros

Tratamiento del Alzheimer en perros

Actualmente, el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer en perros se basa en la combinación de:

  • Tratamiento conductual
  • Terapia farmacológica
  • Manejo dietético y complementos nutricionales.

Sin embargo, debemos aclarar que no existe un tratamiento curativo ni definitivo para este síndrome, sino que la terapia sólo ayuda a minimizar los signos clínicos y ralentizar la progresión de la pérdida cognitiva.

Tratamiento conductual

Para preservar las funciones cognitivas del animal y frenar la progresión de la enfermedad, es necesario:

  • mantener una rutina: esto hará que el entorno sea más predecible y menos estresante.
  • Proporcionar un buen enriquecimiento ambiental.: con juegos que estimulan la vista, el oído, el gusto, el tacto y el olfato, además de paseos cortos y entrenamiento positivo de nuevas órdenes sencillas.
  • Facilitar la orientación: para perros con problemas de orientación, colocar velas aromáticas con diferentes aromas en cada habitación puede ser de gran ayuda, ya que les ayuda a recordar cada habitación.
  • No castigar por conducta inapropiada: como orinar en casa o no dormir por la noche, ya que esto sólo les ayudará a sentirse más ansiosos. En estos casos, es especialmente importante proporcionar entrenamiento positivo y premiar las conductas positivas para reforzarlas.
  • Reducir la ansiedad o la irritabilidad.: utilizar collares o difusores con feromonas puede ser de gran ayuda. Para perros con el ciclo vigilia-sueño alterado es recomendable colocar estos difusores en su zona de descanso.
  • Trátalos con paciencia: Los cambios observados en el comportamiento de los animales pueden resultar frustrantes para los propietarios, pero en tales casos es fundamental racionalizar la cuestión y darse cuenta de que estos cambios no son voluntarios por parte del animal. Estos comportamientos son simplemente el resultado de la degeneración de su sistema nervioso. Por eso, en esta etapa de su vida, es especialmente importante tratarlo con la paciencia, el cariño y el cuidado que se merece.

Farmacoterapia

El tratamiento farmacológico debe estar dirigido a aliviar los problemas de conducta y los trastornos cognitivos. Los medicamentos más utilizados para tratar los trastornos cognitivos en perros mayores son:

  • nicergolina: a una dosis de 0,25 mg por kg de peso corporal al día. Provoca vasodilatación a nivel cerebral, lo que aumenta la irrigación cerebral y en consecuencia mejora el suministro de oxígeno y glucosa al cerebro.
  • selegilina: a una dosis de 0,5 mg por kg de peso corporal al día. Provoca un aumento de los niveles de dopamina, que son insuficientes en los pacientes con demencia. Además, tiene efectos antidepresivos y neuroprotectores. Se recomienda administrar por la mañana, especialmente en pacientes con cambios en el ritmo sueño-vigilia.

Por otro lado, otras drogas como melatonina se puede utilizar para intentar restablecer el ritmo de sueño-vigilia, o benzodiazepinas para reducir el nivel de ansiedad.

Alzheimer o Disfunción Cognitiva en Perros - Síntomas, Causas y Tratamiento - Tratamiento del Alzheimer en perros

Manejo dietético y complementos nutricionales.

Actualmente, existen dietas comerciales diseñadas específicamente para perros con cambios de comportamiento relacionados con la edad que contienen nutrientes y antioxidantes que pueden combatir los síntomas del envejecimiento celular.

Además, existen una serie de complementos que pueden resultar de gran utilidad en el tratamiento de este síndrome. Los más importantes son:

  • vitamina e: tiene un efecto neuroprotector, actuando contra los radicales libres y protegiendo las células de la toxicidad provocada por los depósitos de beta-amoloide.
  • Vitamina B6: participa en la síntesis de neurotransmisores y apoya la transmisión sináptica.
  • fosfatidilserina: Este fosfolípido, que se encuentra como parte de la membrana celular de las neuronas, ayuda a mejorar los síntomas en perros diagnosticados con disfunción cognitiva.
  • Ácido docosahexaenoico (DHA): Es un ácido graso omega-3 cuya deficiencia contribuye a la aparición de cambios cognitivos, por lo que es beneficioso complementarlo en estos pacientes.
  • Ginkgo biloba: algunos estudios muestran que su uso parece capaz de mejorar la memoria en perros seniles.

Cuidar a un perro mayor no siempre es fácil, pero en la mayoría de los casos, un diagnóstico precoz puede contribuir en gran medida a combatir todo tipo de enfermedades asociadas a esta etapa de la vida. Lee este otro artículo para aprender a reconocer los síntomas de la vejez en perros.

Pronóstico del Alzheimer en perros

Una vez que conoces los principales aspectos de este síndrome, probablemente te preguntes cuánto tiempo puede vivir un perro con disfunción cognitiva.

Aunque la enfermedad de Alzheimer en perros no es fatal en sí mismopuede afectar la esperanza de vida de los animales afectados, ya que en ocasiones se producen cambios de comportamiento que obligan a los cuidadores y veterinarios a considerar la eutanasia del animal.

En la mayoría de los casos, Los perros pueden vivir con una buena calidad de vida. Sin embargo, si se establece un protocolo de tratamiento adecuado, el deterioro cognitivo suele ocurrir lenta y gradualmente.

Si quieres saber más sobre la eutanasia en perros, no dudes en echarle un vistazo a este artículo de Wiki Animales que te recomendamos.

Prevención del Alzheimer en perros

Aunque todavía no existe una forma eficaz de prevenir la aparición de la enfermedad de Alzheimer en perros, existen una serie de medidas preventivas que pueden ayudar a retrasar la aparición de este síndrome en perros geriátricos:

  • Estimulación mental
  • Desarrollo de juegos simples.
  • Entrenamiento positivo de comandos simples.
  • Actividad física moderada

Te dejamos el siguiente artículo, en el que te comentamos algunos juegos de inteligencia para perros, para que puedas estimular mentalmente a tu perro en casa y prevenir el Alzeheimer y otros trastornos neurológicos en perros.

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario ni elaborar un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si padece alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a Alzheimer o Disfunción Cognitiva en Perros – Síntomas, Causas y Tratamiento te recomendamos visitar nuestra categoría de Enfermedades neurológicas.

Bibliografía

  • González-Martínez, A., Rosado, B., García-Belenguer, S., Suárez, M. (2012). Síndrome de disfunción cognitiva en el perro geriátrico. Revista AVEPA; 32(3):159-167
  • Ibáñez, M., Morillas, S. (2014). Problemas de conducta en perros seniles. Síndrome de disfunción cognitiva. Facultad de Veterinaria, Universidad Complutense de Madrid.

Quizás te interese:  Orquiectomía en Perros: Extirpación Quirúrgica De Testículos