Cálculos Renales en Perros: Síntomas, Causas Y Tratamiento

Si alguna vez has hablado con alguien que haya tenido cálculos renales, probablemente le habrán hecho saber lo dolorosos que pueden ser. Los nefrolitos, esencialmente una pequeña piedra hecha de varios minerales potenciales, bloquean el paso de la orina en áreas muy sensibles del tracto genitourinario. Los perros son conocidos por ser capaces de soportar altos niveles de malestar y ocultar bien su dolor, pero incluso ellos eventualmente te harán saber que tienen cálculos renales. Lo hacen con diversos síntomas, a los que debemos ser sensibles a la hora de cuidar el bienestar de nuestro perro.

En Wiki Animales profundizamos en cálculos renales en perros. Descubrimos las causas, los síntomas y el tratamiento de la nefrolitiasis en perros para que sepas qué esperar si tu perro desarrolla cálculos renales.

¿Qué son los cálculos renales en los perros?

Los cálculos renales en perros se conocen como nefrolitos. Se llaman así porque son esencialmente iguales a las piedras que se encuentran en la naturaleza. Así como las rocas son agregaciones naturales de minerales, también lo son los cálculos renales caninos. La diferencia es que los minerales que se acumulan lo hacen dentro del tracto genitourinario del perro, no en formaciones rocosas geográficas.

El mineral a partir del cual se forman los cálculos renales suele ser el calcio, en forma de sal mineral oxalato de calcio. También pueden estar formados por depósitos minerales de diversas fuentes, incluidos fosfato de magnesio y amonio (estruvita), urato (una combinación de carbono, oxígeno, nitrógeno e hidrógeno) o cistina.

Dependiendo de dónde se originen los depósitos minerales, estas piedras reciben diferentes nombres:

  • riñones: nefrolitos
  • Vejiga: cistolitos
  • En cualquier parte del tracto urinario: urolitos

Cada cálculo renal puede variar en tamaño y forma, en parte debido a la forma de los cristales minerales que los componen. Todos estos factores descritos anteriormente pueden influir en el daño que causarán al tracto urinario y los síntomas resultantes en el perro.

Algunos de estos cálculos renales serán relativamente pequeños y es posible que el perro ni siquiera los note cuando pasen. Sólo cuando sean lo suficientemente grandes podrán estrechar el tracto urinario o provocar una obstrucción en la uretra. Cuanto más grande sea el nefrolito, es probable que cause más dolor. Aunque los cálculos renales son no tan común Al igual que otros tipos de cálculos urinarios, todos causan problemas similares.

Quizás te interese:  Mi Gato Arrastra El Trasero Por El Suelo

Causas de cálculos renales en perros

La causa directa de los cálculos renales en perros es la acumulación de minerales que ya hemos mencionado. Sin embargo, existen ciertos factores que pueden predisponer a un perro a desarrollar nefrolitos. Estos incluyen lo siguiente:

  • Dieta: una acumulación de minerales suele ser el resultado de tener demasiados de dichos minerales en la dieta de un perro. Si alimentamos al perro con comida inadecuada para su edad, estado de salud u otros factores, puede provocar un desequilibrio y provocar el desarrollo de cálculos urinarios.
  • Hidratación: tener un consumo suficiente de agua es fundamental para diversos procesos, entre ellos la eliminación de minerales de su dieta. Si un perro se deshidrata con regularidad, puede provocar diversos problemas urinarios.
  • Ejercicio: los perros necesitan ejercicio para ayudar en sus procesos metabólicos y otros procesos necesarios para la salud general. Si un perro no hace suficiente ejercicio, pero aún así come mucha comida, es posible que no pueda metabolizar adecuadamente y se pueden producir cálculos renales. Al menos un estudio ha demostrado que los problemas de estilo de vida del tutor pueden afectar negativamente a la salud de un perro e influir en el desarrollo de urolitos.(1).
  • Genética: aunque no se comprende bien, existe evidencia de un fuerte componente hereditario en el desarrollo de cálculos urinarios de oxalato de calcio(2). Esto se evidencia en el hecho de que ciertas razas son más propensas a su desarrollo que otras. Estas razas incluyen Bichon Frise, Schnauzer miniatura y Shih Tzu.
  • Obesidad: aunque la obesidad suele estar provocada por las otras causas de cálculos renales aquí mencionadas, es importante tener especial cuidado si nuestro perro tiene sobrepeso.

Si su perro tiene algún problema con lo anterior, puede ser propenso a desarrollar cálculos renales. Para ayudar en el diagnóstico, es importante observar los síntomas de los cálculos renales en perros, información sobre la cual proporcionamos en la siguiente sección.

Síntomas de cálculos renales en perros

Los cálculos renales en perros producirán una serie de síntomas que servirán como señal de que pueden tener nefrolitos. Tendremos que transmitir observaciones de estos signos clínicos a tu veterinario para que pueda realizar su diagnóstico. Si bien algunos de estos síntomas se deben a las obstrucciones causadas por los cálculos, es importante recordar que los cálculos pueden causar problemas adicionales, como perforaciones en el tracto urinario o incluso insuficiencia renal.

Quizás te interese:  Salmonelosis en Perros – Síntomas Y Tratamiento

Los síntomas de cálculos renales más comunes en perros son:

  • Dolor al orinar eso se manifestará en que el perro hará un mayor esfuerzo para orinar. Es posible que veamos que el perro intenta orinar con frecuencia, pero no lo consigue o solo orina una pequeña cantidad. Es importante distinguir entre un perro que no puede orinar correctamente y un perro sano que marca con orina.
  • Incontinencia urinaria causada por la distensión que puede ocurrir en la vejiga debido a bloqueos.
  • Cuando hay una obstrucción parcial de la uretra, puede provocar que la orina se rociar cuando el perro orina. Esto es como poner el dedo sobre una boquilla de agua.
  • hematuria (sangre en la orina) puede ser observado. Es normal que los cálculos provoquen microlesiones en el sistema urinario que pueden provocar sangrado. Si el sangrado es en la uretra, es posible que veamos gotas de sangre en la orina del perro. En muchos casos, puede oscurecer la orina del perro, pero solo podemos determinar si hay hematuria después de la prueba.
  • Cristales en la orina puede aparecer. Dado que los nefrolitos están hechos de minerales, los cristales de los minerales se pueden ver en la orina del perro, especialmente cuando reflejan la luz.

Diagnóstico de cálculos renales en perros

En cuanto notemos que nuestro perro puede estar sufriendo la presencia de un cálculo renal, debemos llevarlo al veterinario. Lo primero será conseguir una muestra de orina para realizar análisis de orina. El veterinario suele facilitarnos un vaso esterilizado para su recogida, igual que el que se utiliza en medicina humana. Debemos colocar el vaso bajo el chorro de orina para tomar la muestra y llevarlo a la clínica lo antes posible (se podría conservar refrigerado unas horas). En ocasiones no podemos recogerlo y será el veterinario quien tenga que extraerlo, ya sea presionando en la vejiga o pinchándolo directamente.

A partir de la muestra de orina se realizará una tira que nos permitirá conocer datos importantes como su densidad, su pH, la presencia de sangre o infección. A la hora de determinar la existencia de cálculos renales en nuestro perro, la técnica diagnóstica más importante será la ecografía o radiografía abdominal. Será necesario afeitar un área de su abdomen. Los cálculos renales aparecerán como manchas blancas que varían en tamaño.

Cálculos Renales en Perros - Síntomas, Causas y Tratamiento - Diagnóstico de cálculos renales en perros

Tratamiento de cálculos renales en perros

El tratamiento de los cálculos renales en perros dependerá de los síntomas que desencadenen. Como hemos visto, hay que tener en cuenta tanto el tamaño de los nefrolitos como su ubicación en el sistema urinario. Es posible tratar cálculos renales en perros de las siguientes maneras:

  • Dieta y antibióticos.: el objetivo es deshacer las acumulaciones de minerales, favorecer su expulsión y evitar infecciones. Actualmente, existen productos alimenticios para perros específicamente formulados para este propósito que a menudo se pueden encontrar en su tienda de mascotas local. Unas pocas semanas o unos meses de alimentación con estos productos suelen ser suficientes para solucionar el problema.
  • Cirugía: esto sólo es necesario para los casos más graves. Se dan cuando hay piedras de gran tamaño que no se pueden expulsar con facilidad o que están provocando grandes daños. Este es el caso si el cálculo renal está provocando perforación de algún tejido, obstrucción del tracto urinario o incluso daño en los riñones del perro, especialmente si influyen en la insuficiencia renal. Es necesario eliminar cualquier cálculo renal que no se pueda disolver.

Quizás te interese:  Clorhexidina Para Gatos – Usos Y Efectos Secundarios

Una vez tratados los cálculos renales, es importante que tomemos medidas para evitar que se vuelvan a desarrollar. Esto es vital como Tasas de recurrencia de cálculos urinarios en perros. puede llegar al 57% dentro de los tres años posteriores a su primer desarrollo(3). Esto significa que tendremos que garantizar una dieta adecuada, proporcionar suficiente ejercicio y, en general, salvaguardar su salud.

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario ni elaborar un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si padece alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a Cálculos renales en perros: síntomas, causas y tratamiento te recomendamos visitar nuestra categoría Otros problemas de salud.

Referencias

1. Syme HM (2012). Piedras en perros y gatos: ¿Qué se puede aprender de ellas?. revista árabe de urología, 10(3)230–239.
https://doi.org/10.1016/j.aju.2012.06.006

2. Alford, A., Furrow, E., Borofsky, M. y Lulich, J. (2020). Modelos animales de enfermedad de cálculos naturales. Reseñas de la naturaleza. Urología, 17(12)691–705.
https://doi.org/10.1038/s41585-020-00387-4

3. O'Kell, AL, Grant, DC y Khan, SR (2017). Patogénesis de la enfermedad de cálculos urinarios de oxalato de calcio: comparación de especies de humanos, perros y gatos. Urolitiasis, 45(4), 329–336.
https://doi.org/10.1007/s00240-017-0978-x