Cuando Llega El Momento De Decir Adiós: Perder Una Mascota

Perder una mascota es una experiencia desgarradora. Ya sea que se trate de un perro querido que sufre convulsiones, de un caballo que se vende o del trágico final de un gatito, el dolor de la despedida es intenso. Entonces, ¿cómo afrontamos este dolor? ¿Cómo nos despedimos cuando llegue el momento? ¿Y por qué seguimos abriendo nuestro corazón a nuevas mascotas, sabiendo que la pérdida es inevitable?

En este artículo, exploraremos las complejas emociones que rodean la pérdida de una mascota, el dolor único que provoca y las estrategias de afrontamiento que pueden ayudarnos a sanar. Desde experiencias personales con varios animales hasta conocimientos más amplios sobre el duelo y seguir adelante, lo guiaremos a través de este tema delicado sin simplificar demasiado ni trivializar la pérdida.

Ya sea que actualmente estés de duelo por una mascota o busques comprender este aspecto universal de tener un animal, sigue leyendo para descubrir ideas y apoyo para esta profunda experiencia de vida.

Perder una mascota: la dolorosa despedida

Nunca olvidaré el día que vi a mi perro, Niki, sufrir otro ataque epiléptico. Estos ataques de gran mal la habían perseguido desde que tenía sólo tres meses. En el transcurso de tres años, se habían vuelto implacables y ocurrían con una frecuencia aterradora.

Cuando era adolescente, crecí junto a Niki; ella había sido más que una simple mascota. Ella fue mi compañera constante, mi confidente y mi mejor amiga desde el momento en que la traje a casa cuando era una cachorrita de cuatro semanas.

El recuerdo de ese día en particular todavía duele. Al verla angustiada, de alguna manera reuní todas las fuerzas que pude y le dije a mi papá que llamara al veterinario. Abrumado por lo que estaba pasando, salté a mi bicicleta para escapar del lugar, buscando refugio del dolor.

Cuando regresé, todo había cambiado. Niki se había ido. Junto con su partida, sentí una profunda pérdida de inocencia que resonó en lo más profundo de mi alma.

Aunque había experimentado la muerte de otros animales en mi casa, nunca nada me había afectado tanto. Mi madre, compasiva y gentil, me llevó aparte para explicarme que Niki había muerto rápidamente, recuperada en paz gracias a la aguja del veterinario durante su convulsión.

Perder a Niki no fue sólo perder una mascota; Fue perder una parte irremplazable de mí. Su ausencia dejó un vacío que las palabras apenas pueden describir, marcó un capítulo doloroso en mi joven vida y moldeó mi comprensión del amor, la pérdida y el vínculo agridulce que compartimos con nuestros compañeros animales.

Quizás te interese:  ¿Qué Edad Deben Tener Los Gatitos Para Dejar a Su Madre? [Answered]

Dolor no resuelto

Lloré mucho por mi amigo. En mi tristeza, lo único que quería hacer era sacar a pasear a mi perro…

Poco después de esa experiencia, tuve que despedirme de mi alma gemela equina. Arch era un semental Palomino, mitad árabe. Le había ayudado a romper el cabestro y estuve con él en todo momento posible. Cuando su dueño decidió que era hora de ensillar a Arch, me sentí muy privilegiado de ser el primero en subirse a su espalda. Y luego lo acompañamos al prado, donde Arch procedió a derribar a su dueño y a llevarme a dar un paseo en rodeo. Pero cuando tenía catorce años, la emoción me pareció estimulante y lo dejé paralizado.

Hubo que vender Arch. Mi familia vivía en Vancouver y tener un caballo para alojar estaba fuera de discusión. Entonces, con el corazón muy apesadumbrado y una promesa nunca cumplida de que algún día lo encontraría y lo compraría, vi a Arch dejar mi vida. El dolor no se resolvió. Revisé cada palomino que vi, esperando que fuera mi viejo amigo. No habia nadie. No hubo ninguna finalidad. Y aunque sé que es físicamente imposible, todavía me pregunto si estará vivo.

Dolor y cambio

Se dice que lo único que permanece constante es el cambio. El duelo es un componente importante de ese cambio. Cada pérdida que encontramos en la vida se afronta mediante el duelo. Incluso los cambios que consideramos positivos, como el matrimonio o la búsqueda de un mejor trabajo, implican pérdidas; pérdida de la soltería, pérdida de antiguos compañeros de trabajo y familiaridad.

La forma en que abordamos y abarcamos la capacidad de seguir adelante depende de qué tan bien hayamos aprendido a hacer el duelo.

A medida que mi vida continuó y adquirí y perdí muchos animales obtenidos durante mis años de trabajo en un zoológico infantil, me volví cada vez más adepto al duelo. Me quedé con mis compañeros animales cuando fue absolutamente necesario aplicarles la eutanasia; Enterré sus cuerpos con la ceremonia apropiada.

Proceso de aprendizaje

Años más tarde, esa habilidad se puso a prueba cuando mis hijos gemelos murieron poco después de nacer.

Aunque nada puede preparar a uno para la muerte de un niño, yo tenía suficiente conocimiento para saber cómo lidiar con la situación y no permití que mis miedos me impidieran hacer lo que mi corazón quería hacer, mientras la oportunidad estuviera disponible.

Tener animales nos brinda una situación ideal para enseñar a nuestros hijos y a nosotros mismos sobre la responsabilidad, el amor incondicional, la empatía y el duelo.

Ya sea que el animal deje nuestras vidas por muerte o por una partida inevitable a otro hogar, la pérdida puede ser muy real. Sin embargo, la intensidad del sentimiento suele depender de la relación involucrada.

Quizás te interese:  Cómo Elegir La Mejor Caja De Arena Automática Para Tu Gato

Cuando un gato tiene un gatito nacido muerto en un criadero, lo más probable es que sienta tristeza, principalmente por la pérdida de potencial y de una inversión financiera. Pero cuando un gatito muere en la casa de una familia, cuya inversión ha sido principalmente emocional, los sentimientos pueden ser devastadores.

Sin consejos rápidos

Cuando un amigo ha sufrido una pérdida, a menudo tenemos dificultades para afrontarla nosotros mismos.

Por eso tendemos a mantenernos alejados por miedo a decir algo incorrecto. O trivializamos la pérdida para intentar seguir mirando «el lado positivo». A veces decimos cosas como: «Bueno, no es como si fuera una persona ni nada». O «Al menos siempre puedes conseguir otro».

O: «No estés tan triste. Después de todo, tu gato tiene un buen hogar y ya no tienes que cuidarlo». Decir esas cosas a menudo hace que la persona en duelo sienta que debe estar equivocada por sentirse como se siente. De hecho, no existe una forma correcta o incorrecta de sentir, sólo lo que es.

Permita que su amigo, su hijo o usted mismo simplemente sean. La forma en que están manejando la situación es la forma en que deben manejarla. Excepto para cuidarse físicamente, no den consejos; simplemente escucha.

Estar ahí con un hombro sobre el que llorar y comprender que el duelo también puede traer consigo algunas afecciones físicas, como falta de apetito, apatía, fatiga, dolor de espalda, insomnio; la lista continua.

perder una mascota

Seguir adelante durante el duelo

Abrazando la nueva normalidad

Es difícil continuar «la vida como siempre», ya que la vida no es como siempre y nunca lo volverá a ser. Eso no quiere decir que la felicidad sea ahora una improbabilidad pasajera.

Pero esta existencia ha vuelto a cambiar de dirección, y es necesario reconocerlo antes de que podamos crecer con la experiencia.

Conversaciones honestas con niños

Sea honesto consigo mismo y con sus hijos. No imponga a los niños métodos adultos para afrontar situaciones; ellos tienen el suyo.

Los niños son increíblemente capaces de afrontar la muerte si se les permite hacerlo. Tendemos a tratar de proteger a nuestros hijos de lo que los adultos consideramos las partes feas de la vida.

Pero recuerde, cada vez que intentamos proteger a otro ser humano de algo que no sea daño físico, le estamos negando la oportunidad de crecer. No podemos ocultarles el dolor, ni deberíamos intentarlo. Pero podemos ayudarlos a aprender las habilidades que necesitarán para administrar.

Abrirnos al dolor

Podemos hacerlo abriéndonos a diferentes formas de pensar y sentir, leyendo algunos de los muchos libros disponibles ahora sobre la muerte y el duelo, y pensando detenidamente la situación antes de que suceda.

Quizás te interese:  Eliminación De Uñas Y Alternativas: Una Guía Completa

Aceptar el dolor como parte de la vida

Siempre que comenzamos una nueva relación debemos aceptar que el dolor será parte de ella. El final vendrá a través de la separación de los caminos de la vida, la muerte de nosotros o la muerte de la otra parte. Pero eso no nos impide casarnos, tener hijos o adoptar un gato.

Encontrar un propósito en el dolor

Cuando estamos en medio del duelo, a veces es difícil recordar por qué nos ponemos en riesgo de sufrir este dolor. Pero entonces nuestro cónyuge nos da la mirada que sólo él puede dar, nuestros hijos nos traen un ramo de dientes de león y nuestro gato se acerca para golpear suavemente nuestra pierna que pasa. Y de repente vuelve a estar enfocado…

Palabras finales sobre el duelo y el avance

El viaje a través del duelo es profundamente personal, lleno de emociones que pueden resultar abrumadoras y difíciles de afrontar. No es algo que deba apresurarse o evitarse, sino aceptarlo como una parte natural del ciclo de la vida.

Aquí hay algunas reflexiones finales y consejos para ayudarlo a usted o a alguien que conoce a través de este complejo proceso:

  • Aceptación: Reconozca que el duelo es una respuesta normal a la pérdida y permítase sentir esas emociones sin juzgar.
  • Franqueza: comparta sus sentimientos con amigos o familiares de confianza. A veces, hablar sobre el duelo puede brindar alivio y una sensación de conexión.
  • Busque ayuda profesional si es necesario: Los terapeutas especializados en duelo pueden brindarle un valioso apoyo adaptado a sus necesidades individuales.
  • Encuentra alegría en los recuerdos: Aprecie los recuerdos positivos y celebre la relación que existió. Es un tributo al amor y la conexión compartidos.
  • Muévete a tu propio ritmo: No existe una manera correcta o incorrecta de hacer el duelo. Tómese el tiempo que necesita para sanar y no permita que otros dicten su proceso.

Recuerde, el duelo no significa un final sino más bien una transición. Al abrazarlo, nos permitimos crecer y encontrar un nuevo significado y propósito en la vida.

Ya sea la pérdida de una mascota, un amigo, un familiar u otro ser querido, el camino hacia la curación es de comprensión, compasión y autocuidado.

Lectura relacionada:

¿Cuándo es el momento? – Tomar la decisión difícil


Contribuciones escritas por Diane C. Nicholson

Diane C. Nicholson es una fotógrafa profesional acreditada y publicada internacionalmente que se especializa en caballos, animales de compañía y familias. También es una escritora publicada que ha publicado 4 historias en la serie Sopa de pollo para el alma, varios artículos en periódicos y revistas y actualmente tiene un libro para niños en representación. Diane se considera una activista por los derechos humanos y animales y trabaja duro con ese fin. Vive en el interior de la Columbia Británica con su familia humana, que se ha extendido a muchos bichos rescatados, incluidos caballos, perros, gatos, conejos, un pájaro y una rata.
Visite el sitio web de Diane en – Twin Heart Photo Productions


¿Comentarios? Déjalos usando el formulario a continuación. ¿Preguntas? ¡Utilice los foros de gatos para eso!