Gato Leopardo

“Un depredador pequeño, pero dominante”.

El gato leopardo es una pequeña especie de felino que es nativa de muchas regiones diferentes de Asia e India. Estos felinos se dividen en casi una docena de subespecies diferentes, aunque la mayoría comparte marcas distintivas de color y dedos palmeados que facilitan sus aventuras acuáticas. Estos diminutos cazadores tienen solo el tamaño de un gato doméstico normal y, por lo general, sobreviven cazando roedores u otras criaturas pequeñas. A pesar de su diminuta estatura, se les considera un depredador dominante en muchos de los entornos en los que habitan.

¡Datos increíbles del gato leopardo!

  • Las marcas incluyen un hocico blanco y rayas faciales.
  • Sus patas palmeadas los hacen nadadores poderosos y expertos.
  • Algunos gatos leopardo tienen una sola raya que les recorre la columna vertebral.
  • Muchas poblaciones insulares se han convertido en una subespecie distinta.
  • Pueden vivir en bosques o selvas y climas húmedos o secos.

Nombre científico del gato leopardo

La especie de gato leopardo también se conoce con el nombre científico Prionailurus bengalensis y se clasifica como parte de la familia Felidae en la clase Mammalia. El género Prionailurus deriva su nombre de la palabra griega “prion”, que indica una herramienta para aserrar, y “ailur”, que se traduce como gato. El nombre de la especie, bengalensis, indica la región de Bengala en Asia.

Las subespecies conocidas incluyen:

  • P. bengalensis heaneyi
  • P. bengalensis rabori
  • P. bengalensis bengalensis
  • P. bengalensis javenensis
  • P. bengalensis sumatranus
  • P. bengalensis iriomotensis

Apariencia y comportamiento del gato leopardo

Los gatos leopardo son casi idénticos en estatura a los felinos domesticados que puedes encontrar en los hogares de todo el mundo. Por lo general, pesan entre 5 y 20 libras, según el sexo y la edad, y generalmente miden entre 18 y 30 pulgadas de largo. Como sugiere su nombre, estos felinos a menudo tienen pelaje amarillo o naranja con manchas distintivas que recuerdan a sus primos leopardos mucho más grandes. Sin embargo, hay muchos colores y variaciones de marcado entre las diferentes subespecies, especialmente aquellas locales de islas específicas.

Como muchos otros felinos, estos pequeños gatos monteses prefieren un estilo de vida aislado fuera de la temporada de apareamiento. Si bien son principalmente cazadores nocturnos, a veces se aventuran durante el día. A pesar de que viven y deambulan con frecuencia en las proximidades de los asentamientos humanos, rara vez son sociables con las personas y, a menudo, evitan el contacto directo o la interacción.


l gato leopardo


Descansando gato leopardo

Arno van Dulmen/Shutterstock.com

Hábitat del gato leopardo

Estos gatos, que se encuentran en las regiones tropicales del sudeste asiático, la India y varias islas, tienen una fuerte preferencia por las áreas boscosas que están cerca del agua. Sus patas palmeadas los hacen nadadores expertos, por lo que no les importa cruzar cuerpos de agua o incluso cazar en ellos para comer. También tienen fuertes habilidades para escalar, lo que les resulta muy útil cuando cazan o buscan una ruta de escape.

Dieta del gato leopardo

Gracias a su adaptación tanto a ambientes boscosos como acuáticos, estos pequeños depredadores disfrutan de una dieta carnívora diversa. Las ratas, los ratones y otros roedores suelen ser una fuente principal de alimento, pero también pueden atacar a las aves, lagartijas, insectos y animales acuáticos. A diferencia de muchos de sus hermanos felinos, los gatos leopardo no son conocidos por jugar con su comida y tienden a agarrarse firmemente hasta que la presa muere. Si bien son técnicamente carnívoros, también pueden comer materia vegetal de forma independiente o durante el consumo de sus presas.

Depredadores y amenazas del gato leopardo

La caza humana, la construcción de casas y el desarrollo en general son la principal amenaza para las poblaciones de gatos existentes en sus regiones nativas. Sin embargo, también son vulnerables a los depredadores carnívoros más grandes y confían en su patrón de pelaje sigiloso y críptico para escapar del peligro. Las especies de felinos más grandes, como los leopardos reales y los tigres de Bengala, así como las grandes aves depredadoras, se encuentran entre las amenazas potenciales.

A pesar de las regulaciones de protección en muchos países, estos felinos a menudo son atrapados o cazados por su llamativo pelaje. Los granjeros y los residentes rurales también los matan ocasionalmente para defender las aves domésticas, que son un objetivo tentador para los depredadores que viven cerca de los asentamientos humanos. Las poblaciones naturales de gatos leopardo están disminuyendo en muchas áreas, pero todavía se consideran de menor preocupación en la prioridad del estado de conservación.

Reproducción del gato leopardo, bebés y esperanza de vida

Debido a la gran variedad de entornos nativos en las regiones de Asia e India, existe una gran variación en los hábitos de reproducción locales. Los gatos leopardo suelen aparearse de septiembre a marzo, pero esta temporada puede extenderse durante todo el año en las zonas más cálidas. Los machos son territoriales y competitivos con las hembras cuando se aparean, lo que contrasta con su naturaleza solitaria.

Las hembras dan a luz después de un período de gestación de 8 a 10 semanas con una camada promedio de 2 a 4 gatitos. Las gatas preñadas suelen buscar una guarida protegida cerca del suelo, como un tronco hueco o una formación rocosa. Los gatitos comienzan a abrir los ojos en una semana o dos y pueden comenzar a cazar solos a los 3 o 4 meses. Sin embargo, las madres pueden criar y enseñar a sus crías durante casi un año, que es cuando los bebés comienzan a alcanzar la madurez sexual.

El promedio de vida de los gatos leopardo oscila entre 8 y 12 años, y se sabe que los animales domésticos o cautivos viven más de 15 años. Las tasas de supervivencia suelen disminuir drásticamente en áreas con perturbaciones humanas significativas en comparación con las áreas protegidas. Varias enfermedades virales felinas, incluido el virus de la leucemia felina (FeLV) y el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV), pueden afectar a estos gatos y reducir su esperanza de vida.

Población de gatos leopardo

Como las especies de felinos pequeños más extendidas en Asia, estos felinos todavía tienen una población relativamente importante y estable en muchos países diferentes. Actualmente se encuentran tan al norte como Corea y el este de Rusia, tan al sur como Indonesia y al oeste en toda la región montañosa de Nepal. Su área de distribución nativa incluye prácticamente todos los países entre Corea e India.

Gato leopardo en el zoológico

Los gatos leopardo se pueden encontrar en los siguientes zoológicos en los EE. UU.:

  • zoológico de miami
  • Zoológico de Florida Central

68 L