Guía Para El Cuidado De Los Caracoles Como Mascotas

Los caracoles son animales muy interesantes que se pueden tener en casa y cuidar como mascota. Debido a que los caracoles no son las mascotas más populares, quizás te preguntes cómo cuidar un caracol mascota.

¡Continúa leyendo este artículo de Wiki Animales para aprender cómo crear el hábitat adecuado para tu caracol mascota, así como qué dieta darle y mucho más! De esta manera estarás bien informado con nuestra guía sobre cuidar un caracol como mascota.

Características del caracol

Si estás interesado en cuidar un caracol de jardín en tu casa, primero necesitarás saber un poco más sobre ellos. Sus principales características en estado salvaje y sus necesidades básicas.

Existen muchos tipos de caracoles, tanto terrestres como marinos. En este artículo hablaremos específicamente sobre caracoles de jardin, también conocidos como moluscos gasterópodos. Estos caracoles tienen pulmón y respiran aire. En la naturaleza, viven en zonas húmedas o mojadas. En cuanto a su apariencia física, los caracoles son pequeños. Tienen un caparazón duro y un cuerpo viscoso. Su pie fuerte y musculoso les permite gatear por superficies duras utilizando moco.

Estos animales son herbívoro y se alimentan de diferentes tipos de vegetales que roen con la ayuda de su rádula. En su rádula tienen alrededor de 40.000 dientes diminutos curvados hacia atrás. A medida que el caracol avanza, los frota contra la mandíbula superior, que también es dentada. Con este mecanismo se consigue la trituración de los alimentos. Las partículas de alimentos se procesan gracias a la acción química de las secreciones excretadas por las glándulas salivales en la cavidad bucal.

Su característica más destacada es su cáscara de carbonato de calcio, que está formado por tres capas que resultan de la secreción de glándulas específicas. Cuando el caracol se siente en peligro, el descanso o las condiciones del mundo exterior son desfavorables, se retrae dentro de su caparazón y cierra el llamado sello mucoso. Este se endurece y forma una película sólida que mantiene al caracol protegido y húmedo. Los caracoles suelen utilizar la protección de su caparazón cuando la temperatura es demasiado fría o demasiado cálida.

Quizás te interese:  ¿Qué Comen Los Murciélagos Frugívoros?

Todo el cuerpo del caracol. está cubierto de moco. Este es producido por glándulas epidérmicas y una gran glándula mucosa que desemboca debajo de la abertura bucal. El moco sirve para reducir la fricción, de modo que el caracol logra deslizarse suavemente sobre cualquier tipo de superficie, incluidas las más rugosas.

Finalmente, otra de las características más fácilmente reconocibles del caracol es su particular ojos retráctiles Ubicado en las puntas de dos largos tentáculos. Asimismo, la visión de este animal es muy reducida, por lo que no distingue más que masas y luz.

El caracol como mascota

Los seres humanos se han dedicado a la cría de caracoles durante siglos. Se le conoce con el nombre de helicicultura. Los caracoles son considerados un animal comestible, que se consume desde la época de los romanos. Se cultivaban por este motivo y, además, se les atribuían determinadas propiedades medicinales.

Hoy en día, los caracoles se han convertido en una mascota familiar. Son atendidos en sus propios terrarios. Algunas familias incluso añaden caracoles marinos a sus acuarios familiares. Es una buena oportunidad para que los niños aprendan sobre el ecosistema. A menudo disfrutan observando a estos pequeños animales y manteniéndolos.

Mascotaslas uñas son fáciles de cuidar ya que tienen necesidades muy básicas. Continúe leyendo este artículo para aprender cómo preparar su terrario, qué alimentarlos y más.

Cómo cuidar un caracol

Cuando se trata de cuidar caracoles, son muy fáciles de cuidar siempre que les proporciones sus necesidades básicas. Estos incluyen el hábitat adecuado (terrario, sustrato y plantas), la dieta y la higiene.

Entorno ideal para los caracoles.

Lo primero es lo primero, el terrario. Intenta elegir un gran terrario para que tu caracol tenga mucho espacio para explorar y caminar. No queremos que se sientan atrapados, sólo seguros. También debemos tener cuidado de que haya suficiente circulación para que nuestro caracol tenga suficiente oxígeno.

A continuación vamos a elegir el sustrato correcto. El sustrato debe tener unos 2 centímetros de profundidad. Opte por una tierra para macetas sin turba para todo uso que pueda conseguir en cualquier tienda de jardinería local. Asegúrate de que la tierra tenga un pH superior a 7, ya que a la larga, una tierra con un pH más bajo puede dañar el caparazón del caracol.

Quizás te interese:  Qué Hacer Si Tu Perro Te Odia

Cuando se trata de decorar el hábitat de tu caracol, puedes incluir plantas. Algunas buenas opciones son el musgo, la hiedra y los helechos. Evite colocar plantas en macetas que puedan ser tóxicas para los caracoles y plantas que necesiten mucho sol, ya que deberá colocar el terrario a la sombra.

Otro decoraciones puedes incluir piedras, ramas o una maceta rota (donde tu caracol pueda encontrar refugio si hay demasiado sol). Sin embargo, te recomendamos no incluir piscina para caracoles de jardín ya que no la necesitan e incluso pueden ahogarse en ella.

Por último, debemos recordar no colocar el terrario bajo la luz solar directa ya que puede dañar a nuestro caracol e incluso provocar su muerte. Las zonas templadas cálidas y templadas son ideales para los caracoles.

Dieta del caracol

Al cuidar un caracol como mascota, lo primero que querrás saber es qué tipo de caracol terrestre estás cuidando. Por lo general, los caracoles son animales mayoritariamente herbívoros, por lo que su dieta se compone de restos de plantas, trozos de fruta, tierra e incluso trozos de tiza en piedras. Estas piedras, como la piedra caliza, son rico en calcio. Este es un componente importante para que un caracol pueda fortalecer su caparazón y protegerse de los peligros.

A pesar de ello, existen algunos tipos de caracoles terrestres que son carnívoros y que incluso se alimentan de caracoles más pequeños. Este tipo de caracoles tienen una lengua que puede perforar agujeros en las conchas de otros caracoles, permitiéndoles alcanzar la carne blanda del interior. Para conocer más sobre los diferentes tipos de caracoles y su dieta, te animamos a leer nuestro artículo sobre la dieta de un caracol.

Además de incluir un rico sustrato y una variedad de piedras para tu caracol, puedes proporcionarle frutas y verduras, como: lechuga, puré de plátano, acelgas, brócoli, zanahoria, etc. Una vez que hayan terminado de comer, recuerda quitarle las restos de la comida que le has proporcionado para mantener limpio su terrario.

Quizás te interese:  Qué Alimentar a Una Perra Preñada

Por último, proporcióneles un recipiente poco profundo con agua. Debe ser lo suficientemente poco profundo como para que no puedan ahogarse en su interior. Por ejemplo, puedes usar la tapa de una botella de agua y agregar un poco de agua para que beba.

Higiene

Este es otro factor importante a la hora de cuidar un caracol como mascota. usted querrá limpiar su terrario de vez en cuando. Intenta eliminar las heces que encuentres a diario. Si ves que tu caracol se ha ensuciado mucho, puedes frotar suavemente su caparazón con un cepillo de dientes y un poco de agua. También puedes proporcionarles un charco de agua poco profundo por el que puedan caminar sin ahogarse.

Cuando recogiendo tu caracol Para limpiar su terrario, recuerda nunca levantarlos por el caparazón. Lo mejor es poner la mano en su camino e incluso ofrecerle una golosina. De esta manera, se subirán a tu mano.

Apareamiento y huevos

Por último, querrás estar informado sobre apareamiento de caracoles y sus huevos. Mucha gente se pregunta cómo se reproducen los caracoles. Los caracoles de jardín son hermafroditas, lo que significa que tienen ambos órganos reproductores. Sin embargo, todavía necesitan otro caracol para aparearse. Una vez un caracol pone sus huevos, los enterrarán en el suelo y eclosionarán al cabo de dos semanas (dependiendo de las condiciones climáticas). El primer alimento que comerán los recién nacidos serán sus propios óvulos. A partir de entonces, sus cuidados serán los mismos que para los caracoles adultos. A partir de los dos años de edad comenzarán a reproducirse. Tenga en cuenta que los caracoles de jardín vivir de 3 a 5 años.

Si quieres leer artículos similares a Guía para el cuidado de los caracoles como mascotas te recomendamos visitar nuestra categoría de Cuidados básicos.