Hechos De Aye-Aye

Perfil de aye-aye

El Ey ey (Daubentonia madagascariensis) es un lémur poco común originario de Madagascar.

Son el primate nocturno más grande del mundo que se caracteriza por sus características un poco extrañas, que incluyen dientes parecidos a los de un roedor que crecen perpetuamente y un especial dedo medio eso es largo, delgado y casi esquelético en apariencia.

También son conocidos por su inusual ritual de alimentación llamado 'forrajeo de percusión'.

El aye-aye golpea los árboles para localizar larvas y luego mastica un agujero en la madera, usando sus incisivos inclinados hacia adelante. Una vez que haya hecho un pequeño agujero en el árbol, insertará su largo dedo medio y sacará las larvas.

Sí, sí, hechos

Descripción general de los hechos de Aye-aye

Hábitat: Selva tropical o bosque caducifolio
Ubicación: Costa este de Madagascar
Esperanza de vida: 20 – 23 años
Tamaño: 2,5 – 3,3 pies (0,7 – 1 m)
Peso: 4 libras – 6 libras (2 kg – 2,7 kg)
Color: Marrón oscuro o negro
Dieta: Larvas de insectos, semillas, frutos, néctar y hongos.
Depredadores: Humanos, fosas, aves rapaces.
Velocidad máxima: 32 kilómetros por hora (20 mph)
No. de especies:
1
Estado de conservación:
En peligro
Quizás te interese:  Cocodrilo Americano

Aye-aye se encuentran principalmente en selvas tropicales o tierras de bosques caducifolios, aunque algunos se han adaptado a vivir en regiones cultivadas como resultado de la deforestación. Pasan la mayor parte de su vida en lo alto de los árboles, cerca del dosel.

Los aye-ayes generalmente comienzan su vida plateados, con una raya en la espalda. Su color cambia a medida que maduran y se vuelven de un color marrón muy oscuro o negro, con puntas y parches de pelaje plateados y blancos. Un aye-aye adulto completamente desarrollado generalmente mide alrededor de 3 pies de largo, mientras que su cola es tupida y tan larga como su cuerpo.

El dieta del aye-aye sugiere que es un omnívoro, ya que come mucho más que larvas. También comerán frutas, semillas, néctar y hongos.

El aye-aye actualmente se clasifica como en peligro, debido a la pérdida de hábitat de sus bosques y porque los lugareños los consideran «malvados» y a menudo los matan si se los encuentran. Una segunda especie, Daubentonia robusta, se extinguió en algún momento del siglo pasado.

Datos interesantes sobre el aye-aye

1. El Aye-aye es una de las dos únicas especies animales que cazan para alimentarse mediante la 'búsqueda de alimento por percusión': el método de golpear y hacer un agujero en un árbol para encontrar presas.

El Aye-aye golpea los árboles hasta 8 veces por segundo y pasa entre el 5 y el 41 por ciento de su tiempo de búsqueda de alimento golpeando y royendo madera para hacer agujeros para atrapar a sus presas.



Esto también lo utiliza el pájaro carpintero, que penetra la madera de un árbol golpeándola repetidamente con su pico y luego extrae los invertebrados.

2. Tienen un dedo medio extraño, largo y multiusos que se utiliza para golpear la madera y buscar larvas.

El tercer dedo de cada mano del aye-aye es más delgado que el resto, ya que se utilizan para golpear y cavar mientras buscan comida.

El dedo medio también tiene una articulación esférica, que le permite un movimiento completo de 360 ​​grados, para permitirle llegar a pequeños agujeros y sacar larvas.

Sí, sí, dedos extraños

3. Se hurgan la nariz

Su dedo alargado especial no sólo es útil para buscar larvas, sino que también se ha captado en vídeo usándolo para hurgarse la nariz y comerse su propia mucosidad.

Quizás te interese:  8 Tipos De Animales Que Tragan Su Comida Entera

Su dedo puede medir 8 cm de largo y logran meterse la mayor parte en la nariz. Los investigadores creen que llega tan lejos que termina en su garganta.

Están en buena compañía, ya que se ha registrado que al menos otras 11 especies de primates se hurgan la nariz, ¡incluidos los humanos! 1

4. El Aye-aye es el único primate que utiliza la ecolocalización para encontrar a su presa.

Cuando tocan los árboles, utilizan señales de ecolocalización para encontrar cavidades y detectar las vibraciones y movimientos de las larvas de insectos que se mueven dentro de las cavidades.

Las crestas en el interior de sus oídos actúan como una lente, lo que les permite capturar sonidos más oblicuos de sus golpes y movimientos de presa. 2

5. El Aye-aye ha eludido una clasificación adecuada desde que fue descubierto por primera vez.

La razón de esto es que el Aye-aye no sólo tiene incisivos (dientes frontales) que crecen continuamente, lo cual es muy similar a los roedores, sino que también tiene características parecidas a las de las ardillas, como los dedos de los pies, el color del pelo y la cola.

Para hacer las cosas aún más confusas, el Aye-aye tiene una forma de cabeza, ojos, orejas y fosas nasales que se asemejan a los felinos.

Aye-Aye en un árbol

Sin embargo, su cerebro agrandado, su larga vida y sus manos y pies prensiles han respaldado su clasificación en el orden de los primates y la familia de los lémures. 3

6. Los aye-ayes tienen una coloración inusual que cambia a medida que envejecen.

Cuando es joven, el Aye-aye tiene un frente plateado y una raya en la espalda. Cuando alcanzan la madurez, el cuerpo queda completamente cubierto por un pelaje espeso, pero no de un solo color.

Dos aye-ayesCrédito de la foto al zoológico de Bristol.

La cabeza y el dorso tendrán las puntas y los extremos blancos y el resto del cuerpo será de color marrón, amarillento o negro.

7. El Aye-aye es nocturno y arbóreo.

Esto significa que está despierto por la noche y generalmente pasa la mayor parte de su vida en los árboles.

Si bien encuentran el camino hacia el suelo de vez en cuando, comen, duermen, viajan y se aparean en los árboles. Prefieren pasar tiempo cerca del dosel, donde hay mucha más cobertura.

Aye-aye en un árbol

8. Los aye-ayes anidan en los árboles durante el día.

Durante el día, Aye-aye duerme. Tienen nidos esféricos que se ubican en las horquillas de los árboles y están hechos de ramas, enredaderas y hojas.

Quizás te interese:  Datos Sobre El Escarabajo Tigre Australiano

9. El Aye-aye tiene un territorio y generalmente se lo considera solitario

El macho Aye-Aye tiene un territorio personal que marcará con un olor. Los ámbitos de distribución (o territorios) de los machos pueden superponerse y los machos pueden ser algo sociables entre sí.

Los territorios femeninos nunca se superponen aunque un territorio masculino puede superponerse al de más de una mujer. El territorio del macho puede extenderse hasta 80 acres, mientras que el territorio de la hembra no supera los 20 acres.

Sí, sí, en un árbol.

10. Los aye-ayes tienen un sistema a la hora de sacar comida

El Aye-aye comenzará a buscar alimento entre 30 minutos y 3 horas después del atardecer y pasará aproximadamente el 80 por ciento de la noche desenterrando larvas de los árboles en el dosel. Se tomarán algún que otro periodo de descanso.

El Aye-aye trepa a los árboles mediante saltos verticales de la misma manera básica que lo hacen las ardillas. Les resulta mucho más difícil moverse horizontalmente y normalmente no bajan para trepar a otro árbol. En una noche normal, un Aye-Aye recorre hasta 4 kilómetros durante una sesión de búsqueda de alimento.

11. Las mujeres Aye-aye son dominantes sobre los hombres.

Tampoco se sabe que sean monógamos. De hecho, no es raro que las hembras se desafíen entre sí por pareja.

Durante el apareamiento, el macho suele estar unido a la hembra y las sesiones de apareamiento pueden durar hasta una hora. Además del apareamiento, los machos y las hembras pueden interactuar cuando buscan alimento.

12. Los residentes nativos creen que los aye-ayes son de mal augurio.

Cuenta la leyenda que el Aye-aye es de mal augurio. Si un Aye-aye es atrapado por alguien que lo ve como malvado, el animal es asesinado al verlo y colgado para que los viajeros puedan llevarse los espíritus malignos.

Otros creen que si un Aye-aye te señala con el dedo medio, estás marcado para morir. Si un Aye-Aye aparece en una aldea, generalmente significa que alguien en esa aldea va a morir y la única forma de evitar que eso suceda es matar al Aye-aye.

Zoológico Aye-Aye de BristolCrédito de la foto al zoológico de Bristol.

13. Se pensaba que el Aye-aye estaba extinto en 1933.

Pero fue redescubierto en 1957. Desde entonces, sus cifras han sido sólo estimaciones.

En 1992, la UICN estimó que la población total estaba entre 1.000 y 10.000 individuos.

14. La UICN clasifica al Aye-aye como en peligro de extinción, pero su conservación se ha visto favorecida por programas de cría en cautividad.

Hay poco conocimiento sobre las poblaciones de Aye-aye, pero se cree que están disminuyendo. La principal amenaza son los humanos, ya que se les considera un presagio del mal y una plaga para los cultivos, además de la destrucción de su hábitat debido a la urbanización.

Sin embargo, el Duke Lemur Center en Carolina del Norte ha influido en la cría de Aye-ayes y otros lémures. Han ayudado a mejorar nuestra comprensión de estos animales raros, sus hábitos y su dieta. 4

ey ey

Resumen del expediente informativo de Aye-aye

Clasificación cientifica

Reino: animales
Filo: cordados
Clase: mamífero
Orden: Primates
Suborden: estrepsirrinos
Superfamilia: Lemuroides
Familia: Daubentoniidae
Género:
daubentonia
Nombre de la especie:
Daubentonia madagascariensis

Fuentes de hechos y referencias

  1. Nicola Davis (2022), “Los investigadores revelan el secreto del largo dedo medio de aye-ayes”, The Guardian.
  2. Carl J. Erickson (1991), “Forrajeo por percusión en el aye-aye, Daubentonia madagascariensis”, Science Direct.
  3. Dr. Philip Cox (2018), “Los científicos descubren por qué el esquivo aye-aye desarrolló características tan inusuales”, Universidad de York.
  4. “Aye-aye”, vía Lista Roja de la UICN.