La Vida Secreta De Los Gatos en La Historia Y El Folclore Estadounidenses

Bienvenido a una exploración única de los gatos en la historia y el folclore de Estados Unidos, vistos a través de los ojos de los gatos.

Desde los tigres dientes de sable prehistóricos hasta los encantadores amigos bigotudos que comparten nuestros hogares, los gatos han dejado sus huellas en nuestra memoria colectiva.

Como compañeros de pioneros, cazadores de barcos, confidentes presidenciales e incluso agentes encubiertos de la Guerra Fría, estas figuras felinas han tejido una narrativa intrincada y poco conocida dentro del tapiz de Estados Unidos.

Han honrado la Casa Blanca como compañeros de once presidentes de Estados Unidos y han desafiado las duras condiciones del Monte Washington, ofreciendo historias fascinantes que enriquecen la narrativa general de los gatos en Estados Unidos.

Ya sea que sea un entusiasta de los gatos o un aficionado a la historia, prepárese para descubrir las vidas secretas de los gatos en la historia y el folclore estadounidense, con especial énfasis en los felinos presidenciales y los resistentes gatos de Mount Washington.

El cuento de los gatos en la historia de Estados Unidos

Nuestra historia comienza hace millones de años, cuando el continente era el hogar de los tigres dientes de sable, los miembros originales de la familia de los felinos en América del Norte.

Estos majestuosos félidos vagaban libremente hace 42 millones de años, marcando el comienzo de la fascinante saga felina en el continente. (Hecho #1)

Majestuosos gatos monteses

Siglos más tarde, el gato americano más grande, el puma, también conocido como puma, puma, catamount o pantera, camina majestuosamente por todo el país.

Con machos adultos que pesan hasta 220 libras, estas criaturas ocupan un lugar de honor en la vida silvestre estadounidense. (Hecho #2)

Los gatos y los primeros colonos

Un avance rápido hasta la llegada de los primeros europeos. Los historiadores suponen que los gatos desembarcaron por primera vez en lo que hoy se conoce como América junto con estos viajeros.

Aunque no está registrado, se cree ampliamente que estos exploradores marinos mantenían gatos en sus barcos para controlar la población de roedores. (Hecho #3)

Una historia pintoresca incluso susurra sobre una peregrina en el Mayflower, que amorosamente inscribió el nombre de su gato en su Biblia, tal vez un testimonio de los gatos que hicieron el viaje histórico. (Hecho #4)

Los gatos en el folclore nativo americano

El folclore nativo americano, repleto de cuentos de gatos, da más pistas sobre la integración de estas criaturas en la historia del continente. (Hecho #5)

Sin embargo, sigue siendo un misterio si estos felinos eran gatos domésticos traídos por los peregrinos o linces salvajes adoptados y criados como mascotas.

Los gatos en la política estadounidense

Los gatos no sólo encontraron su lugar en los hogares y el folclore; También dejaron sus huellas en la arena política.

Al menos once presidentes estadounidenses tuvieron gatos como mascotas mientras estuvieron en el cargo. Lincoln, Theodore Roosevelt, Kennedy, Carter y Clinton tuvieron gatos como mascotas en la Casa Blanca. (Hecho #6) ¡Más sobre esto a continuación!

Además de los once presidentes que tenían gatos como mascotas, también hay una figura política única: Stubbs, un gato que se convirtió en alcalde de Talkeetna, Alaska. (Hecho #7)

Stubbs, que ocupa el cargo desde que era un gatito, es un testimonio del encanto perdurable de los felinos.

Como puedes ver, ¡los gatos en la historia de Estados Unidos han jugado un papel importante!

Gatos en guerra

Curiosamente, los gatos también sirvieron junto a los humanos en el ejército.

Durante las Guerras Mundiales, se encontraron varios gatos a bordo de buques de guerra estadounidenses; sus historias de coraje y compañerismo aún resuenan hoy. (Hecho #8)

Además, en un giro único durante la Guerra Fría, la CIA planeó un proyecto llamado «Acoustic Kitty», con la intención de utilizar gatos como espías. (Hecho #9)

Sin embargo, entrenar a estas criaturas independientes resultó ser más desafiante de lo previsto, lo que llevó a la cancelación del proyecto.

Razas de gatos americanos

Al contemplar estos números, vale la pena señalar queLos gatos en la historia de Estados Unidos ayudaron a nombrar varias razas de gatos.

Desde aquellos que tienen la palabra «americano» en sus nombres, como American Curl, Bobtail, Shorthair y Wirehair, hasta aquellos que llevan nombres de estados de EE. UU. como California Spangled Cat y Maine Coon, los gatos americanos reflejan verdaderamente la diversidad y el espíritu de la Nación. (Hecho #10)

Otras razas nacidas en suelo americano incluyen el Ragdoll, el Pixie-Bob, el Munchkin y el Exotic Shorthair. (Hecho #11)

Gatos en espacios públicos

Además, los gatos no sólo han marcado su territorio en los hogares y negocios estadounidenses, sino que también han llegado a los espacios públicos.

Quizás te interese:  Gatos Calico: La Guía Definitiva

En 2016, había 39 gatos de biblioteca en el país, una caída significativa con respecto a los más de 200 hace dos décadas, principalmente debido a preocupaciones sobre las alergias. (Hecho #12)

Sin embargo, la presencia de gatos en estos espacios comunitarios significa la importancia de su papel en la sociedad estadounidense, sirviendo como compañeros y símbolos del espíritu comunitario.

Los gatos en la cultura estadounidense

El impacto de los gatos en la historia de Estados Unidos va más allá del compañerismo, la política y el comercio. Los gatos han inspirado e influido en la cultura estadounidense, ocupando un lugar destacado en la literatura, el arte y los medios de comunicación.

Desde personajes icónicos como Garfield y el gato de Cheshire hasta producciones veneradas de Broadway como ‘Cats’, estas criaturas continúan dejando sus huellas indelebles en el lienzo de la cultura estadounidense.

A medida que crecía el amor por estas criaturas ronroneantes, también crecían los negocios centrados en los gatos. Hoy en día, Estados Unidos alberga cientos, posiblemente miles, de tiendas especializadas en artículos con temas felinos. (Hecho #13)

Desde juguetes y ropa para gatos hasta obras de arte y decoración, estas empresas celebran el vínculo entre humanos y gatos, aprovechando la adoración de Estados Unidos por estos compañeros felinos.

Poblaciones de gatos en América

La narrativa de los gatos en Estados Unidos se extiende más allá de las historias de compañeros presidenciales y felinos montañeros. También abarca la realidad estadística de los gatos que viven en Estados Unidos.

En 2017, el recuento estimado de gatos domésticos fue de 95,6 millones, un testimonio de la popularidad duradera de estas criaturas como compañeros domésticos. (Hecho #14)

Sin embargo, la historia de los gatos en Estados Unidos también afecta a las vidas de los felinos menos afortunados.

Se estima que la población de gatos callejeros y salvajes del país, aquellos que no tienen la comodidad de un hogar amoroso, ronda los 60 millones. (Hecho #15)

Estos gatos sin hogar sobreviven sin la seguridad y el cuidado que disfrutan sus homólogos domesticados, un aspecto aleccionador de la narrativa general de la población felina.

Además, los refugios estadounidenses reciben anualmente alrededor de 3,2 millones de gatos. (Hecho #16)

Lamentablemente, no todos estos felinos encuentran nuevos hogares: más de 800.000 son sacrificados cada año. (Hecho #17)

Esto resalta la urgencia de adoptar en refugios y la importancia de tener una mascota responsable para reducir la cantidad de gatos entregados.

El futuro de los gatos en Estados Unidos

La narrativa de los gatos en Estados Unidos continúa y está estrechamente entretejida en el tejido de la historia y el futuro del país.

Estas elegantes criaturas, con su misterioso encanto, continúan cautivando los corazones de millones.

Mientras brincan con orgullo desde las páginas de los libros de historia hasta los corazones de los hogares estadounidenses, los gatos realmente encarnan el espíritu de Estados Unidos: diversos, resistentes y siempre fascinantes.

Las realidades de las diversas poblaciones de gatos en Estados Unidos, desde mascotas queridas hasta gatos callejeros y gatos de refugio, contribuyen a la rica y compleja historia de los gatos en los Estados Unidos, subrayando la necesidad de una defensa y un cuidado continuos para estas queridas criaturas.

El lado peludo de la Casa Blanca

Aquí hay algo que podría despertar su curiosidad: varios presidentes estadounidenses, además de sus responsabilidades políticas, tenían un lado más suave.

Eran dueños de gatos. ¡Lo escuchaste bien!

Muchos gatos famosos se han pavoneado por los pasillos de la Casa Blanca, dejando sus huellas en la historia.

Conozcamos a algunos de estos inolvidables amigos felinos:

  • Abraham Lincoln tenía un compañero felino llamado Tabby. Tabby tiene el honor de ser el primer gato doméstico propiedad de un presidente de Estados Unidos. Los presidentes anteriores parecen haber preferido perros y caballos.
  • Rutherford B. Hayes tenía tres gatos: Piccolomini, Miss Pussy y Siam. Los dos últimos eran de raza siamesa.
  • William McKinley compartió su espacio con dos gatos de angora, Valeriano Weyter y Enqrique DeLome.
  • Theodore Roosevelt vivía con dos gatos llamados Tom Quartz y Slipper. Las zapatillas vivían exclusivamente en la propia Casa Blanca.
  • Woodrow Wilson tenía un gato llamado Puffins.
  • Calvin Coolidge rescató a un perro callejero llamado Tiger y lo convirtió en su mascota.
  • La familia de John F. Kennedy incluía un gato llamado Tom Kitten, que compartía espacio con otras mascotas como perros, caballos, periquitos y hámsteres.
  • Gerald Ford tenía un gato siamés llamado Shan.
  • La gata de la familia Jimmy Carter se llamaba Misty Malarky Ying Yang, una siamesa.
  • El famoso gato de Bill Clinton, Socks, sigue siendo quizás la mascota presidencial más reconocida.
  • George W. Bush compartió su vida con un gato negro llamado India, llamado así en honor al jugador de béisbol Rubén Sierra, también conocido como El Indio.

Quizás te interese:  ¿Qué Edad Tiene Mi Gatito? [An Illustrated Guide]

Los inesperados residentes felinos del monte Washington

Los gatos se han convertido en compañeros globales, dando a conocer su presencia incluso en los lugares más inesperados. Uno de esos lugares sorprendentes es el pináculo del Monte Washington, el pico más alto del noreste de EE. UU.

Ubicada en el corazón de New Hampshire, esta montaña no solo es conocida por sus desafiantes recorridos, su increíble clima y sus impresionantes vistas, sino también por sus habitantes felinos.

Durante el verano, puedes subir por la empinada Mt Washington Auto Road para vivir una experiencia emocionante. ¿Prefieres no conducir? ¡Ningún problema! Puedes tomar el tren de cremallera, unirte a una visita guiada o incluso caminar por el sendero.

Sin embargo, cuando llega el invierno, el paisaje se transforma drásticamente. Cubierto de nieve, a menudo brumoso y expuesto a fuertes vientos, el Monte Washington alguna vez ostentó el récord de los vientos más fuertes de la Tierra: ¡la asombrosa cifra de 231 mph!

Lo que es aún más impresionante es que la gente sigue habitando esta cima helada incluso en inviernos duros. La estación meteorológica en la cima alberga un observatorio meteorológico avanzado.

Pero no sólo los científicos se quedan aquí. Siempre hay un residente especial que les hace compañía: un gato.

¿Por qué tener gatos ahí arriba?

Nadie sabe cuáles fueron los motivos por los que la primera persona o personas decidieron llevar un gato a la montaña.

Quizás buscaban ayuda para controlar la población local de roedores, o quizás simplemente querían la compañía de una mascota durante las largas noches de invierno.

Con el paso de los años, a medida que la montaña se convirtió en una atracción turística nacional e internacional, los gatos asumieron un nuevo papel: el de mascotas oficiales.

Los miembros felinos de la tripulación de Mount Washington se convirtieron en celebridades por derecho propio y, a medida que pasó el tiempo, el público se familiarizó más con sus nombres e historias.

¿Quiénes son estos gatos?

Los informes de presencia felina en la estación se remontan a la década de 1930 y se multiplicaron a medida que pasaban los años.

Durante los primeros años, había varios gatos viviendo en la estación al mismo tiempo, y sin tener en cuenta la esterilización y castración, nacieron bastantes gatitos en la montaña.

Al menos los gatitos nacidos allí disfrutaban del estatus de celebridad local, por lo que encontrarles un hogar fue relativamente fácil.

Con el paso de las décadas, los gatos de la montaña ganaron fama nacional. Inga y Jasper, gatos residentes durante los años 80 y 90, se convirtieron en mascotas oficiales de la estación meteorológica.

Su sucesor, un gato arlequín blanco y negro llamado Nin, fue la estrella de un libro infantil llamado Cat In The Clouds.

Con una mayor conciencia sobre el cuidado de los gatos, Nin fue castrado y disfrutó de ser el único gato en el observatorio, disfrutando de atención médica de calidad y mucha atención.

En 2009, Nin falleció a la edad de 18 años, tras haberse retirado del observatorio un par de años antes.

Después de que Nin bajó de la montaña, los amantes de los gatos de todo el país se preguntaron quién sería su sucesor.

Quizás te interese:  Gatos Atigrados: Revelando El Misterio De Sus Llamativos Patrones Y Colores

Esta vez, la gente tuvo voz y voto para decidir quién sería el nuevo Gato en las Nubes, ya que el observatorio unió fuerzas con la Sociedad Humanitaria del Área de Conway local para organizar una encuesta.

El refugio propuso tres candidatos y 8.000 votos después se declaró al ganador: Marty, un joven Maine Coon negro.

Recordando el legado de Marty

Mientras visitaba el Parque Estatal Mount Washington en 2013, pregunté sobre el gato famoso local y tuve la suerte de que el Sr. Mike Pelchat, el administrador del Parque Estatal, me llevara a ver a Marty.

El gato estrella estaba disfrutando de un descanso en la sede del equipo, recostado tranquilamente sobre la cama en la habitación de Mike. Con verdadero espíritu felino, Marty bostezó, se estiró y continuó aseándose, sin apenas notar mi presencia.

La conducta relajada de Marty, a pesar de las duras condiciones de la cumbre, conmovió muchos corazones.

Tanto los visitantes como el personal contaban historias de las tranquilas sesiones de descanso y aseo de Marty, comportamiento típico felino.

La vida de Marty en la montaña

Como Maine Coon, Marty maduró hasta convertirse en un gato grande y vivió en la montaña desde enero de 2009 hasta su fallecimiento en noviembre de 2020.

Marty disfrutaba del mismo estilo de vida relajado que sus predecesores. Se le permitió caminar por el observatorio (estación meteorológica y centro de visitantes), siempre usando su collar y una etiqueta que indicaba claramente que era residente.

Esto ayudó a protegerlo de turistas bien intencionados que podrían pensar que es un gato callejero que necesita ser rescatado (como les sucedió antes a varios gatitos de Mount Washington).

Cuando Marty necesitaba un chequeo, era más fácil para el veterinario ir hasta el observatorio y encontrarse con Marty que para el equipo llevarlo montaña abajo y volver a subir.

Sin embargo, hubo varias ocasiones en las que Marty tuvo que hacer el viaje hasta el valle. Estos implicaban procedimientos avanzados de cuidado dental, incluida la extracción de algunos de sus dientes.

No te preocupes, como muchos gatos desdentados, Marty vivía muy bien y disfrutaba de su dieta de comida enlatada. ¡Fancy Feast es el favorito de este gato!

Marty era un miembro integral del equipo del observatorio y su nombre aparecía en el tablero que enumeraba a todos los miembros del personal que pasaban la noche.

Marty también «escribió» para la revista trimestral Mount Washington, enviada a los partidarios del sitio, compartiendo sus experiencias en la cumbre con los lectores.

A pesar de su fallecimiento, el recuerdo de Marty sigue simbolizando la extraordinaria compañía de los gatos incluso en los lugares más inesperados.

Presentamos a Nimbus, el nuevo gato de la cumbre de Mount Washington

En mayo de 2021, mientras se desarrollaba un nuevo capítulo en la cautivadora saga de compañeros felinos en Estados Unidos, el Observatorio Mount Washington dio una calurosa bienvenida a un sociable gris de pelo corto, Nimbus, como su nuevo residente felino.

Originario de Skiatook Paws and Claws Animal Rescue en Oklahoma, Nimbus llegó a Mount Washington el 14 de abril de 2021.

Rápidamente se ganó al personal con su encantadora variedad de expresiones vocales, solidificando aún más el importante papel de los gatos en la historia de Estados Unidos.

Paws en la historia: los compañeros peludos de Estados Unidos

La fascinante historia y el folclore estadounidense ha estado marcada constantemente por la presencia de nuestros amigos felinos.

Desde los antiguos dientes de sable hasta nuestros gatos domésticos contemporáneos, los gatos no han sido meros espectadores; Han sido participantes involucrados, navegando con pioneros, presidiendo la Casa Blanca y desafiando las duras condiciones de lugares como Mount Washington.

Sus impactantes roles han abarcado el folclore de los nativos americanos, los compromisos militares, la política y los espacios públicos. Estos gatos diversos y resistentes, ya sea saltando por la naturaleza o ronroneando en un regazo acogedor, encapsulan maravillosamente el espíritu americano.

Imágenes de Marty en este artículo tomadas por AbbysMom y Anne. Fotografías de la montaña y de Nin cortesía del Sr. Mike Pelchat y el Parque Estatal Mount Washington.

También podría gustarte:

10 datos que debes saber sobre los gatos salvajes