Las Patas De Mi Perro Están Hinchadas: Causas Y Tratamiento

La hinchazón de las patas de su perro es una señal de que su mascota puede estar sufriendo una afección subyacente que requiere atención médica. Hay muchas causas posibles de hinchazón de las patas relacionadas con cambios en varios órganos, dispositivos o sistemas. Analizar cómo se produce y se desarrolla la hinchazón ayudará a diagnosticar y determinar el tratamiento más adecuado.

En el siguiente artículo de Wiki Animales encontrarás más información sobre Causas, síntomas y tratamiento de las patas hinchadas en perros.. También te explicamos cómo evitar que tu perro desarrolle hinchazón en las patas.

Causas de las patas hinchadas en los perros.

Las causas que pueden provocar la hinchazón de las patas y extremidades de los perros son variadas y pueden estar relacionadas con diferentes órganos, aparatos y sistemas. En este primer apartado recogemos las principales causas de las patas hinchadas en los perros.

Edema

El edema es un acumulación patológica de líquido en el espacio intersticial y en las cavidades orgánicas (p. ej., en el abdomen o el tórax). Cuando el edema se produce a nivel de las extremidades se denomina edema periférico. Generalmente, la hinchazón comienza en la región distal de la extremidad (es decir, el área más alejada del tronco del animal) y se extiende progresivamente hacia la región proximal (el área más cercana al tronco del animal).

Las causas que pueden provocar el edema son numerosas y pueden afectar a diferentes órganos. A continuación, describimos los más importantes:

  • Insuficiencia cardíaca derecha: puede ocurrir en estenosis pulmonar, comunicación interventricular, pericardiopatías, etc. Cuando el lado derecho del corazón no funciona correctamente, la sangre retrocede en el sistema venoso, aumentando la presión hidrostática y favoreciendo la salida de líquido desde el interior de los vasos sanguíneos hacia el intersticio, provocando edema. Además, en esta situación se activa el eje renina-angiotensina-aldosterona, favoreciendo la retención de agua y sodio y aumentando la aparición de edema.
  • insuficiencia hepática: cuando el hígado no funciona correctamente, no puede sintetizar suficiente albúmina, por lo que el nivel de esta proteína en sangre disminuye (hipoalbuminemia). Como resultado, la presión oncótica disminuye, lo que favorece la salida de líquido desde el interior de los vasos sanguíneos hacia el espacio intersticial, provocando edema.
  • Síndrome nefrótico: Cuando se altera la permeabilidad de los glomérulos renales, se liberan proteínas al espacio intersticial. La albúmina, en particular, se libera porque es la proteína más pequeña. Como resultado, se produce hipoalbuminemia, disminución de la presión oncótica y, finalmente, edema en el espacio intersticial.
  • Desnutrición: en perros desnutridos o en una dieta que no aporta la cantidad adecuada de proteínas, se produce una disminución de las proteínas plasmáticas (hipoproteinemia), que se manifiesta por una disminución de la presión oncótica y la aparición de edema.
  • Enfermedades digestivas: Tanto las patologías que conducen a una disminución de la absorción de proteínas en el intestino como las patologías que conducen a la pérdida de proteínas a través del tracto digestivo pueden provocar una disminución de las proteínas plasmáticas. Esta enfermedad, llamada hipoproteinemia, provoca una disminución de la presión oncótica y la aparición de edema.
  • Alteración de las paredes vasculares.: Cuando se lesionan las células endoteliales que forman las paredes de los vasos sanguíneos, se produce una salida de líquido desde el interior de los vasos hacia el intersticio, provocando edema. Este cambio en las paredes de los vasos sanguíneos puede ser causado por irritantes químicos, toxinas bacterianas, virus, venenos de reptiles (especialmente serpientes) y anoxia (falta de flujo sanguíneo a un área).

Quizás te interese:  Neumonía en Perros: Síntomas, Causas Y Tratamiento

Linfedema

El linfedema se define como una acumulación de líquido en el espacio intercelular debido a un mal funcionamiento del sistema linfático. Puede ser causada por anomalías congénitas que afectan el sistema linfático o puede ocurrir secundaria a otros procesos patológicos como neoplasias, inflamación, traumatismo o infección.

El principal signo clínico del linfedema es la hinchazón de la zona afectada. Al igual que con el edema, la hinchazón comienza en la porción distal de la extremidad o de las patas y se extiende a la porción proximal a medida que avanza. En concreto, en los perros, las extremidades traseras y las patas se ven afectadas con mayor frecuencia.

Artritis

La artritis es una proceso inflamatorio que afecta las articulaciones, especialmente el cartílago articular y la membrana sinovial. La artritis puede ser causada por microorganismos patógenos (como bacterias y micoplasmas) o tener un origen no infeccioso, como es el caso de la artritis reumatoide o la artritis inmunomediada asociada a inflamación crónica, leishmaniasis o neoplasia.

En la artritis, engrosamiento o hinchazón Se observa únicamente a nivel de la articulación afectada, a diferencia de los casos de edema o linfedema, en los que la hinchazón se extiende gradualmente por todo el cuerpo. Además, la artritis suele presentarse con otros signos clínicos como cojera, marcha anormal, calor y dolor a la palpación.

Si quieres saber más sobre la artritis en perros no dudes en echar un vistazo a este otro artículo que te recomendamos.

Reacciones alérgicas

Reacciones alérgicas causadas por el picadura de algunos insectos (como abejas, avispas o arañas), así como alergias a ciertos medicamentos (especialmente vacunas), pueden causar inflamación e hinchazón de la cara y el cuerpo, incluidas las extremidades. En estos casos, la hinchazón suele ir acompañada de picazón, enrojecimiento de la piel y pápulas.

Enfermedades del desarrollo

Hay algunos enfermedades del desarrollo esquelético que puede provocar engrosamiento de las extremidades. Una de las más importantes es la osteopatía metafisaria, también llamada osteodistrofia hipertrófica.

Es una patología que afecta principalmente a cachorros de razas grandes, como Weimaraner o grandes daneses, entre 3 y 7 meses de edad. Generalmente se asocia con alimentación inadecuada de los cachorros (por sobrealimentación, exceso de proteínas o calcio), aunque también parece estar relacionado con la vacunación tetravalente y las infecciones por el virus del moquillo. Por lo general, involucra las metáfisis de los huesos largos como el cúbito/radio o la tibia. Además de la hinchazón a nivel de las metáfisis óseas, se pueden observar dolor, fiebre y anorexia.

Quizás te interese:  Mi Perro Sigue Negando Con La Cabeza

Tumores óseos

En los perros, los tumores óseos se pueden dividir en dos grandes grupos:

  • Tumores óseos primarios: son los que se originan en el propio hueso. Los osteosarcomas son los más comunes, pero también se pueden observar fibrosarcomas, condromas y condrosarcomas.
  • Tumores óseos secundarios o metastásicos.: son aquellos que surgen de metástasis de tumores malignos en otras partes del cuerpo. En los perros, los tumores más comunes que metastatizan en los huesos son los carcinomas de glándula mamaria, hígado, pulmón y próstata.

Independientemente del tipo específico de tumor óseo, puede producirse hinchazón alrededor del hueso afectado y diversos grados de cojera.

En este punto debemos mencionar una patología que no tiene origen tumoral, pero que es muy similar a un tumor. Es osteopatía hipertrófica, una enfermedad en la que se produce una proliferación de la capa más externa del hueso (periostio). Suele ocurrir en respuesta a una patología en otra región del cuerpo (p. ej., tumores de pulmón, granulomas o dirofilariosis), aunque su patogénesis no está del todo clara. La buena noticia es que las lesiones óseas desaparecen una vez que se elimina la causa principal.

Procesos inflamatorios

Los procesos inflamatorios a nivel de los tejidos blandos de las extremidades pueden provocar una hinchazón focal. A diferencia de otros procesos en los que se produce un engrosamiento más extenso o generalizado, en estos casos se observa una hinchazón nodular bien definida.

Dependiendo de la cronicidad del proceso inflamatorio podemos hacer una distinción:

  • Abscesos: en inflamación aguda debido a infecciones bacterianas.
  • Piogranulomas: en inflamaciones subagudas causadas por cuerpos extraños (como espinas).
  • granulomas: en procesos inflamatorios crónicos provocados por hongos o parásitos.

Del mismo modo, los traumatismos por caídas, golpes, atropellos o peleas de perros pueden provocar hinchazón de las extremidades debido a la proceso inflamatorio resultante del trauma. Cuando estos traumatismos provocan una fractura, la inflamación de los tejidos blandos que rodean el hueso roto es aún más notoria.

Las patas de mi perro están hinchadas - Causas y tratamiento - Causas de las patas hinchadas en los perros

Síntomas de patas hinchadas en perros

En la primera parte de este artículo hablamos de forma general de las diferentes causas que pueden provocar hinchazón en las patas y patas de los perros. Sin embargo, la hinchazón se produce y se desarrolla de forma diferente en cada proceso. De este modo:

  • En caso de edema o linfedema.: es común que más de una extremidad esté afectada. En estos casos, la hinchazón comienza en la parte distal de las extremidades (la parte más alejada del tronco) y progresa hacia la parte proximal (la parte más cercana al tronco). Además, es característico que cuando se presiona firmemente un dedo sobre el tejido afectado, se forma una hendidura (llamada hoyuelo) que persiste durante varios segundos después de retirar el dedo.
  • En el caso de tumores óseos, traumatismos y fracturas.: sólo se observa hinchazón en la pata afectada.
  • En el caso de la artritis: la hinchazón se limita únicamente a la articulación afectada. De manera similar, en enfermedades del desarrollo como la osteopatía metafisaria, la hinchazón se observa sólo al nivel de la metáfisis afectada.
  • En el caso de procesos inflamatorios locales.: como abscesos, granulomas o piogranulomas, se observa una hinchazón similar a un nódulo. Además, dependiendo de la causa de la hinchazón, se pueden observar síntomas muy diferentes, asociados a diferentes órganos y sistemas. Es importante considerar los signos clínicos del animal para realizar el diagnóstico y determinar el tratamiento más adecuado.

Quizás te interese:  Síndrome Hepatocutáneo en Perros O HCS

¿Cómo prevenir las patas hinchadas en los perros?

Desafortunadamente, muchas de las causas que pueden provocar hinchazón de las patas en los perros, como tumores, alergias o procesos inmunomediados, no se puede prevenir. Sin embargo, existen otras patologías asociadas a este signo que se pueden evitar mediante una serie de medidas preventivas:

  • Cumplir con el calendario de vacunación y desparasitación.: Esta sencilla medida preventiva puede evitar todas las causas infecciosas y parasitarias que pueden estar asociadas a la aparición de patas hinchadas en los perros.
  • Ofrecer una dieta adecuada: Como ya hemos explicado, la desnutrición puede provocar edemas y por tanto hinchazón de extremidades y patas. Por el contrario, la desnutrición en los cachorros puede provocar enfermedades del desarrollo que también provocan este tipo de hinchazón. Por ello, es importante proporcionar una dieta equilibrada que satisfaga las necesidades de cada animal.
  • Exámenes veterinarios de rutina.: a través de exámenes de rutina, es posible detectar algunas de las patologías descritas en este artículo en una etapa temprana, incluso antes de que causen hinchazón de las extremidades. El diagnóstico precoz de estas patologías permite un tratamiento adecuado y previene la aparición de estos y otros signos clínicos.

¿Qué debo hacer si las patas de mi perro están hinchadas?

Como hemos explicado en este artículo, existen numerosas causas que puede causar hinchazón de las patas en los perros. Algunos de ellos se asocian a procesos leves y transitorios que se resuelven de forma espontánea o con tratamiento sintomático.

Sin embargo, otros procesos pueden llegar a ser graves y poner en peligro la vida del animal. Por eso, si notas que tu perro tiene las patas hinchadas y cojea, es importante que acudas a tu veterinario de confianza. Con un protocolo de diagnóstico adecuadopodrás determinar la causa de este cambio y establecer un tratamiento para las patas hinchadas que sea adecuado a la causa.

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario ni elaborar un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si padece alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a Las patas de mi perro están hinchadas: causas y tratamiento te recomendamos visitar nuestra categoría Otros problemas de salud.

Bibliografía

  • Nelson, RW, Couto, CG (2010). Medicina interna para pequeños animales. Barcelona Elsevier/Mosby.