Mi Gato Tiene La Nariz Mojada

A los gatos les gusta presionar su cabeza contra sus guardianes en señal de afecto. A menudo, cuando esto sucede, podemos notar que dejan un pequeño rastro de humedad detrás de donde había estado la nariz. Muchos cuidadores de gatos ven esto como un signo de buena salud, pero es importante saber que no siempre es así. La humedad de la nariz de un gato variará según las circunstancias. Dichos cambios se verán afectados por la temperatura, el ejercicio, la alimentación, el aseo y la salud.

En este artículo de Wiki Animales entendemos por qué mi gato tiene la nariz mojada. Te explicamos las causas de los cambios en la nariz de un gato, cuándo es normal y cuándo debemos hacer algo al respecto.

¿Se supone que las narices de los gatos deben estar mojadas?

En la mayoría de los casos, cuando notas que tu gato tiene la nariz húmeda, no hay motivo de preocupación. Los gatos tienen glándulas en las fosas nasales, pero no del mismo modo que los humanos. Esto se debe a que los gatos, como muchos otros mamíferos, tienen una rinario. Esta es el área de piel texturizada y sin pelo que forma la parte externa de la nariz. A veces se le conoce como el 'trufa' o, como corresponde a este artículo, la 'nariz mojada'.

desde el rinario Se conoce como nariz mojada, podemos ver que es normal que la nariz de un gato se moje de vez en cuando. Junto con el conducto lagrimal interno, secretan líquidos que mojan naturalmente la nariz del gato. Dado que los seres humanos no tenemos rinario, sólo se debe mojar la parte interna de la nariz. En el caso de los gatos, las glándulas de la nariz también pueden humedecer la parte externa.

Si bien es normal que la nariz de un gato esté algo húmeda, existen otros factores que determinan su humedad. Te explicamos estos factores a continuación. Antes de hacerlo, es importante señalar que una nariz demasiado seca en un gato también puede ser problemática.

Quizás te interese:  Mi Gato Fue Mordido Por Una Araña

Causas de la nariz mojada en los gatos.

Además de la humedad general secretada por un glándulas nasales de gato, existen otras razones por las que la nariz de un gato está mojada. Algunos de estos son problemáticos, lo cual explicaremos en la siguiente sección. A continuación te mostramos los motivos circunstanciales por los que un gato tiene la nariz mojada:

  • Aseo: los gatos sanos pasarán gran parte del día acicalándose. Es una parte importante del comportamiento felino y no supone ningún problema, salvo que el gato se esté acicalando demasiado. Cuando se acicalan, se lamen la saliva en las patas y la dispersan por el cuerpo, incluido el hocico, mojándose la nariz en el proceso.
  • Consumo de agua: aunque los gatos usan la lengua para lamer agua y llevársela a la boca, sus hábitos de bebida pueden salpicar fácilmente un poco de agua en su nariz y mojarla.
  • Las condiciones climáticas: los meses más fríos del año y las zonas con mayor humedad también suelen mojar la nariz de nuestros pequeños gatos. Por esta razón, el tiempo y el clima determinarán la frecuencia con la que se moja la nariz de un gato.

Razones patológicas por las que un gato tiene la nariz mojada.

Aunque es normal que un gato tenga la nariz húmeda por los motivos anteriores, debemos estar atentos a otros síntomas. Cuando estamos resfriados, la secreción nasal es un síntoma común. Lo mismo ocurre con los felinos domésticos. Sin embargo, el resfriado común no es la única razón por la que un gato tiene secreción nasal.

Rinotraqueitis felina

Se trata de una infección muy grave en gatos causada por el herpesvirus felino tipo I (HVF-1). El virus de la rinotraqueítis felina tiene la capacidad de establecer una latencia en las células de los gatos que infecta. Esta latencia puede desembocar en situaciones estresantes o inmunosupresoras, en las que el virus se reactiva y reaparecen los signos clínicos. Los más característicos incluyen rinitis, secreción nasal y ocular mucopurulenta, anorexia, estornudandoinfecciones bacterianas secundarias e incluso neumonía.

Quizás te interese:  Microftalmia en Perros: Signos Y Tratamiento

Además de la rinotraqueítis, existen otras enfermedades que pueden mojar la nariz de un gato.

Carcinoma de células escamosas

Debido a los rayos ultravioleta, el sol puede resultar muy perjudicial para la piel de nuestro gato. Como el rinarium no tiene pelo, está más expuesto y propenso a ciertos cánceres de piel, incluido el carcinoma de células escamosas. Se trata de un tumor maligno que se disemina localmente a través de la cavidad nasal hasta la boca, la cara y los oídos. Cuando hace metástasis, el carcinoma puede extenderse a los pulmones o a los ganglios linfáticos.

Después de que notes que la nariz del gato está mojada, también puedes descubrir que comienza a ponerse blanca. Si bien existen varias razones por las que la nariz de un gato se vuelve blanca, debemos tener cuidado ya que el cáncer es una de ellas. Una vez que la enfermedad progresa, la piel comenzará a enrojecerse y ulcerarse.

El tratamiento de los carcinomas de células escamosas en gatos requiere extirpar el tumor lo antes posible mediante cirugía. Si el cáncer se ha propagado, puede requerir cirugía en otras áreas, a menudo las orejas. Es posible que se requiera radioterapia, pero el pronóstico no es bueno si el cáncer se ha diseminado.

Pólipo o tumor nasal

Los nódulos en la cavidad nasal interfieren y pueden aumentar. secreciones, aumentando la secreción nasal y provocando que el gato tenga la nariz húmeda. Los pólipos inflamatorios en gatos son crecimientos no tumorales que se forman a partir de la mucosa del tímpano, el conducto de Eustaquio y/o la nasofaringe. Son más frecuentes en gatos jóvenes y pueden ser congénitas, por el desarrollo de un remanente del arco faríngeo, o como consecuencia de infecciones crónicas en las vías respiratorias superiores, infecciones ascendentes de la nasofaringe u otitis media.

Quizás te interese:  Bazo Agrandado en Perros – Causas

Estos gatos presentan respiración estertorosa (ruidos respiratorios dificultosos), además de rascarse las orejas o problemas vestibulares. El tratamiento suele ser la osteotomía ventral de la bulla con tracción del pólipo y extirpación quirúrgica, aunque también se puede realizar por vía endoscópica. Posteriormente es posible utilizar corticosteroides para prevenir recaídas. Los tumores más comunes de la cavidad nasal en los gatos son el linfoma, el carcinoma y el sarcoma, que provocan signos clínicos como hemorragias nasales, ruidos respiratorios y deformidades faciales. o secreción nasal.

Mi gato tiene la nariz mojada: razones patológicas por las que un gato tiene la nariz mojada

Neumonía

Este consiste en un infección e inflamación del pulmón causada por bacterias, virus o parásitos. Los gatos afectados, además de tener la nariz húmeda, presentarán tos, fiebre, anorexia, ruidos pulmonares y dificultad respiratoria. Hay que acudir al veterinario para iniciar el tratamiento.

Cuerpo extraño

El daño causado por un cuerpo extraño que entra en la nariz del gato, como una pequeña espina, puede ser un motivo por el que la nariz del gato esté mojada. Irritación de la cavidad nasal. causa inflamación, rinitis y secreción nasal, además de predisponer al gato a infecciones secundarias. Especialmente si ves que el flujo pasa de transparente a purulento o es amarillento o sanguinolento, acude urgentemente a la clínica veterinaria. Puede ser grave y necesitar atención inmediata, pero si intentamos eliminarlo, podríamos causar aún más daños.

Es posible que un cuerpo extraño no siempre haga que la nariz del gato esté mojada. Sin embargo, si no se elimina, es una de las razones por las que a un gato se le hincha la nariz.

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario ni elaborar un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si padece alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a Mi gato tiene la nariz mojada te recomendamos visitar nuestra categoría Otros problemas de salud.

Bibliografía

  • Harvey, A. y Tasker, S. (eds). (2014). Manual de medicina felina. Barcelona. Ed. Sastre Molina.
  • Palmero y Carballés. (2010). Enfermedades infecciosas felinas. Zaragoza. Ed. Servir.