Mi Gato Tose Y Tiene Arcadas

Aunque se presentan como síntomas similares, la tos y las arcadas en los gatos no son lo mismo. La tos es una expulsión repentina y brusca de aire de los pulmones, mientras que las arcadas son más bien un sonido de asfixia. Sin embargo, cuando los dos se presentan al mismo tiempo, puede ayudarnos a determinar mejor la causa subyacente. Algunos de estos son problemas breves y agudos que pasarán rápidamente. Otros son síntomas de una patología que puede requerir un tratamiento prolongado.

En Wiki Animales analizamos los posibles motivos por los que mi gato tose y tiene arcadas. Descubrimos las causas más comunes y vemos qué opciones de tratamiento están disponibles. Dado que algunas de estas causas pueden ser graves, debemos incidir en la importancia de acudir al veterinario para su diagnóstico.

Diferencia entre tos y arcadas en gatos

Es importante saber si un gato tose o tiene arcadas, ya que uno es más grave que el otro. Cuando un gato tose, será síntoma de una enfermedad o problema médico. Puede ser un problema grave que requiere tratamiento inmediato o puede ser un problema agudo menor que requiere control de los síntomas. La tos se utiliza para intentar eliminar líquidos, objetos extraños o incluso partículas diminutas de las vías respiratorias. La tos en sí es una proyección forzada de aire que ayuda a desalojar estas sustancias.

Las arcadas en los gatos son un ruido característico de atragantamiento o arcadas. Si bien también es un síntoma de otro problema, suele ser algo mucho más inmediato. Las arcadas pueden ser parte del reflejo nauseoso porque algo está tocando la parte posterior de la garganta del gato. Sin embargo, generalmente significa que algo está obstruyendo las vías respiratorias en lugar de simplemente agitarlas. Si se obstruye una vía respiratoria, el gato puede asfixiarse y morir en un periodo de tiempo relativamente corto.

Dado que están relacionados, existen algunas razones por las que un gato tose y tiene arcadas al mismo tiempo. A continuación analizamos estas causas con más detalle:

Quizás te interese:  Distichiasis: Pestañas Adicionales en Perros

Infecciones del tracto respiratorio superior

Infecciones del tracto respiratorio superior (URI) en los gatos son relativamente comunes. El término se refiere a un grupo de infecciones que pueden afectar el sistema respiratorio superior, ya sea total o parcialmente. Gracias al desarrollo y utilización de programas de vacunación, su incidencia está disminuyendo. Los agentes causantes de estas infecciones suelen ser virales, bacterianos o fúngicos. Provocan diversos síntomas, pero la tos y las náuseas son comunes.

Algunas de las causas más comunes de tos y náuseas en los gatos se deben al virus de la rinotraqueítis felina, el calicivirus felino y Clamidia infecciones. URI en gatos Son comúnmente muy contagiosos y se transmiten entre gatos a través de secreciones. A menudo esto se presenta en forma de moco o secreción purulenta. Cuando se expulsan dichas secreciones, pueden provocar náuseas o agitación que provocan tos. Dado que los gatos se acicalan entre sí, las bacterias y los virus se pueden propagar fácilmente.

Los gatitos jóvenes tienen más probabilidades de desarrollar una URI, al igual que aquellos con el virus de la leucemia felina o cualquier motivo de inmunodeficiencia. gatos pasando por situaciones estresantes Puede tener defensas más bajas contra las infecciones y las infecciones del tracto respiratorio superior pueden propagarse fácilmente a través de refugios de animales o lugares donde los gatos viven en grupos grandes. Las infecciones por varios agentes causales pueden afectar a un gato al mismo tiempo, como cuando una infección viral conduce a una infección bacteriana secundaria.

Además de la tos y las náuseas, las infecciones del tracto respiratorio superior en los gatos pueden provocar los siguientes síntomas:

  • Secreción nasal y ocular
  • Estornudos
  • Fiebre
  • Letargo
  • Anorexia
  • Desinterés por la comida y muchas veces incapaz de olerla.
  • Conjuntivitis recurrente que puede ser causada por Clamidia bacterias
  • Úlceras bucales y estomatitis, relacionadas con calicivirus.
  • Úlceras corneales relacionadas con el herpesvirus
  • Secreción nasal y ocular

Cuando los gatos tienen una URI y comienzan a toser y tener arcadas, a menudo sacan la lengua cuando tienen arcadas. Esto se debe a que el gato intenta mejorar su respiración. Al estirar el cuello, pueden abrir las vías respiratorias y pueden respirar mejor. expulsar la descarga. Esta acción característica cambia la postura de todo el cuerpo y puede parecer dramática.

Quizás te interese:  Mi Gato No Ha Hecho Caca en 4 Días

La sintomatología de estos problemas suele ser lo suficientemente clara como para que el veterinario diagnostique una URI. Probablemente le harán pruebas para detectar problemas de inmunodeficiencia, como el virus de la leucemia. En el caso de las infecciones virales, no existe un tratamiento directo. El tratamiento implicará manejo de síntomas y apoyar al animal mientras su cuerpo lucha contra la infección.

Cuando el problema es bacteriano, ya sea como infección primaria o secundaria, se pueden administrar antibióticos para matar las bacterias. Es posible que sea necesario tomar muestras para confirmar el tipo de bacteria presente. Si la URI ha progresado, es posible que el gato necesite tratamientos restaurativos, como fluidoterapia, y es posible que sus tutores deban mantener su higiene. La detección e intervención tempranas son importantes para un buen pronóstico. Incluso cuando el gato se recupera, los virus pueden permanecer latentes e inducir síntomas cuando su sistema inmunitario vuelve a verse comprometido.

Para problemas relacionados, consulte nuestro artículo sobre por qué su gato tiene secreción nasal y estornuda.

Síndrome asmático felino

El síndrome asmático felino, comúnmente conocido como asma en gatos, a menudo hace que el gato parezca toser y tener arcadas al mismo tiempo. Cuando los gatos con asma hacen ruidos de asfixia, se debe a broncoconstricción lo que restringe su respiración. Es un tipo de problema respiratorio grave que afecta alrededor del 1% de la población total de gatos domésticos. Los síntomas del síndrome asmático incluyen:

  • Tos de gravedad y frecuencia variables.
  • Dificultades respiratorias (disnea)
  • Ocasionalmente, fiebre, letargo y anorexia.

Cuando vemos pérdida de peso o fiebre suele ser a una infección bacteriana secundaria o porque la tos dificulta la ingesta de alimentos. Diagnóstico de asma en gatos. puede ser realizado por un veterinario. Observar los síntomas puede ser suficiente, ya que no hay muchas enfermedades que provoquen disnea y tos en los gatos al mismo tiempo. El tratamiento dependerá de la gravedad y frecuencia de los síntomas y, como siempre, deberá ser prescrito por el veterinario.

Quizás te interese:  Mi Perro Tiene Reflujo ácido: Síntomas Y Tratamiento

Problemas gastrointestinales

En ocasiones, los ataques de tos intensos pueden deberse a problemas relacionados con su sistema gastrointestinal. Este es especialmente el caso cuando a esto le sigue el vómito. Los problemas digestivos que pueden provocar tos y náuseas incluyen:

  • bolas de pelo: también conocidas como tricobezoares, las bolas de pelo en los gatos se producen por la acumulación de pelo al acicalarse. Los gatos de pelo largo son más propensos a este problema y puede ser el resultado de que el gato se arregle demasiado. Cuando el pelo se acumula en su sistema gastrointestinal, el gato intentará expulsarlo tosiendo y atragantándose. Se les puede ayudar con la ayuda de pasta de malta, pero las obstrucciones graves requerirán consulta veterinaria.
  • Objetos extraños: cuando el gato ingiere algo que no debe, puede quedarse atascado en su garganta y suponer un peligro de asfixia. A menos que el gato esté en peligro inmediato, debemos llevarlo al veterinario para asegurarnos de que sea tratado por un profesional. Si el objeto es punzante es posible que podamos hacer más daño intentando recuperarlo.
  • Enfermedad gastrointestinal: si el gato tiene una enfermedad que afecta a su sistema digestivo, puede empezar a toser y hacer ruidos con arcadas porque está intentando sacar a relucir algo. Este es el caso de la gastritis, ya que el aumento del ácido gástrico puede subir a la parte posterior de la garganta y provocar náuseas.

Independientemente del motivo por el que su gato tose y tiene arcadas, es importante que lo lleve al veterinario. Como puedes ver, las causas son variadas y diagnóstico correcto es fundamental para garantizar su bienestar.

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario ni elaborar un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si padece alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a Mi gato tose y tiene arcadas te recomendamos visitar nuestra categoría de Enfermedades respiratorias.