Otitis en Gatos

¿Crees que tu gato puede tener otitis? ¿Estás seguro de cómo pudo haber aparecido una otitis en los oídos de tu fiel compañero? ¿Cuáles son los síntomas, qué significa y puede tener más consecuencias?

Si estás interesado en saber todo lo que tiene que ver con otitis en gatoslee atentamente este artículo de Wiki Animales y ayuda a tu mascota a recuperarse de esta afección.

¿Qué es la otitis?

La otitis es inflamación del epitelio que recubre el canal auditivo y el pabellón auditivo. Esta inflamación suele provocar dolor y pérdida temporal de la audición, entre otras cosas. También viene acompañado de muchos otros síntomas que lo hacen más fácilmente identificable y que explicaremos más adelante.

Este problema de oído suele ocurrir cuando los gatos tienen defensas inmunológicas bajas. Está comprobado que las épocas del año en las que se presentan más casos de otitis en gatos son la primavera y el verano debido al aumento de la temperatura y la humedad del ambiente. La propagación de algunas posibles causas de otitis, como los ácaros del oído, se produce a través de contacto directo con animales infestados o con una determinada zona de su cuerpo. En refugios, en granjas, en zonas donde existen colonias controladas de gatos y en general en cualquier zona donde vivan muchos gatos, este contagio se produce con mayor frecuencia por contacto directo, por lo que el control constante de todos y cada uno de los aspectos de su salud es siempre muy difícil. . La otitis también puede ocurrir sin contagio, es decir, ocurrir debido a secundario traumatismo o infección bacteriana o fúngica por cuerpo extraño, entre otras causas.

Existen diferentes tipos de otitis según su causa y la zona del oído a la que afecta. Según la zona afectada se pueden clasificar en:

  • Otitis externa: Es el tipo de otitis más común, pero es el menos grave y el más fácil de tratar. Afecta al oído externo, es decir, al canal auditivo desde el oído hasta el tímpano. Si esta otitis es muy grave, el pabellón auricular queda muy afectado y puede perforar el tímpano, extendiéndose así la inflamación y la afección al oído medio, provocando una otitis media secundaria.
  • Otitis media: Esta otitis suele ocurrir con mayor frecuencia cuando una otitis externa no se ha tratado de manera efectiva. Se produce en la zona del oído medio, donde encontramos el tímpano que se ha inflamado e incluso roto debido a una otitis.
  • Otitis interna: Es la inflamación del oído interno y suele producirse por un traumatismo o una otitis externa o media mal curada. Debido a su profundidad en el oído se vuelve más complejo de curar.

Otitis en gatos - ¿Qué es la otitis?

¿Algunos gatos son más propensos a sufrir otitis que otros?

En primer lugar debemos decir que, generalmente, los gatos son menos propensos a sufrir otitis que los perros. Pero en realidad cualquiera puede sufrir otitis y dentro de los gatos domésticos encontramos que los que son más propensos a sufrir esta afección son aquellos entre uno y dos años de edad.

Además, gatos de pelo largo, Como suelen tener mucho pelo en las orejas, también tienen mayor riesgo de desarrollar otitis, ya que los pelos de las orejas transportan más suciedad y humedad. gatos que son al aire libre durante mucho tiempo Tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el oído, incluida la otitis, por lo que es muy importante hacerse una revisión periódica de sus canales auditivos. gatos con defensas muy bajas Debido a otra afección principal, también son muy propensos a esta afección del oído.

Otitis en gatos: ¿algunos gatos son más propensos a sufrir otitis que otros?

¿Cuáles son las causas de la otitis?

La otitis puede ser causada por diferentes cosas como un objeto extraño alojado en el canal auditivo, bacterias, hongos (levaduras), parásitos externos como ácaros y traumatismos en la zona.

A continuación, explicaremos algunos causas de la otitis en gatos:

  • Ectoparásitos: Los ectoparásitos que producen la otitis felina más común son los ácaros, parásitos externos microscópicos que, cuando aparecen en gran número en una zona, se pueden observar directamente. Este ácaro se llama Cynotis otodectes y no sólo se aloja en el oído cuando infesta a un animal, sino que también se encuentra en la piel, especialmente en la cabeza y el cuello.
  • Bacterias y hongos (infección por hongos): Son patógenos oportunistas que provocan una otitis secundaria. Se aprovechan situaciones como el exceso de humedad, el agua residual después del baño que puede quedarse en el oído, la presencia de cuerpos extraños, traumatismos, alergias e irritaciones provocadas por productos de limpieza de oídos no aptos para gatos. Las bacterias más comunes son Pasteurella multocida, Pseudomonas aeruginosa, Proteo, y e. coli. En el caso de los hongos, el más común es Malassezia.
  • Cuerpos extraños: En ocasiones, sobre todo en el caso de gatos que pasan mucho tiempo en el exterior, determinados objetos como hojas, ramitas y tallos pueden entrar en el canal auditivo y convertirse en un cuerpo extraño alojado en el oído de nuestro gato. Este objeto alojado en el canal auditivo molestará al animal y por tanto intentará sacarlo, normalmente sin éxito, y finalmente acabará dañando e inflamando el oído y produciendo otitis secundarias bacterianas u hongos oportunistas. Debemos evitar extraer nosotros mismos el cuerpo extraño y dejar que lo haga un veterinario con material adecuado. Este caso de otitis en gatos es menos frecuente que en perros.
  • Trauma: Como hemos dicho antes, otro de los motivos que pueden provocar otitis secundaria en los oídos de nuestros compañeros felinos son las lesiones, es decir, un golpe que ha producido daño interno y de esta inflamación y lesiones, bacterias y hongos se aprovechan y provocan la otitis.

Otras enfermedades y problemas que favorecen la otitis secundaria: La otitis secundaria suele presentarse con mayor frecuencia por lo mencionado anteriormente, pero también puede surgir de otras enfermedades que el felino ya padece y por lo tanto puede ser un síntoma de la misma. Por ejemplo:

  • Problema heredado de queratinización: Es un defecto en la queratinización que se hereda. Este problema en el proceso de queratinización provoca inflamación y seborrea y fácilmente hace que surja otitis secundaria ceruminosa y eritematosa. En caso de complicaciones adicionales, puede provocar una otitis purulenta secundaria. Los casos de enfermedades hereditarias suelen darse con mayor frecuencia en los gatos persas.
  • Atopia y alergia alimentaria: Este tipo de alergia es más común en perros pero también se observa en gatos domésticos. Pueden producir otitis secundarias, sobre todo cuando estos procesos alérgicos han provocado previamente dermatosis faciales. En este caso, suele ser causada por organismos oportunistas de diversos tipos de bacterias, pero también por la levadura (hongo) llamada Malassezia paquidermis.
  • Hipersensibilidad por contacto y reacción irritante: Los gatos generalmente son muy sensibles a productos y medicamentos, pero sobre todo, a ciertos productos de limpieza como las gotas para los oídos. Estos productos suelen producirles irritación severa en el canal auditivo dando paso a otitis secundaria. Nunca debemos utilizar estos productos que no estén indicados para su uso en gatos y preferentemente utilizar uno recomendado por nuestro veterinario.
  • Enfermedades inmunes: Este tipo de enfermedades se asocian con lesiones auriculares y otitis externa. Debido a las defensas excesivamente bajas que provocan estas enfermedades en nuestras mascotas, las bacterias y hongos tienen la oportunidad de proliferar y provocar en el gato una otitis externa secundaria con facilidad. Hay que tener presente el FIV o virus de la inmunodeficiencia felina.
  • Tumores: Hay casos en gatos mayores cuya otitis es recurrente e incluso crónica, en este caso debemos sospechar de un tumor, ya sea benigno o maligno, de las estructuras auxiliares del oído. Por ejemplo, los carcinomas de células escamosas de oreja blanca son comunes.
  • Pólipos nasofaríngeos: Son proliferaciones no malignas, es decir, que no son anormales. Por lo tanto, es común que en gatos jóvenes se detecten estos pólipos en el oído medio, el canal auditivo y las zonas de la mucosa nasofaríngea. Junto con los cuerpos extraños, estos pólipos son la causa más común de otitis externa unilateral en gatos. En este caso la otitis suele ser resistente a la medicación e incluso puede provocar una otitis media con signos respiratorios.
  • Más enfermedades y problemas que pueden provocar otitis: Sarna, seborrea, trastornos metabólicos, endocrinos y nutricionales.

Otitis en gatos: ¿Cuáles son las causas de la otitis?

¿Cuáles son los síntomas de la otitis en gatos?

Los signos y síntomas que presentará tu gato si tiene otitis Depende y variará especialmente según su grado de intensidad y de la causa original de la otitis. Los síntomas que reconoceremos son:

  • Sacudir la cabeza con frecuencia.
  • Inclinación de cabeza. Si solo se administra de un lado, indica otitis unilateral que tiende a ser causada por la presencia de un cuerpo extraño en el oído. En caso de problemas los dos oídos irán alternando el lado que les moleste más que el otro.
  • Dolor en la zona cuando los acariciamos. Suelen quejarse y maullar mucho e incluso llorar por el dolor.
  • La picazón puede variar de moderada a severa.
  • Debido a que la picazón se rasca y se frota las orejas y el cuello con mucha frecuencia, puede causar lesiones en el área.
  • Orejas y alrededores enrojecidos e hinchados.
  • Irritación, exudación y pioderma de la zona afectada.
  • Mal humor e incluso agresividad, cero ganas de jugar y en ocasiones puede incluso dejar de comer debido al gran malestar y dolor que puede estar sintiendo.
  • Abundante cera oscura en los oídos.
  • Pérdida de la audición.
  • Mal olor en sus oídos.
  • Pérdida de cabello en las zonas afectadas por el rascado excesivo producido por el picor.
  • Presencia de ácaros del oído. En caso de una infestación de ácaros muy grave, debes tener en cuenta que puede tratarse de unas defensas bajas por VIF (virus de inmunodeficiencia felina).
  • Otohematoma: Problema derivado del rascado excesivo y movimiento continuo de la cabeza. Los otohematomas son acumulaciones de sangre en el oído y aparecen en la superficie cóncava del mismo, entre la piel y el cartílago, cuando los capilares sanguíneos se rompen. Externamente lo podemos ver como una bolita en la oreja, que molesta mucho al animal y le da mucho calor. La única solución es la cirugía.

Es de vital importancia para el bienestar de nuestra mascota ir al veterinario tan pronto como identifiquemos cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente para que su gato pueda ser diagnosticado y tratado adecuadamente.

Otitis en gatos: ¿Cuáles son los síntomas de la otitis en gatos?

¿Cómo podemos prevenir y tratar la otitis?

A continuación te daremos algunos consejos y remedios para prevenir y tratar la otitis en gatos:

  • Realiza un seguimiento de su salud desde casa: Es vital que, periódicamente, cada vez que cepillemos y bañemos a nuestras mascotas revisemos varias partes de su cuerpo incluidas las orejas. Si detectamos algún síntoma descrito anteriormente debemos acudir al veterinario lo antes posible sin lugar a dudas y evitar dolores, molestias y complicaciones a nuestros amigos.
  • Prevenga los oídos sucios: Cuando aseamos a nuestros gatos debemos comprobar que no haya suciedad que pueda entrar en sus oídos. Si vemos que hay que limpiarlos por la cera acumulada, que suele ser necesario cada dos o tres semanas, nunca utilizaremos los bastoncillos de algodón que solemos utilizar en nosotros mismos. Debes saber que puedes dañar su oído interno con un palo debido a un movimiento brusco, pudiendo incluso romper el tímpano. Entonces, la mejor forma de limpiar el oído es con una gasa esterilizada envuelta alrededor de nuestro dedo y humedecida en solución salina y retirando suavemente la suciedad solo en la zona del pabellón auricular, es decir, solo la suciedad de la zona que vemos. y puede alcanzar.

Existen gotas o limpiadores de oídos, pero debido a que los gatos son muy sensibles a los medicamentos y productos en general, ya sean químicos o naturales, debemos utilizar siempre uno específicamente recetado por nuestro veterinario de confianza y nunca uno que veamos en una tienda de mascotas y creo que está bien usarlo. Sobre todo, nunca debemos utilizar un producto para perros a menos que esté indicado expresamente para gatos, ya que este tipo de sustancias que provocan irritación también son una causa importante de otitis en nuestros gatos. Además, en el caso de los gatos de pelo largo, podemos pedir al veterinario que de vez en cuando les corte los pelos de las orejas para evitar la acumulación de suciedad.

  • Evite que se mojen los oídos: Cuando los bañemos debemos evitar el agua y el jabón. Una forma fácil es con discos de algodón humedecidos en un poco de vaselina, extenderlos dentro de los oídos suavemente para que podamos retirarlo fácilmente. Es muy importante recordar sacar estos discos porque si los dejamos ahí molestarán a nuestra mascota, pero además, si no puedes sacarlos tú mismo, resultarán ser un cuerpo extraño alojado en el oído, pudiendo acaba produciendo otitis. Para eliminar cualquier residuo de vaselina, algodón o si hay agua, utilizar una gasa esterilizada envuelta alrededor de un dedo para retirar y secar. Es muy importante que no entre agua en el oído ni que esté presurizado para evitar la rotura del tímpano, pero si además se humedece el oído debemos asegurarnos de dejar la zona seca y limpia.
  • Revisión veterinaria periódica: Siempre que el veterinario los visita, ya sea por rutina o por algo más específico, debe comprobar el estado de sus oídos de forma más agresiva que como podemos hacerlo nosotros en casa. De esta forma evitaremos que, si tu gato tiene otitis, la cosa se ponga más grave de lo que ya es.
  • Seguir el tratamiento indicado por el veterinario: Si tu gato sufre otitis, el veterinario nos ofrecerá un tratamiento a seguir que será muy importante seguir minuciosamente y, aunque parezca que el problema se ha solucionado, debemos seguir el tratamiento hasta el final. El tratamiento depende del tipo de otitis que tenga, pero principalmente será:
  1. Primero retire el cuerpo extraño, si lo hubiera.
  2. Realizar limpieza y secado del oído.
  3. Asegúrate de conocer la causa para aplicar el tratamiento adecuado:
  • Cuerpo extraño: El veterinario debe retirar el cuerpo extraño para poder realizar las curas de la otitis. Una vez extraído el cuerpo extraño les daréis medicamentos tópicos para curar los oídos que nos habrá recetado nuestro veterinario y se los aplicaremos tal y como nos explican.
  • Bacterias: Se debe realizar una limpieza con agua o suero fisiológico para que el especialista pueda revisar mejor todo el conducto auditivo. En caso de otitis bacteriana le recetará un producto tópico y antibacteriano de oído.
  • Hongos (levadura): En este caso, una vez que el veterinario experto haya determinado que los hongos son la causa, prescribirá un producto fungicida adecuado.
  • Ectoparásitos: Los ácaros son ectoparásitos que causan la otitis más común. El veterinario nos recetará un desparasitante en forma de pipeta para repartir en la zona repartido por la zona y un producto acaricida ótico. También se recetarán medicamentos antiinflamatorios para reducir la hinchazón y el dolor causado por la otitis.

Cuando lo anterior no surta efecto o sólo si el veterinario considera que es la única solución, se procederá a la cirugía.

Debemos saber que cuando se aplica cualquier tipo de gotas para los oídos a un animal, este sacudirá la cabeza para expulsarlas del interior de su cuerpo, lo cual resulta bastante molesto. Pero es muy importante continuar con el tratamiento y dejar que sacudan la cabeza para eliminar la suciedad más fácilmente. Además, aunque la otitis aparentemente se haya curado, debemos finalizar el tratamiento según las indicaciones del especialista y hacer que dure el tiempo que nos haya indicado. Es muy importante alargar el tratamiento una semana más después de que aparentemente haya curado la otitis, para asegurarnos de que la otitis no reaparecerá fácilmente.

  • El cuello isabelino: Seguramente el veterinario nos facilitará uno de estos, como tratamiento de apoyo que tendremos que colocar en el collar o cuello de nuestra mascota, este collar puede parecerles una molestia pero con el tiempo se acostumbrarán. Recuerda que es muy importante que lo lleven puesto, ya que evitará que se rasquen de forma descontrolada y generen más lesiones e incluso evitarán otohematomas no deseados.

Otitis en gatos: ¿Cómo podemos prevenir y tratar la otitis?

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario ni elaborar un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si padece alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a Otitis en gatos te recomendamos visitar nuestra categoría Otros problemas de salud.

Quizás te interese:  Enfermedades Comunes De La Piel De La Nariz Del Perro