¿Por Qué Mi Perro Se Rasca Tanto La Nariz?

Es sabio decir que Los perros ven el mundo a través de su sentido del olfato. y, por ello, su nariz es una de las zonas más expuestas de todo el perro. Ya sea para encontrar restos de comida en el suelo, socializar con otros perros o detectar presas, su hocico está permanentemente en «zonas de conflicto».

Todos los dueños de perros habrán visto como su animal se frota constantemente la zona cercana a su nariz. Por ello, en Experto Animal queremos hacerte un resumen de algunas de las principales razones que explican por qué tu perro se rasca nariz tanto.

También te puede interesar: ¿Por qué mi perro se rasca tanto las orejas?

Alergias a los perros que producen picor en la nariz

Seguramente la llegada de la primavera desencadene este comportamiento en muchos perros alérgicos pero, en otras ocasiones, podría aparecer a lo largo de todo el año. Todo depende de lo que esté provocando la alergia a nuestro perro y, en consecuencia, el rascado intenso.

  • cuando hay un alergia al polen, este comportamiento de rascado puede ir acompañado de estornudos, secreción nasal (rinorrea) y posiblemente inflamación de los párpados y/o conjuntivitis. En ocasiones el perro puede haberse inflamado, ya sea porque ha estado en estrecho contacto con el alérgeno, como un tipo de hierba. En general, la terapia con corticosteroides es necesaria para cortar la picazón intensa, así como para mantenerlos alejados de las áreas de césped, especialmente durante el corte.
  • En el caso de alergia a los ácaros del polvo, también es muy común observar que el perro se rasca mucho la nariz. Aunque los corticoides pueden ser ideales para determinadas ocasiones, no nos quedará más remedio que evitar que nuestro perro entre en contacto con el harina (los ácaros del polvo). Evita alfombras, cojines, mantas, no dejes que se metan debajo de las camas, aspira la casa a diario y limpiar los muebles con paños húmedos tendrá que convertirse en una rutina. En el caso de esta alergia notaremos que nuestro perro no insiste en rascarse la nariz cuando sale de casa, sino cuando regresa.
  • Alergia de contacto. Es cuando nuestro perro es alérgico al material del que está hecho su juguete, comedero o bebedero, seguramente la parte más afectada es su nariz, y el rascado intenso es inevitable. Pueden aparecer enrojecimientos y heridas en la zona del plano nasal. En este caso, además de la típica terapia de la alergia, es fundamental sustituir todo lo que entra en contacto directo con su hocico por materiales lo menos alergénicos posibles como acero inoxidable para los comederos, juguetes sin PVC, etc…
Quizás te interese:  ¿Se Puede Criar Una Madre Perra Con Su Hijo?

Aunque es fácil de controlar, rascarse puede provocar lesiones secundarias, como úlceras corneales y heridas que son susceptibles de infección. SI sospechas que la alergia es el motivo por el que tu perro se rasca mucho la nariz, acude al veterinario lo antes posible.

Enfermedades de la piel

La zona del hocico tiene dos puntos clave: una conexión entre la mucosa oral y la piel de los labios, y la unión entre la mucosa de la trufa y la piel del plano nasal. Estas zonas de transición son un pequeño talón de Aquiles. Estos dos sitios pueden verse afectados por una serie de problemas dermatológicos que afectan especialmente a las uniones mucocutáneas y provocan un intenso picor.

  • Pénfigo y penfigoide. Hay muchas variedades (foliáceas, ampollosas, eritematosas…). Básicamente, este es un problema inmunológico en el que el cuerpo se ataca a sí mismo, algo llamado proceso autoinmune. En otros casos, existe un problema externo que provoca la formación de anticuerpos contra esas zonas de la piel, sin ser un proceso interno, en cuyo caso se denomina proceso inmunomediado. En cualquier caso, notaremos que nuestro perro se rasca con insistencia la zona del hocico, descamación y eritema o formación de ampollas en el plano nasal. A veces las lesiones aparecen de forma muy típica, como en las alas de las mariposas, y con frecuencia un aspecto húmedo si se contamina secundariamente con bacterias. El tratamiento se instaura tras la realización de un diagnóstico diferencial con otras posibles enfermedades. Se basa en inmunosupresores y antibióticos si hay infección secundaria al rascado. Pueden presentarse en forma de ungüentos, pero la costumbre de lamerse suele obligar al uso de terapia sistémica, ya sea por vía oral o inyectable. Evitar el sol en estos casos es muy importante.
  • quemaduras de sol. En capas blancas, la zona de las narices suele quedar especialmente expuesta (pelo escaso y piel siempre de un color rosa intenso). En ocasiones no lo notamos en verano, y se queman con facilidad, provocando un intenso malestar en nuestro perro. Frotarán su hocico contra cualquier superficie o se rascarán de forma desesperada. Es muy importante prevenirlo con emolientes y cremas regeneradoras a base de zinc y vitamina A, por ejemplo, o con Aloe vera .
  • Otras dermatosis faciales que se pueden realizar con rascado de hocico en nuestro perro pueden ser celulitis juvenildolorosa pioderma que afecta a los cachorros y que aunque no provoca picor según da lugar a un dolor que obliga al rascado constante. Dermatofitosislos hongos en el plano nasal pueden estimular el rascado y en ocasiones acné juvenil del mentónque puede causar picor si se contamina secundariamente.
Quizás te interese:  Vitíligo en Perros - Síntomas, Causas Y Tratamiento

No debe olvidarse que el Malassezia pachydermatis La levadura, presente de forma natural en la zona del mentón y la nariz, puede aprovechar cualquier descenso de las defensas para proliferar y provocar un rascado constante.

Orugas y cuerpos extraños

Especialmente en primavera-verano, el hocico de nuestro perro está expuesto casi a diario a decenas de especies de orugas, cuyas vellosidades son más o menos punzantes. En el caso de que nuestro perro olfatee un oruga procesionaria del pinoLas lesiones en la nariz y la lengua pueden ser terribles e incluso provocar necrosis tisular.

Pero existen muchas otras especies de orugas que irritan el hocico de nuestro perro sin más, ya que sus pelos tienen la capacidad de defenderlo de posibles ataques, provocando momentos de picor intenso, estornudos y rascado enérgico sin mayores consecuencias. Vigilar las zonas por las que pasean para detectar su presencia y evitarlas, será fundamental para la prevención.

Él pequeñas espiguillas no sólo penetran en los oídos en verano, dando lugar a esta urgencia común, sino que también pueden alojarse en una de las fosas nasales. Esto hace que de inmediato nuestro perro se frote insistentemente la nariz para intentar expulsarlo.

La presencia de larvas de mosca y otros insectos en la cavidad nasal de los perros (miasis) en las zonas templadas y frías de Europa no es común en algunas zonas tropicales. Sin embargo, su presencia daría lugar a un lógico y frenético rascado de hocico.

Otras causas raras

Aunque las causas anteriores son las más comunes, no son las únicas que nos pueden ayudar a entender por qué los perros se rascan mucho el hocico. Así, si nuestro perro tiene un alteración en los cornetes nasaleso al nivel de sus senos paranasales (cavidades llenas de aire), podemos notar secreciones anormales a través de las fosas nasales, como sangre, o por el rascado continuo.

Quizás te interese:  Glaucoma Felino - Síntomas, Tratamiento Y Prevención

En el caso de neoplasias tan agresivas como los carcinomas, la degeneración del seno puede dar lugar a la deformidad de la cara, en cuyo caso la alteración será más evidente que el rascado. Sin embargo, las molestias que puede ocasionar el rascado de la nariz no siempre aparecen, o lo hacen cuando ya ha aparecido la alteración ósea.

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario o crear un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si sufre alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a ¿Por qué mi perro se rasca tanto la nariz?le recomendamos visitar nuestra categoría Otros problemas de salud.