Vitamina B Para Gatos: Importancia, Dosis Y Efectos Secundarios

Las vitaminas del complejo B desempeñan un papel importante en numerosas funciones corporales y son micronutrientes necesarios en la dieta del gato para mantener su salud y su estado fisiológico normal. En general, los gatos alimentados con una dieta completa y que reciben la cantidad de alimento recomendada diariamente deberían poder absorber todas las vitaminas de este complejo a través de la comida y no deberían necesitar suplementación. En otros casos, conviene ofrecer a los gatos un complemento alimenticio con vitamina B y saber qué alimentos con vitamina B son adecuados para los gatos.

Continúa leyendo este artículo de Wiki Animales para saber más sobre los beneficios de vitamina B para gatoscuáles son los mejores suplementos y cómo saber si tu gato tiene deficiencia de vitamina B.

¿Qué es la vitamina B y cuál es su función?

Las vitaminas del complejo B pertenecen al grupo de vitaminas solubles en agua, es decir, se disuelven en agua y se excretan por la orina, a diferencia de las vitaminas liposolubles, que pueden provocar intoxicaciones al acumularse en el organismo al no poder disolverse en líquidos. En general, las vitaminas B participan en el sistema inmunológico, el cerebro, el metabolismo de grasas y proteínas, la visión, la apariencia, el crecimiento y desarrollo del cabello, el embarazo y la lactancia, y el manejo del estrés.

El complejo de vitamina B contiene las siguientes vitaminas:

  • Vitamina B1 o tiamina: interviene en las funciones del sistema nervioso y aumenta el apetito.
  • Vitamina B2 o riboflavina: es importante para el buen funcionamiento de la visión y para el aspecto saludable del pelaje del gato.
  • Vitamina B3 o niacina: también mejora el apetito y facilita la digestión.
  • Vitamina B5 o ácido pantoténico: ayuda en el metabolismo de las grasas.
  • Vitamina B6 o piridoxina: es una vitamina indispensable para el metabolismo de las proteínas.
  • Vitamina B8 o biotina: contribuye al aspecto del cabello y facilita el metabolismo de grasas, carbohidratos y proteínas.
  • Vitamina B9 o ácido fólico: previene malformaciones fetales, siendo esencial durante el embarazo y en la formación de nuevas células.
  • Vitamina B12 o cobalamina: participa en la formación de células sanguíneas, como los glóbulos rojos o los eritrocitos.

¿Qué hace la vitamina B en los gatos?

Las vitaminas del complejo B, como ya hemos comentado, intervienen en numerosas funciones vitales y el mantenimiento de las estructuras corporales de nuestros gatos.

Además, las vitaminas tiamina (B1), piridoxina (B6), ácido fólico (B9) y cobalamina (B12), en particular, son esenciales para buena función cognitiva y desarrollo neurológico del gato. Los gatos dependen de estas enzimas para convertir la homocisteína en otras sustancias útiles para el organismo. Si el gato tuviera deficiencia de estas vitaminas, la homocisteína se acumularía en la sangre, lo que podría provocar problemas cardiovasculares o deterioro cognitivo.

Además, los gatos necesitan vitamina B por las siguientes razones:

  • Están involucrados en la diferenciación celular.
  • Estimulan el metabolismo.
  • Son importantes para la piel y el cabello.
  • Estimulan el sistema inmunológico.
  • Están involucrados en la bioquímica del sistema nervioso.
  • Ayudan a combatir el estrés.

Para asegurarse de que su gato reciba la mejor nutrición, lea este artículo sobre la mejor dieta para gatos.

Deficiencia de vitamina B en gatos

Si bien es poco probable que los gatos alimentados con las proporciones y cantidades diarias correctas de comida para gatos experimenten una deficiencia de vitaminas del complejo B, aquellos con desordenes digestivos o el anciano pueden ser afectados. Si un gato tiene malabsorción en el tracto digestivo, no absorberá nutrientes esenciales como estas vitaminas. Esto es especialmente cierto en el caso de la vitamina B12, cuya absorción depende del buen funcionamiento del páncreas y de la mucosa del intestino delgado. La vida media de una vitamina se acorta de 13 a 5 días en afecciones como pancreatitis, colangiohepatitis y linfoma intestinal (enfermedad inflamatoria intestinal, pancreatitis o colangitis).

Estudios recientes han demostrado que los gatos mayores (especialmente las hembras) no retienen tanta cantidad de esta vitamina independientemente de su dieta. Por este motivo, se recomienda la suplementación con vitamina B12 para todos los gatos con enfermedades gastrointestinales o cuando los niveles de vitamina B12 son inferiores a 300 ng/L.

Dosis de vitamina B para gatos.

En los suplementos dietéticos, la dosis de estas vitaminas Depende del fabricante y de la forma farmacéutica.. Están disponibles en forma de pastillas o tabletas, pero también en forma de pastas o inyectables. La dosis depende de las necesidades individuales de cada gato. Se pueden complementar todas las vitaminas del complejo B o solo algunas de ellas, aunque la suplementación con vitamina B12 o cobalamina sola es especialmente común en gatos con problemas digestivos o en gatos mayores. Nunca ofrezcas a tu gato suplementos que contengan estas vitaminas y que estén destinados a humanos, y siempre busca consejo veterinario antes de darle a tu gato cualquier tipo de suplemento.

Para la nutrición con vitamina B depende de la alimentación que le des a tu gato, ya que no es lo mismo que a una dieta basada mayoritariamente en pienso seco, a comida húmeda o a una dieta 100% casera le añadas comida natural. Cualquier tipo de suplemento vitamínico sólo debe añadirse previa consulta con un veterinario especialista en nutrición.

¿Cómo darle vitamina B a un gato?

La dosis de vitamina B que le das a tu gato depende de la presentación del producto y de las necesidades del gato: uno o dos comprimidos, una cantidad determinada de pasta o inyecciones. Los complejos vitamínicos se disuelven en agua, por lo que deben administrarse diariamente para evitar su acumulación en el organismo del gato.

Para los gatos con deterioro cognitivo, puede optar por un suplemento de vitamina B que también contenga L-carnitina y L-triptófano, que favorecen la comunicación y el metabolismo de las células cerebrales y las neuronas.

Alimentos con vitamina B para gatos

También podemos ofrecer a nuestros gatos alimentos naturales que contengan altos niveles de vitamina B en determinadas ocasiones y siempre como complemento a su dieta habitual. Estos alimentos incluyen:

  • Carnes de órganos animales como hígado y riñón.
  • Cerdo
  • Carne de pollo o pavo
  • Carne de conejo
  • sardinas
  • Salmón
  • Atún
  • Huevos

Si nuestro gato sigue una dieta casera no supone ningún problema incluir estos alimentos, ya que la proteína animal debe suponer el 80-90% de la dieta diaria, ya que el gato es un carnívoro estricto. Por supuesto, también recomendamos consultar a un veterinario especializado en nutrición felina para evitar carencias nutricionales.

Otros alimentos como los frutos secos, las verduras, la levadura de cerveza, los cereales y los productos lácteos también son fuentes importantes de estas vitaminas. Sin embargo, dado que los gatos son carnívoros, estos alimentos no deben ofrecerse regularmente o en grandes cantidades a los gatos pequeños para evitar intoxicaciones. Las verduras, por ejemplo, no deben superar el 5-10% del total de la dieta diaria.

Asegúrese de leer este artículo antes de darle a su gato frutas o verduras para saber cuáles pueden ser perjudiciales para su gato: Frutas y verduras que los gatos no deben comer.

Efectos secundarios de la vitamina B para gatos

Las vitaminas B generalmente son seguras porque no se acumulan en el cuerpo y por lo tanto tienen poco efecto tóxico. Sin embargo, dosis altas o prolongadas de piridoxina o vitamina B6 pueden provocar debilidad muscular y falta de coordinación.

Otra situación que puede provocar efectos secundarios es administración intravenosa rápida de estas vitaminas, lo que puede provocar vómitos, malestar o náuseas. Las reacciones alérgicas son raras, pero pueden ocurrir.

Si quieres leer artículos similares a Vitamina B para gatos: importancia, dosis y efectos secundarios te recomendamos visitar nuestra categoría de Dietas saludables.

Bibliografía
  • Caso LP, DP Carey. (2001). Nutrición Canina y Felina . Ediciones Harcourt, SA

Quizás te interese:  ¿Qué Verduras Son Seguras Para Los Conejos?