Características De La Raza, Temperamento Y Más

Aunque el Chin japonés es pequeño, pesa entre siete y once libras, su presencia tiene un peso tremendo. Los Chin gobiernan a sus familias con gentileza y se dejan amar y apreciar. Recompensan a sus súbditos con una compañía tranquila y una disposición alegre. Una vez colocado en los palacios imperiales, el Chin japonés se consideraba más valioso que el oro.

Criado únicamente como compañero, el Chin requiere una interacción respetuosa. Cualquier dureza lo apagará. Los chin son reservados con los extraños pero cariñosos con las personas que tienen la suerte de ser considerados suyos.

El porte imperioso del Chin le ha valido una reputación casi felina. El noble de raza japonesa, incluso su pelaje sedoso con su distintiva melena y cola emplumada, lo diferenciaban de la multitud. Aunque su apariencia parece requerir mucho mantenimiento, es sorprendentemente fácil mantenerlo en buena forma. Es un gran compañero de apartamento.

Historia de la raza

La historia del Chin japonés es materia de especulación y puede que no refleje un origen puramente japonés. Si bien la nobleza japonesa hizo de la raza lo que conocemos hoy, existen múltiples teorías razonables sobre qué razas y circunstancias produjeron esta raza. Estudios recientes muestran que muchas razas europeas y americanas modernas estaban más influenciadas por las razas del sudeste asiático de lo que se creía anteriormente. Descendían directamente de perros importados de Asia desde el comercio de la seda.

Perros pequeños acompañaban a los viajeros a lo largo de la Ruta de la Seda. Es probable que los perros fueran tanto compañeros de viaje como mercancías en la ruta comercial. Algunos de estos viajeros de la Ruta de la Seda se convirtieron en mascotas de los monjes budistas que continuaron desarrollando razas en sus monasterios. Los monjes crearon razas como el perro de aguas tibetano, que algunos sugieren que puede pertenecer al linaje de los Chin. Regalaron estos perros a dignatarios notables, lo que puso al Chin en una compañía única.

En siglos posteriores, las rutas marítimas cambiaron la forma en que los comerciantes del mundo occidental transportaban mercancías. Cuando los comerciantes llegaban a una comunidad, traían obsequios para ganarse el favor de la nobleza local. En estas transacciones a menudo se regalaban razas occidentales de perros falderos. Cuando estos nuevos perros falderos se cruzaron con los perros tipo pai existentes con raíces en la Ruta de la Seda, tipos de razas específicas comenzaron a solidificarse. La cría selectiva adicional reflejó las preferencias de los hogares que realizaban la cría. El pequinés, el spaniel tibetano, el shih tzu y el chin japonés fueron razas creadas de esta manera.

Algunos creen que el pequinés y el chin japonés eran la misma raza, y que el chin se parece más al perro original. En el arte de la región de los siglos XVII al XX, estos tipos de razas de pelo largo y cuerpo bajo comenzaron a desarrollarse. Dos tipos se destacaron particularmente y probablemente se convirtieron en el Chin japonés moderno.

Temperamento

barbilla japonesa
El Chin a menudo se describe como de comportamiento felino.

Es difícil expresar con palabras el temperamento del japonés Chin, pero decirlo se permite estar a tu cargo porque te considera digno puede ser apropiado. Innegablemente aristocrático, este cachorro de espíritu brillante puede tener una mirada de perpetua sorpresa en las esquinas blancas de sus grandes ojos oscuros. Aun así, es tranquilo y generoso con su familia.

A los chins les gusta estar en lugares altos y se pueden encontrar en lugares inesperados, como en el respaldo de una silla. Se aburren rápidamente y pueden ser quisquillosos con la comida. Si tiene que salir de casa durante períodos prolongados del día, es posible que el Chin no se adapte bien a su estilo de vida. Son propensos a la ansiedad por separación.

Quizás te interese:  ¿Cuánto Tiempo Viven Los Golden Retrievers?

Algo distante con los extraños pero afectuoso con la familia, Chin se asegura de que su gente sepa que tienen suerte de tenerlo. Entre los mejores perros de juguete para personas mayores, su temperamento gentil y su cuerpo frágil los hacen menos adecuados para los niños, quienes sin darse cuenta pueden lastimarlos con juegos bruscos.

Tamaño y apariencia

Tres Chin japoneses sentados en el sofá
La elegante apariencia del Chin lo ha convertido en el favorito de la nobleza en múltiples continentes.

Pequeño pero bien equilibrado y con una postura cuadrada, este perrito de constitución sólida no es tosco. Su distintiva cabeza ancha, ojos muy separados y hocico corto colocan su expresión en una categoría similar a la de otros perros como el pequinés y el Shih Tzu. El andar del Chin es expresivo y elegante. Se mueve bien con las patas delanteras y traseras correctas y es ligero con sus dedos emplumados en forma de liebre.

Abrigos y colores

Tres colores de Chin japonés sentado en una canasta con fondo de terciopelo rojo
El abrigo del Chin es tan aristocrático como su actitud.

Su abundante pelaje es sedoso pero tiene volumen para resaltar de su cuerpo, especialmente alrededor del cuello, hombros y pecho, formando una espesa gorguera. Su cola emplumada es alta y se arquea sobre la espalda. Las plumas decoran la parte posterior de sus patas, y sus patas traseras lucen «culottes» que se extienden desde la grupa. El pelaje de un Chin necesita tiempo para desarrollarse completamente y no tendrá el característico pelaje lujoso de un adulto hasta que tenga más de un año. Esterilizar o castrar a tu mascota hace que este pelaje sea más grueso.

El mentón puede ser blanco y negro, rojo y blanco o blanco y negro con puntos color canela, que incluyen manchas rojas o color canela sobre cada ojo, dentro de la oreja y en ambas mejillas. Cuando se usa para describir el mentón, el rojo se compone de todos los tonos de rojo, naranja y limón. Sable, cualquiera de estos rojos superpuestos o mezclados con negro, también se incluye en esta amplia descripción del rojo. Es preferible una llama y un hocico blancos simétricos a una cara y una cabeza de color sólido.

Condiciones de vida

Chin japonés sentado afuera con la mano de una persona tratando de entrenar al perro
Es mejor mantener los Chin japoneses en el interior la mayor parte del tiempo. Pero son relativamente activos y disfrutan de un jardín vallado.

Al sacar a pasear a un Chin, tenga cuidado con los perros más grandes que podrían ser agresivos con él. Debido a que son tercos, mantenga su barbilla bien sujeta durante los paseos para protegerlos del peligro. Un paseo todos los días le ayudará a mantenerse en forma y saludable.

Capacitación

Chin japonés en una exposición canina con entrenador sobre una mesa
Esta raza es una compañera excepcional.

Aunque a Chins se le puede entrenar para la agilidad, la obediencia y otras actividades de rendimiento, su propósito original era ser un compañero y sobresale en eso. Generalmente agradable y menos ruidoso que otras razas de juguetes, el Chin puede estropearse si no se corrige con suavidad pero con firmeza su comportamiento inapropiado.

Salud

Japonés Chin enfermo tendido sobre una manta de piel blanca
El síndrome braquicefálico afecta a perros con narices cortas, incluida esta raza.

Los chins tienen algunos trastornos prevalentes en la raza y tienen la típica intolerancia al calor de la raza braquicéfala y posibles problemas respiratorios. Debido a que sus narices son más cortas que las de un perro con bozal típico, su paladar blando cuelga de sus vías respiratorias. Sus fosas nasales pueden ser pequeñas y su tráquea estrecha. La respiración restringida hace que estos perros respiren ruidosamente, ronquen, sean intolerantes al ejercicio y puedan necesitar corrección quirúrgica.

Cataratas

Los chinos japoneses son propensos a sufrir cataratas. Las cataratas ocurren en perros jóvenes y mayores, pero la causa suele ser genética en los animales jóvenes. El cristalino del ojo debe ser transparente para permitir que la luz pase a la retina. Estas opacidades, o áreas de nubosidad, en el ojo son causadas por proteínas que se agrupan y crean lugares por donde la luz no puede pasar adecuadamente.

Quizás te interese:  Pelo Largo, Pelo Corto Y Más

Las cataratas pueden provocar dolor y pérdida de la visión, pero se pueden tratar con cirugía. Para que la cirugía tenga mayores posibilidades de éxito, debe realizarse antes de que las cataratas hayan madurado y puedan causar daños irreversibles. El cristalino se degenera y pueden ocurrir condiciones secundarias que requieran la extracción del ojo. Cuanto antes se realice la cirugía, mejor. Las tasas de éxito quirúrgico pueden alcanzar entre el 80% y el 90% si la afección se detecta en sus primeras etapas.

Epilepsia

La epilepsia idiopática, es decir, convulsiones sin una causa obvia, es relativamente común en los perros. La epilepsia no se puede curar, pero existen formas de disminuir la frecuencia y gravedad de los ataques. Los fármacos antiepilépticos logran estos objetivos en aproximadamente entre el 15% y el 30% de los perros. Recientemente, los investigadores han estado investigando el papel de la dieta en la mitigación de las convulsiones. Los cambios en qué y cuándo come un perro pueden cambiar la eficacia de los medicamentos, y cambiar a una dieta rica en triglicéridos de cadenas múltiples (MCT) muestra resultados prometedores al hacer que las convulsiones sean menos frecuentes y menos graves.

Soplos cardíacos

A medida que los chinos japoneses envejecen, a menudo desarrollan un soplo cardíaco debido a que la válvula cardíaca mitral se debilita o se engrosa. Cuando esto ocurre, la sangre regresa alrededor de la válvula y el corazón no puede bombear sangre de manera efectiva y se sobrecarga. La insuficiencia cardíaca es la principal causa de muerte en los Chin mayores. Algunos medicamentos pueden prolongar la vida con enfermedades cardíacas; El cuidado dental adecuado y la suplementación con ácidos grasos pueden ayudar a su Chin a evitarlo.

Rótulas Luxadas

Si su perro sostiene una cierva durante unos pasos mientras corre pero luego vuelve a usarla normalmente, es posible que esté experimentando una rótula dislocada o una luxación rotuliana. La luxación rotuliana suele ser una condición genética que afecta a razas pequeñas. Esta afección puede provocar rigidez y artritis en el futuro, y el tratamiento varía según la gravedad de la enfermedad. Si bien los casos leves de luxación rotuliana pueden tratarse con AINE para aliviar el malestar, los casos graves generalmente requieren intervención quirúrgica.

Enfermedad de Tay-Sachs

Los Chin japoneses pueden sufrir una condición genética análoga a la enfermedad de Tay-Sachs en las personas. Sufren de gangliosidosis GM2, una enfermedad mortal por almacenamiento liposomal causada por una deficiencia enzimática. Los perros afectados pueden mostrar embotamiento mental progresivo y ataxia. Aunque parecen normales cuando son jóvenes, los perros eventualmente tienen suficiente daño en las moléculas complejas llamadas gangliósidos que ayudan a las células cerebrales a comunicarse entre sí para mostrar síntomas reveladores.

Alrededor del año o año y medio de edad, los perros afectados pueden comenzar a mostrar signos de deterioro cognitivo. Con el tiempo, desarrollan un paso de ganso, falta de equilibrio y pueden sacudir la cabeza al comer. Se vuelven menos conscientes de su entorno hasta que su veterinario finalmente recomiende la eutanasia. La Fundación Ortopédica para Animales (OFA) puede realizar pruebas para detectar este gen. Los criadores deben examinar a todos los animales reproductores y tener cuidado de no criar dos animales con el gen dañado. Los cachorros pueden ser examinados tan pronto como cuatro semanas después del nacimiento.

Quizás te interese:  Aki-poo

Nutrición

Chin japonés tratando de conseguir un trozo de comida en la mano sobre un fondo amarillo
La condición corporal de tu perro será la mejor guía a la hora de alimentar a tu Chin.

El adulto promedio comerá apenas entre un cuarto y media taza de croquetas secas de alta calidad por día, divididas en dos tomas. La cantidad dependerá de su peso, edad y nivel de actividad. Considere una croqueta hecha específicamente para razas toy, que será manejable para su pequeño mordisco.

Elija una fórmula de alta calidad que se adapte a la edad de su cachorro. Aliméntelo de acuerdo con la tabla de peso de su marca de alimentos y controle su condición corporal para ajustar su ingesta según sea necesario. Los mentones pueden ser propensos a ganar peso, así que limite las golosinas según sea necesario. Una croqueta de alta calidad que incluye proteína de carne, fibra, carbohidratos saludables, ácidos grasos omega-3, vitaminas y minerales satisfará las necesidades nutricionales de su Chin japonés sin suplementos adicionales que agreguen calorías.

Aseo

Chin japonés parado afuera con pelaje que necesita arreglo
Aunque el Chin parece una raza que requiere mucho mantenimiento, su pelaje se puede lavar y usar.

Su pelaje es sedoso y exuberante, pero más fácil de peinar de lo que uno podría pensar a simple vista. A los mentones les va bien cepillarlos con un cepillo de púas dos veces por semana y bañarlos una vez cada uno o dos meses con un champú apto para mascotas y un enjuague en crema.

Costos de criadores y cachorros

Cachorro Chin japonés debajo de una manta
Asegúrese de que el criador que elija respalde la salud de sus perros.

Busque un criador de buena reputación que evalúe a los animales reproductores para detectar enfermedades genéticamente relacionadas, especialmente la gangliosidosis GM2. Un cachorro con una copia del gen estará sano, pero un cachorro con dos copias sufrirá la enfermedad. Puede esperar pagar entre $ 1200 y $ 2000 por un Chin japonés de un criador.

Rescates y refugios

Rescate japonés de Chin con persona sosteniendo la cabeza de un perro
Aunque los chin japoneses son adorables, no son aptos para todas las familias.

Los Chin pueden estar siendo rescatados porque sus familias anteriores no entendían la delicadeza de la raza o no podían quedarse en casa tanto tiempo como sus Chin requerían. Asegúrese de considerar la adopción de un Chin japonés. Un cachorro solitario podría estar esperando su hogar definitivo en un refugio cerca de usted.

Como beneficio adicional, adoptar un perro es menos costoso que comprarlo a un criador. A medida que tu nuevo mejor amigo se adapta, préstale mucha atención. Sáquelo con una correa segura y permítale disfrutar del aire libre de manera segura, ya que los Chins pueden ser un poco tercos. El ejercicio adecuado evitará que se aburra y se ponga ansioso. Puede comenzar su búsqueda con una organización como The Japanese Chin Rescue.

Como mascotas familiares

En general, esta raza es:

  • Inteligente y entrenable.
  • Juguetón pero delicado.
  • Apto para personas mayores.
  • Es más fácil de cuidar que la mayoría de los perros toy de pelo largo.
  • Muy adecuado para vivir en un apartamento.
  • Propenso a roncar y al agotamiento por calor.
  • Regio y gracioso.

Pensamientos finales

Si tiene un hogar tranquilo y apacible que necesita un imperial pequeño y regio, considere el Chin japonés. Tu nuevo compañero gobernará tu hogar con generosidad, gracia y elegancia. Bellamente vestido pero fácil de cuidar, el Chin es un encantador compañero para los adultos mayores que buscan un cachorro de interior. Aprecian el tiempo de abrazos y un lugar en el respaldo del sofá donde puedan inspeccionar su dominio desde arriba, y su pequeño tamaño y su comportamiento tranquilo los convierten en compañeros de viaje ideales.