¿Por Qué Mi Gato Ya No Duerme Conmigo?

Si bien habrá coherencia general, la mayoría de los gatos tendrán una naturaleza algo caprichosa. A veces querrán preservar su espacio personal y tener algunos momentos a solas. Otras veces parecerán desesperados por tener compañía. Siempre que tengas una buena relación con tu gato y un fuerte vínculo de confianza, él querrá pasar tiempo contigo, incluso si sus tipos preferidos de interacción difieren. Para algunos, los mejores momentos que pueden compartir con su tutor son durmiendo encima de ellos durante largos períodos. Puede ser una de las experiencias más acogedoras que tienen los tutores con sus gatos.

Cuando un gato deja de repente este comportamiento, puede resultar desconcertante. Puede hacer que un tutor se pregunte si ha hecho algo mal. Es por ello que Experto Animal pregunta ¿Por qué mi gato ya no duerme conmigo? Respondiendo a la pregunta, podemos ayudar a construir un mejor vínculo con nuestro gato.

¿Por qué mi gato se acuesta encima de mí?

Cuando los gatos tienen una relación sólida con su tutor, querrán pasar tiempo juntos. Esto no significa necesariamente que quieran yacía encima de ellos, pero la proximidad física es importante tanto emocional como prácticamente. Si a tu gato le gusta dormir a tu lado o encima de ti, probablemente será por uno o más de los siguientes motivos:

  • Calor: cuando los gatitos están en una camada, todos dormirán juntos en una acogedora bola de pelusa. Lo mismo ocurre con la mayoría de los gatos adultos cuando conviven y tienen una buena relación. Esto se debe en parte a que los otros gatos brindan comodidad y calor para descansar juntos. Cuando un gato duerme encima o al lado de su tutor, muchas veces es por este mismo motivo.
  • Seguridad: el calor no es la única razón por la que a los gatos les gusta dormir cerca de los demás. En la naturaleza, los gatos duermen juntos como forma de protección. Tendrán más posibilidades de defenderse colectivamente de un depredador. Aunque los gatos domésticos pueden no tener la misma preocupación por los depredadores, estar junto a un guardián de confianza les ofrecerá seguridad cuando cualquier cosa en su entorno se perciba como amenazante.
  • Territorialidad: otra razón por la que un gato duerme contigo es por el sentido de propiedad. Si bien entienden la dinámica de la relación, tú eres su principal punto de referencia y dormir encima de ti es una forma de expresarlo. Cuando hay otro gato, animal o incluso una persona cerca, el gato puede acostarse encima de usted para mostrarles a los demás que no se debe alterar su relación.
  • Amor y afecto: una de las principales razones por las que los gatos duermen contigo es simplemente porque te aman. Quieren estar cerca de ti cuando estás cerca. Por mucho que disfrutemos acariciando a un gato que está en nuestro regazo, el cariño que recibe es igualmente importante.

Quizás te interese:  ¿Cómo Se Aparean Y Se Reproducen Los Loros? – El Proceso Reproductivo De Los Loros

Como podemos ver, una vez al buen vínculo ha sido falsificado, un gato querrá dormir cerca o encima de su tutor. Esto implica que un gato que no quiere hacerlo tiene un problema con este vínculo. Si bien esto es posible, no siempre es así. Obtenga más información en nuestras próximas secciones sobre ¿por qué mi gato ya no duerme conmigo?

Preferencia personal

Todos los gatos tienen sus propias personalidades y preferencias. Es importante saber que a algunos gatos simplemente no les gusta acostarse encima de una persona. Esto puede deberse a una falta de seguridad física. Nuestros cuerpos están en constante cambio y es posible que el gato no disfrute de la posibilidad de ser desplazado rápidamente cuando nos levantamos. Puede resultar precario para el gato tumbarse encima de su tutor.

Otro factor importante es su nivel de independencia. Si bien podemos pensar que no querer pasar tiempo durmiendo cerca de nosotros es señal de una mala relación, es posible que ellos simplemente prefieran estar un poco más distantes. Este es particularmente el caso de los gatos adoptados cuando eran adultos o aquellos que han sufrido traumas, abuso o negligencia. No significa necesariamente que tengan una mala calidad de vida, pero simplemente no son los felinos más cariñosos.

El hecho de que un gato no duerma encima de ti no significa que no te ame y respete a su manera. Los gatos tienen su propia personalidad, pero también criaturas de rutina. Por este motivo, no es habitual que un gato ya no quiera dormir contigo cuando antes lo hacía. En estos casos, lo más probable es que el motivo se deba a algún cambio en su entorno o circunstancia.

Aunque tu gato no duerma encima de ti, no significa que no te quiera. Lea nuestro artículo relacionado para conocer las formas más comunes en que los gatos muestran afecto.

mala relacion

Aunque no querer acostarse contigo no significa que no te quieran, detener repentinamente este comportamiento puede significar que la relación ha cambiado. Esto contrasta con nunca tener una relación sólida.

Ya sea un gatito o un adulto, adoptar un gato requerirá un período de adaptación. El felino necesitará conocer su entorno y socializar con los del hogar. El período de socialización más importante para los gatos ocurre entre 2 a 8 semanas de edad, pero los gatos adultos también pueden aprender a socializar hasta cierto punto. Si ha tenido una socialización deficiente, probablemente significará que le tomará algún tiempo poder dormir cómodamente contigo. Algunos gatos nunca lo harán.

Quizás te interese:  Tipos De Armadillos

Algunos gatos son perfectamente capaces de dormir a nuestro lado, pero nuestra relación impide que esto suceda. Aunque queremos ganarnos su confianza, seremos obstaculizando inconscientemente el proceso. Uno de los más importantes es ignorar su comunicación.

Quizás la forma más efectiva de evitar que tu gato duerma contigo es obligarlo a hacerlo. Podemos pensar que estamos siendo cariñosos y alentadores cuando levantamos a nuestro gato y lo colocamos en nuestro regazo. En realidad, el gato puede sentirse asustado y confinado. Si intentamos mantenerlos en su lugar, esto empeorar las cosas. Si lo hacemos consistentemente, puede significar que nuestra relación nunca llegue a ser estrecha.

Si quieres forjar una relación sólida y ganarte la confianza de tu gato, es muy importante que prestes atención a lo que intenta decir. Si maúllan, echan las orejas hacia atrás y mueven la cola de lado a lado cuando los levantas, están intentando decirte que dejes de hacerlo. Si el gato te araña y muerdeno pueden ser más claros.

En lugar de eso, debes dejar que el gato se acerque a ti. Puedes atraerlos con una manta suave e incluso con una golosina, pero permanece Pasivo y ten paciencia.. Si tu gato se va a acostar encima de ti, lo hará en su propio tiempo y en sus propios términos.

Estrés

Nuestro comportamiento hacia un gato puede estresarlo y dañar nuestra relación, pero no es la única razón por la que no querrán volver a dormir con nosotros. El estrés en los gatos puede tener muchas causas, y no todas son fáciles de determinar. Si hay algo en su entorno que les causa estrés, provocará diversos cambios de comportamiento. Algunos pueden dormir más sobre nosotros porque quieren seguridad, pero otros dejarán de hacerlo debido al estrés.

No existe una respuesta predeterminada al motivo por el cual su gato está estresado. Necesitamos conocer la personalidad de nuestro gato y observar sus circunstancias para ver qué ha cambiado. Sin embargo, los siguientes son Razones comunes por las que un gato está tan estresado dejan de dormir con nosotros:

  • Cambios en la dieta
  • Mudarse de casa
  • Problemas de salud
  • Deficiencias nutricionales
  • Problemas de socialización
  • Llegada de un nuevo miembro a la familia
  • Pobre enriquecimiento ambiental
  • Estimulación física o mental insuficiente.

Dado que los gatos son animales de rutina, cualquier cambiar a su rutina puede ser un factor estresante. Puede que ni siquiera pensemos que algunos cambios afectarían a un gato, pero pueden hacerlo. Cambiar los muebles de una habitación es un ejemplo. Depende de nosotros determinar la causa y encontrar formas de ayudar al gato a sentirse tranquilo.

Quizás te interese:  ¿Cómo Se Reproducen Los Gorilas?

No te reconocen

Los cambios en la rutina de nuestro gato pueden ser más personales de lo que creemos. El sentido del olfato de un gato es importante por varias razones. Uno de ellos es determinar quiénes somos. Si nosotros cambiar nuestro olor de alguna manera, puede provocar que el gato se confunda. Si usamos una fragancia nueva, usamos ropa de otra persona o incluso pasamos tiempo con otro gato, puede hacer que el gato piense que algo anda mal. Es posible que incluso se nieguen a acostarse contigo debido a su confusión.

En la mayoría de los casos, esto sólo sucederá temporalmente. Ya sea una vez que volvamos a nuestro antiguo olor o una vez que el gato se acostumbre a nosotros, debería recuperar su sensación de seguridad. De hecho, un cambio en nuestro olfato puede hacer que un gato sea aún más cariñoso. Que un gato se frote contra tus piernas o incluso te dé un cabezazo en la cara son formas de impregnarte con sus feromonas. De esta manera, te marcarán para ellos y para los demás como alguien en quien confían.

¿Por qué mi gato ya no duerme conmigo?  - No te reconocen

Están enfermos o con dolor.

Aunque no es la razón más común, es posible que un gato no duerma contigo debido a una dolencia fisica. Si el gato tiene alguna infección, enfermedad sistémica o similar, puede perder energía y no querer ni siquiera hacer el esfuerzo de subirse a nuestro regazo. Es posible que su cuerpo se esté apagando y reducirán considerablemente su movimiento.

También es posible que el gato haya sufrido una lesión o una enfermedad que causa mucho dolor. En estos casos, dormir sobre nosotros puede resultar una posición incómoda que empeora el dolor que sienten. Podríamos ver esto si intentamos tocarles en un lugar concreto y el gato nos muerde o araña. Este es especialmente el caso si el gato anteriormente disfrutaba durmiendo con nosotros, pero ahora de repente se ha puesto a la defensiva y/o agresivo.

Cuando sospechamos que nuestro gato tiene algún tipo de problema de salud física, debemos llevarlo al veterinario. Examinarán al gato y realizarán pruebas de diagnóstico para determinar la causa. Por ejemplo, si sospechan que el gato tiene dolor abdominal, pueden utilizar una radiografía o una ecografía para diagnosticar el problema.

Una vez que el gato haya sido tratado, deberá regresar a la normalidad. Esto puede incluir dormir contigo o acostarte encima de ti.

Si quieres leer artículos similares a ¿Por qué mi gato ya no duerme conmigo? te recomendamos visitar nuestra categoría Datos sobre el reino animal.