Cosas Que Los Gatos Odian Y Que Hacen Los Humanos

Los gatos son excelentes compañeros que nos tratarán con amor y cariño, pero sólo si hacemos lo mismo por ellos. Esto significa que debemos hacer todo lo posible para hazlos felices. También significa que debemos evitar las cosas que los hacen infelices. Desafortunadamente, incluso para los amantes de los gatos, hay algunas cosas que los humanos les hacen a los gatos y ni siquiera somos conscientes de que odian.

Como cuidadores, debemos comprender a nuestros gatos. Por este motivo, Experto Animal desvela 15 cosas que los gatos odian y que hacen los humanos. Te mostramos qué evitar para que nuestro gato tenga las mayores posibilidades de tener una vida más feliz.

1. No respetar las libertades básicas del bienestar animal

Adoptar un gato en casa requiere grandes responsabilidad. Lo básico de esta responsabilidad es algo que debemos comprender antes de incorporar cualquier animal a nuestra familia. Es fundamental para asegurar el bienestar de nuestros animales de compañía y no es algo que deba tomarse a la ligera.

Si bien el alcance de nuestra responsabilidad sólo se conocerá realmente a medida que desarrollemos nuestra relación con un animal, el lo esencial puede entenderse bien. Por eso compartimos las cinco libertades del bienestar animal. Los animales deben ser:

  1. Libres de sed, hambre y desnutrición.
  2. Libre de molestias.
  3. Libre de dolor y enfermedad.
  4. Libre de expresarse.
  5. Libre de miedo y estrés.

2. No los lleves al veterinario

Independientemente de si tu gato parece sano o si observas signos de enfermedad, debemos llevarlo al veterinario para controles periódicos. Esto se debe a que muchas enfermedades en los gatos pueden desarrollarse durante mucho tiempo sin presentar síntomas evidentes. Un veterinario profesional puede detectar muchos problemas de salud potenciales en un gato que fácilmente podemos pasar por alto.

Generalmente, los gatos deben ser llevados al veterinario para un chequeo al menos una vez al año una vez que sean gatos adultos. Los gatitos tendrán un horario que les dará un veterinario para los controles de desarrollo. Una vez que un gato alcanza una edad avanzada, es probable que necesite controles más regulares, generalmente cada 6 meses.

En caso de una indicación clara de un repentino cambio en el comportamiento de un gato o bienestar, es probable que algo esté mal. En estos casos, debemos llevar al gato al veterinario inmediatamente. Aplazar el diagnóstico puede perjudicar gravemente el pronóstico. Los gatos son buenos para ocultar el dolor, por lo que si vemos síntomas de dolor en los gatos, normalmente significa que es agudo.

3. Castigarlos o regañarlos

Hay muchas situaciones que pueden causar frustración cuando un gato vive con nosotros, especialmente en los primeros días. Esto puede hacer que perdamos la paciencia e incluso le gritemos a nuestro gato cuando hace algo que percibimos como incorrecto. Sin embargo, hacerlo es increíblemente contraproducente, especialmente si los castigamos después de haber cometido la mala acción percibida. Esto se debe a que el gato no podrá conectar causa y consecuencia.

Los castigos y los gritos regulares harán que el gato perder la confianza con su humano. Con el tiempo, se desarrollarán problemas de conducta y será muy difícil reparar nuestro vínculo.

4. No prestar suficiente atención

Aunque parezca una obviedad, otro de los errores que solemos cometer los humanos con los gatos es no pasar suficiente tiempo con ellos. Asumir la responsabilidad de un gato significa algo más que satisfacer sus necesidades básicas de cuidado en términos de comida y otras provisiones prácticas. Aunque los gatos son algo independiente, en realidad son animales sociales. Ambos necesitan pasar tiempo con los demás y también recibir un estímulo cognitivo positivo.

Quizás te interese:  ¿Cómo Cuidar Un Pato?

Por todo lo anterior, es necesario que le dediquemos a nuestro gato un tiempo diario en el que podamos jugar con él o mimarlo. Pasar tiempo con nuestro gato y jugar juegos que mejoren su Bienestar mental son factores importantes en las necesidades de cuidado básico de un gato.

Si crees que tu gato puede estar subestimulado, puedes ver nuestro vídeo sobre los síntomas de un gato aburrido a continuación:

5. No respetar sus límites

Uno de los problemas más comunes en el relaciones que tenemos con los gatos proviene de un malentendido. La comunicación que tenemos con un gato se basa principalmente en gestos faciales y lenguaje corporal. Esto lo podemos ver en los tutores que son excesivamente cariñosos con los gatos hasta el punto de abrumarlos. Podríamos pensar que sólo les hemos molestado cuando nos arañan o muerden, pero en realidad ya nos han enviado muchas señales de que no están contentos.

Algunos gatos son más tolerantes que otros, pero todos tendrán momentos en los que querrán que los dejen en paz. Aunque simplemente queramos mostrarle a nuestro gato cuánto lo amamos, debemos respetar sus límites. Necesitamos proporcionar suficiente estimulación, pero no deberíamos sobreestimular ellos tampoco. Al igual que nos pasa a nosotros, enojarse cuando quieren que los dejen solos es algo que los gatos odian mucho.

6. Quitarle las uñas a los gatos

Si bien las cosas anteriores que odian los gatos se pueden corregir mejorando nuestra relación con nuestro gato, quitar las garras Es un procedimiento irreversible. Es una intervención quirúrgica en la que se extraen las puntas de los dedos del dedo de un gato. Esto incluye la garra y el hueso que la une a la pata, así como los nervios y vasos sanguíneos. Esto se hace con el fin de detener comportamientos que los dueños de gatos encuentran molestos, como arañar los muebles.

Las garras de un gato son muy importantes para su bienestar. Si bien la domesticación ha significado que el comportamiento de un gato tendrá que adaptarse a la convivencia con los humanos, eso no significa que podamos simplemente impedir que el gato actúe según su verdadera naturaleza. Las garras de un gato le permiten trepar, defenderse, marcar territorio y realizar otras conductas importantes. Si bien rascarse puede ser una molestia, debemos educarlos y redirigir estos comportamientos, no desactivarlos.

Quitarle las uñas a los gatos es una práctica inhumana. tiene un fuerte impacto negativo en su bienestar físico y emocional. Físicamente, es un proceso doloroso que causa daños innecesarios. Emocionalmente, el gato estará confundido y no podrá expresarse libremente. El estrés y la ansiedad que provoca este proceso pueden derivar en problemas de conducta como maullidos excesivos o incluso agresividad.

Cosas que los gatos odian y que hacen los humanos - 6. Quitarle las uñas a los gatos

7. Humanízalos y no dejes que sean un gato

Debes tener en cuenta que una de las mejores formas de demostrarle a un gato que lo amas es dejar que se exprese como gato. Uno Error común, y una de las cosas menos obvias que los gatos odian de los humanos es tratarlos como humanos. Puede estar bien hablar con nuestro gato cuando interactuamos con él, pero no debemos esperar que nos comprenda o que se enfade cuando no hace lo que queremos.

Las necesidades de un gato y de un humano no son las mismas. Por esta razón, necesitamos identificar qué es lo que hace que un gato sea un gato y atender estas necesidades. Un ejemplo es comprender el comportamiento de caza de un gato. Necesitamos darles juguetes y jugar con ellos que les ayuden a expresar adecuadamente estos comportamientos. Si pensamos que es asqueroso que un gato siga persiguiendo un insecto, lo estamos mirando incorrectamente.

Quizás te interese:  Cuándo Bañar a Un Cachorro Por Primera Vez

Tratando de eliminar comportamientos naturales Incluir maullidos, juegos o rasguños solo suprimirá su naturaleza, algo que puede causarles estrés. En lugar de ello, redirigir estos comportamientos para que podamos vivir con ellos en armonía.

8. Jugar con ellos de manera inapropiada

Los gatos tienen reacciones que pueden ser agradablemente exageradas. Cuando nos acercamos sigilosamente a ellos con las manos, es posible que se asusten un poco y den un salto adorable. O podríamos hacerles cosquillas en el vientre ya que se sienten muy suaves, solo para que envuelvan sus brazos alrededor de nuestra mano.

Si bien estas reacciones pueden ser divertidas o incluso lindas, son prácticamente tortuosas para el gato. Los felinos son animales muy sensibles y odian que jueguen bruscamente con ellos, algo que muchos perros pueden disfrutar más. Si persistimos en hacerle cosas a nuestro gato sólo porque nos parecen divertidas, no sería de extrañar que empiece a asociar nuestra presencia con experiencias negativas.

Un ejemplo de un juego común. los humanos juegan con los gatos lo que pueden llegar a odiar es hacerlos perseguir un puntero láser. Si bien puede resultar divertido para nosotros, el gato puede frustrarse mucho ya que nunca podrá captar el punto láser. En cambio, es mejor jugar con juguetes que puedan atrapar y obtener cierto nivel de satisfacción. Si quieres ayuda para saber qué juegos jugar con un gato, mira nuestro vídeo a continuación:

9. Abandonarlos

Desafortunadamente, muchas mascotas terminan en hogares con personas que simplemente son incapaces de asumir la responsabilidad de su tutela. Ya sea que el tutor sea consciente de esto o no, el resultado es a menudo que se vuelven aburrido de vivir con un gato. Si son completamente irresponsables, pueden incluso abandonarlos.

La frecuencia con la que se abandona a los gatos es deprimente. Es la razón por la que tantos gatos viven actualmente en el sistema de asistencia social. Muchas no terminan con un final feliz. Estar atrapado en una jaula en un refugio estrecho no es sólo una de las cosas que odian los gatos, es una de las mayores acusaciones de trato humano a los gatos. Hay que evitarlo a toda costa.

Cosas que los gatos odian y que hacen los humanos - 9. Abandonarlas

10. No educarlos

La educación es parte esencial para una convivencia placentera con un felino. Sin él, los gatos aprenderán hábitos que, comprensiblemente, consideramos una molestia, como defecar fuera de su caja de arena. Las razones por las que ocurren estos comportamientos son innumerables, pero si a un gato nunca se le enseña cómo evitarlos en primer lugar, no tenemos derecho a enfadarnos cuando lo haga.

Los gatos son animales inteligentes. Con la orientación adecuada y el refuerzo positivo adecuado, podrán aprender las reglas del hogar y comportarse correctamente. Semejante convivencia pacífica resultará beneficioso para todos los miembros de la familia.

11. Fumar cerca de gatos

Fumar es un mal hábito que afecta la salud de las personas. Con demasiada frecuencia, los dueños de gatos desconsideran los efectos negativos de humo pasivo en sus gatos. Si fumamos dentro de casa o incluso fuera de casa cerca del gato, este puede verse afectado.

El humo es muy perjudicial para los pulmones de un gatito. Al ser mucho más pequeños que los nuestros, si la concentración de humo en el aire es alta, puede provocar graves problemas de salud. Además, los gatos necesitan acicalarse lamiendo su pelaje, lo que les hace ingerir nicotina, alquitrán y otras sustancias químicas nocivas del cigarrillo. Por eso fumar en su presencia es otra cosa que los gatos odian.

12. Deje que los niños los traten como juguetes

Si bien los gatos y los niños que viven juntos pueden tener muchos beneficios, esto sólo sucederá cuando se respeten los límites del gato. Especialmente con los bebés, respetando estos límites puede ser diferente. Para un bebé o un niño pequeño, es posible que un gato no parezca tan diferente de su juguete de peluche favorito. Aunque el niño no tenga malas intenciones, el resultado de molestar al gato puede ser el mismo que si lo tuviera.

Quizás te interese:  Cómo Ayudar a Calmar a Un Perro Temeroso

Los niños mayores también necesitarán poner a prueba sus propios límites. Cuando se trata de animales, es posible que simplemente no sepan cómo manejarlos correctamente o que exijan demasiado su juego. Aunque no lo sepan, pueden estarle causando un trauma al gato con el juego brusco. Por este motivo, es muy importante que marquemos pautas para que los niños sean capaces de entenderlas. Para niños más jóvenes, sus interacciones deberán estar bien supervisadas. Esto ayudará a proteger tanto la seguridad del gato como la del niño.

Cosas que los gatos odian y que hacen los humanos - 12. Deje que los niños los traten como juguetes

13. Dales comida inadecuada

Aunque muchas veces queremos tratar a nuestros gatos en un momento dado, hacerlo no siempre es la mejor idea. Este es especialmente el caso cuando piden comida mientras comemos. Si bien hay alimentos para humanos que podemos darle a un gato, muchos alimentos prohibidos para gatos no siempre son tan obvios. Por ejemplo, aunque nos parezca obvio no darle chocolate o caramelos a nuestro gato, una uva puede ser uno de los alimentos más tóxicos para él.

Hay muchos tipos diferentes de golosinas disponibles para gatos que están especialmente preparadas. No tienen especias, aditivos, azúcar, sal ni ninguno de los alimentos nocivos que los gatos no deben comer (aunque quieran). Sin embargo, incluso las golosinas saludables para gatos deben administrarse en moderación.

14. Exponerlos a ruidos fuertes o molestos

Los gatos tienen muy audición aguda. Por este motivo, les resulta muy estresante estar expuestos constantemente a ruidos fuertes. Aunque hay ocasiones en las que podemos provocar un ruido fuerte en el hogar, debemos asegurarnos de que siempre tengan un lugar tranquilo y seguro donde descansar cuando esto ocurra.

Por razones similares, es aconsejable no ponerle a un gato un cascabel alrededor del collar. El sonido de un tintineo constante puede resultar especialmente molesto y provocarles un estrés subyacente.

Cosas que los gatos odian y que hacen los humanos - 14. Exponerlos a ruidos fuertes o molestos

15. Vístelos con ropa molesta.

Dijimos antes que humanizarlos es algo que tu gato odia. Vestir a los gatos con ropa y accesorios es un ejemplo extremo de esto. Cada vez hay más accesorios y ropa para gatos disponibles en el mercado, pero esto no significa que sean necesariamente buenos para ellos.

Esto no significa que todos los gatos odien usar ropa de la misma manera. Algunos pueden estar muy relajados y felices de usar algo siempre y cuando no les cause peligro de asfixia o se siente incómodo de alguna otra manera. Sin embargo, a muchos dueños de gatos les resulta divertido o lindo vestir a su gato con varios atuendos y tomarles fotos. Esto generalmente requiere que permanezcan quietos en un lugar determinado durante períodos prolongados, algo que generalmente no les gusta a los gatos.

Si tiene la intención de comprar ropa para un gato o un disfraz, deberá asegurarse de que sea algo que no restrinja su movilidad. También necesitamos utilizar materiales que no les causen ningún problema en la piel. También debemos respetar su movimiento y no retenerlos en un lugar en contra de su voluntad. Esto sólo debe ocurrir cuando sea estrictamente necesario, como por ejemplo en la clínica veterinaria.

Si quieres leer artículos similares a Cosas que los gatos odian y que hacen los humanos te recomendamos visitar nuestra categoría Cuidados extra.