Mi Gato Tiene Malestar Estomacal

Puede resultar difícil saber si un gato siente dolor. Son particularmente buenos para esconderse cuando sienten malestar, por lo que corresponde a sus tutores asegurarse de que estemos atentos a cualquier síntoma. Cuando un el gato tiene malestar estomacal, pueden sentir un dolor que no podemos detectar. Esto es especialmente cierto si su estómago está sólo un poco revuelto. Por este motivo, debemos estar atentos a otros posibles síntomas y signos clínicos. Salvo que los problemas de digestión sean leves, específicos y se solucionen solos, será necesario llevar al gato al veterinario.

En Wiki Animales descubrimos por qué mi gato tiene malestar estomacal. No sólo analizamos las causas de los problemas estomacales en los gatos, sino que también descubrimos los síntomas que pueden alertarnos sobre estos problemas y qué opciones de tratamiento pueden estar disponibles.

Cómo saber si un gato tiene malestar estomacal

Cuando un gato tiene malestar estomacal será debido a algo que afecta a su sistema gastrointestinal. Es posible que la causa subyacente no sea de origen digestivo, pero su estómago es parte de su sistema digestivo. Los síntomas y signos clínicos del malestar estomacal en gatos son tanto físicos como de comportamiento. Incluyen lo siguiente:

  • Heces blandas: Puede que la consistencia no sea líquida, pero el estado de las heces de un gato revela mucho sobre su bienestar. Las heces más blandas pueden ser un signo de un ligero malestar estomacal.
  • Diarrea: el malestar estomacal más avanzado puede significar que sus heces sean líquidas y el gato defeque con mayor frecuencia.
  • Sangre o moco en las heces.: la sangre fresca en las heces de un gato no se originará en el estómago, pero la sangre digerida sí. Si hay moco presente, también implica la presencia de una infección.
  • Vómitos: uno de los síntomas más comunes del malestar estomacal son los vómitos o regurgitaciones de alimentos no digeridos, bilis, espuma, etc.
  • ruidos gastrointestinales: cuando tienen malestar estomacal es probable que escuches ruidos de gorgoteo en el estómago del gato.
  • Pérdida de apetito: si bien los gatos tendrán diferentes niveles de apetito, todos los gatos sanos comerán con regularidad. La pérdida de apetito es una clara señal de que algo anda mal, incluido el malestar estomacal.
  • Estado del pelaje: si un malestar estomacal les impide recibir la nutrición adecuada, su pelaje perderá acondicionamiento y el gato puede incluso perder pelo.
  • Apetito incrementado: aunque no es tan común, existen algunas causas de malestar estomacal, como la enfermedad inflamatoria intestinal, que pueden hacer que el gato quiera comer más.

Quizás te interese:  Mi Perro Cojea Después De Dormir

Cuando un gato vomita una vez y no presenta otros síntomas, no debería representar un problema. A pesar de esto, aún tendremos que asegurarnos de que reciban una dieta adecuada, así como calendarios adecuados de desparasitación y vacunación. Estos serán determinados por el veterinario después del examen.

Mi gato tiene malestar estomacal - Cómo saber si un gato tiene malestar estomacal

Causas del malestar estomacal en gatos

Una vez que hayas determinado que tu gato efectivamente tiene malestar estomacal, debemos saber que la mayoría de las causas son de origen digestivo. Para que el gato tenga dolor de estómago, es posible que el problema haya comenzado en otra parte, pero eventualmente afecta el estómago. Los siguientes son los más Razones comunes por las que un gato tiene malestar estomacal.:

  • parásitos: los gatitos o adultos con un sistema inmunológico debilitado tienen más probabilidades de infestarse de parásitos internos. Esto es especialmente cierto si aún no se ha implementado un programa de desparasitación.
  • Enfermedades infecciosas: como la panleucopenia o el rotavirus en gatos se caracterizan por provocar diarrea con sangre y olor característico, además de deshidratación, fiebre, anorexia, etc.
  • Falla de organo: en ocasiones el problema digestivo es secundario a otras afecciones que afectan a los órganos internos. Por ejemplo, enfermedad renal o insuficiencia hepática en gatos.
  • Envenenamiento: el envenenamiento también puede dañar el sistema digestivo. Las toxinas que afectan a los gatos pueden provenir de diversas fuentes, incluidos medicamentos, productos de limpieza domésticos e incluso plantas que son tóxicas para los gatos.
  • Objetos extraños: una obstrucción intestinal también puede provocar problemas digestivos. Aunque en menor medida que los perros, los gatos también pueden ingerir cuerpos extraños como hilos, fragmentos de huesos o espinas. Más común en los gatos es el desarrollo de bolas de pelo debido a la ingestión de pelo durante el aseo personal.
  • Tumores: ya sean cancerosos o benignos, los tumores pueden crecer en el estómago y provocar un dolor intenso.
  • Otras condiciones: cualquier condición que logre irritar el sistema digestivo puede provocar vómitos y diarrea, de diversa intensidad. Además, los gatos pueden sufrir enfermedad inflamatoria intestinal, un trastorno que se cronifica, como el síndrome de malabsorción o intolerancias o alergias alimentarias.

Quizás te interese:  Quiste Sebáceo en Un Perro: Causas Y Tratamiento

Tratamiento para gatos con malestar estomacal

Los síntomas del malestar estomacal en gatos son generalizados. Esto significa que pueden deberse a diversas causas, como se vio anteriormente. Con tal diversidad de causas, existe una correspondiente diversidad de tratamientos. Algunas de estas causas pueden ser muy leves y no requerir intervención. Por ejemplo, si un gato ha comido demasiado, puede sufrir un leve malestar estomacal que se resuelve por sí solo una vez que la digestión ha progresado.

Si persisten los signos de malestar estomacal, es vital que lleve al gato al veterinario. Podrán realizar las técnicas diagnósticas correctas para determinar la causa del malestar estomacal. Estos pueden incluir:

  • Muestra de heces: para buscar parásitos internos en el gato.
  • Muestra de sangre: para presencia de infección.
  • Análisis de orina: puede ayudar a determinar si hay daño hepático o renal.
  • Rayos X o ultrasonido: las imágenes internas pueden ayudar a ver si el gato tiene traumatismos, obstrucciones o tumores.

Una vez que el veterinario haya diagnosticado el problema, determinará el tratamiento correcto. Esto dependerá de la causa subyacente. Por ejemplo, una infestación parasitaria requerirá medicamentos antiparasitarios y el inicio de un programa de desparasitación adecuado. Las infecciones bacterianas requerirán antibióticos y las infecciones virales necesitarán control de los síntomas para ayudar a superar la enfermedad. Tumores y cáncer deben tratarse con extirpación quirúrgica y/o quimioterapia.

Gatitos con malestar estomacal

Si bien el malestar estomacal puede representar un problema muy grave para un gato adulto, es especialmente preocupante para los gatitos. Cuando los gatos son jóvenes, su sistema inmunitario aún no se ha desarrollado. Esto les da una vulnerabilidad particular a los problemas digestivos. Los parásitos que pueden ser incluso asintomáticos en gatos adultos pueden ser mortales para los gatitos. En particular, destacan las coccidios y la giardia en gatos, que pueden ser difíciles de detectar, pero pueden provocar diarrea aguda.

Uno de los problemas de los gatitos es que pueden eliminar más líquidos de los que ingieren. Esto hace que se deshidraten en poco tiempo. En estos casos, requerirán atención veterinaria inmediata. Además, los gatitos pueden tener aún por vacunar. Esto significa que pueden ser vulnerables a enfermedades infecciosas como la panleucopenia felina, para la cual sólo se puede aplicar un tratamiento de apoyo.

Quizás te interese:  Alopecia Psicógena en Gatos – Causas, Síntomas Y Tratamiento

Por esta razón, es vital que proteger a nuestros gatitos. Para ello es necesario llevarlo al veterinario para un chequeo inicial y proporcionarle calendarios adecuados de vacunación y desparasitación. Conoce más sobre las enfermedades que pueden afectar a los gatitos jóvenes con nuestro artículo sobre el pronóstico de los gatos con panleucopenia.

Mi gato tiene malestar estomacal - Gatitos con malestar estomacal

Qué alimentar a un gato con malestar estomacal

Si no sabes por qué tu gato tiene malestar estomacal, es fundamental que lo lleves a un veterinario para que lo examine. Esto es para que puedan determinar la causa subyacente y prescribir un tratamiento. Una vez pasado esto, se le debe aconsejar qué puede y qué no puede comer. Si tu gato tiene un malestar estomacal leve, es posible que aún desees proporcionarles una dieta blanda. Esto debería incluir:

  • Es normal que un gato con malestar estomacal esté débil después de no comer. Es probable que no muestren mucho interés en la comida, por lo que tendrás que estimular su apetito. Podemos empezar ofreciéndoles comida que sea más apetecible. Los gatos generalmente encuentran más apetitosa la comida húmeda que la seca. La textura más suave también puede hacer que quieran comer más. Incluso podemos elaborar comida casera para gatos siempre que utilicemos ingredientes adecuados.
  • Si nuestro gato sufre de una enfermedad gastrointestinal crónica, el veterinario deberá prescribir una dieta específica para sus necesidades. Lo mismo se aplica si tienen insuficiencia renal, hepática u otros tipos de órganos. Debemos seguir al pie de la letra estas pautas ya que otros alimentos pueden desencadenar síntomas.

Aunque deberás asegurarte de seguir las pautas de tu veterinario, puedes consultar nuestro artículo relacionado para ver una dieta para gatos con enfermedad renal.

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario ni elaborar un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si padece alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a Mi gato tiene malestar estomacal te recomendamos visitar nuestra categoría de Problemas intestinales.