¿Cómo Sé Si Mi Gato Ha Sufrido Un Derrame Cerebral?

Los accidentes cerebrovasculares o accidentes cerebrovasculares (ACV) son raros en los gatos, pero no imposibles. Cuando hay una alteración del flujo sanguíneo en el tejido cerebral, se produce un derrame cerebral. Los accidentes cerebrovasculares son causados ​​por una hemorragia cerebral o por una interrupción del flujo sanguíneo debido a un coágulo o una fuga en los vasos sanguíneos.

Las causas que conducen a ella pueden variar desde accidentes o traumatismos hasta enfermedades crónicas o graves. Los síntomas de un derrame cerebral en gatos pueden variar desde una leve desorientación y confusión hasta ceguera, inclinación de la cabeza, temblores, ataxia y déficit propioceptivo. En los casos más graves, puede provocar la muerte. Mantener a tu gato activo y bien cuidado es fundamental para prevenir esta enfermedad así como realizar revisiones periódicas en el veterinario para detectar los primeros signos de esta enfermedad.

En este artículo de Wiki Animales te explicamos ¿Qué son los accidentes cerebrovasculares en los gatos?sus síntomas, causas y tratamiento.

¿Qué es un derrame cerebral?

Un derrame cerebral, también llamado accidente cerebrovascular, es causado por flujo sanguíneo inadecuado al cerebro debido a una interrupción en el flujo sanguíneo cerebral o una hemorragia interna en el cerebro. Este daño o cambio cerebral afecta negativamente la propiocepción, el equilibrio, la conciencia y la percepción sensorial. Los signos clínicos iniciales del ictus en gatos pueden confundirse con los de otros problemas neurológicos.

Tipos de accidentes cerebrovasculares en gatos

Los gatos pueden sufrir tres tipos de ictus:

  • Accidente cerebrovascular embólico: Ocurre cuando se forma un coágulo de sangre (trombo) fuera pero cerca de la circulación cerebral, como en los grandes vasos del corazón o del cuello, afectando la circulación cerebral.
  • Accidente cerebrovascular trombótico: ocurre cuando se forma un trombo o coágulo de sangre en el torrente sanguíneo cerebral e interrumpe el flujo sanguíneo adecuado al cerebro.
  • Ataque hemorragico: ocurre cuando un vaso sanguíneo que irriga el cerebro se daña o estalla, lo que provoca que el vaso tenga fugas e interfiera con el proceso de irrigación cerebral.

Independientemente del tipo de accidente cerebrovascular que sufra un gato, los síntomas que desarrolla dependen de cuánto tejido cerebral esté afectado, con qué gravedad y dónde se encuentre.

Si estás interesado en brindarle a tu gato lo mejor posible, sigue leyendo este artículo sobre la mejor alimentación para gatos.

Causas de accidentes cerebrovasculares en gatos

Las causas de los accidentes cerebrovasculares en gatos pueden ser muy variado, que van desde intoxicaciones hasta enfermedades sistémicas u orgánicas que interrumpen el riego a causa de coágulos. Sin embargo, en muchos casos no se puede identificar ninguna causa del ictus. Entre las principales causas del ictus en gatos se encuentran:

  • Hipertensión
  • Aumento de la coagulabilidad de la sangre.
  • Problemas de riñon
  • Diabetes mellitus
  • hipotiroidismo
  • Enfermedad del higado
  • Intoxicación
  • Cardiopatía
  • Tumores intravasculares
  • Desarrollo de coágulos después de la cirugía.

Si notas que a tu gato le pasa algo, no te pierdas nuestro artículo sobre cómo saber si mi gato está enfermo.

Síntomas de accidentes cerebrovasculares en gatos

En los gatos, el accidente cerebrovascular puede confundirse con otras enfermedades neurológicas porque se manifiesta como un déficit neurológico focal, agudo y no progresivo. Sin embargo, los gatos afectados por un derrame cerebral a veces desarrollar síntomas muy rápidamentelo que lo distingue de otras condiciones que pueden producir signos similares.

Los síntomas son siempre agudos o hiperagudos y generalmente se asocian con una disfunción cerebral asimétrica no convulsiva y pueden variar desde una desorientación leve hasta la muerte. También puede haber ceguera central, ataxia, aumento de los maullidos y déficits propioceptivos. Otros síntomas menos comunes también incluyen anorexia, debilidad, temblores, vómitos y espasmos. La probabilidad de sufrir un derrame cerebral es mayor en gatos entre los edades de 8 y 15 años.

Si estás interesado en saber más sobre la salud de tu gato, no te pierdas este artículo sobre los golpes de calor en gatos.

Diagnóstico de accidentes cerebrovasculares en gatos.

El diagnóstico definitivo de accidente cerebrovascular en gatos requiere imagen de resonancia magnética, una forma de diagnóstico por imágenes moderno. No obstante, siguen siendo necesarias pruebas previas sencillas, como un análisis de sangre y un análisis de orina, para diagnosticar la enfermedad subyacente que provocó el accidente cerebrovascular. Un análisis del fondo de ojo puede revelar sangrado en gatos con coagulopatía o hipertensión arterial.

Siempre se debe realizar una historia clínica completa y un examen físico y neurológico del gato para determinar la causa y la ubicación del problema.

Si quieres mantenerte lo más activo posible no te pierdas este artículo sobre los mejores juegos para entretener a tu gato.

Tratamiento para accidentes cerebrovasculares en gatos

Lleve a su gato al veterinario lo antes posible si sospecha que está sufriendo un derrame cerebral. Asegúrese de proporcionarle al veterinario el historial médico completo de su gato para ayudar a determinar si existe alguna causa subyacente del accidente cerebrovascular. Cuanto antes reciba atención médica su gato, mejor. No existe un tratamiento específico para los gatos que sufren un accidente cerebrovascular y la mayoría son principalmente de apoyo y sintomático. Por ejemplo, utilizar oxigenoterapia para promover la curación del tejido cerebral dañado o mantener una hidratación y nutrición adecuadas.

En casos agudos, manitol se utiliza para tratar la inflamación y el edema cerebral causados ​​por el accidente cerebrovascular. Este líquido debe combinarse con solución salina hipertónica si se sospecha hipertensión craneal. La dosis habitual es de 0,25 a 1 g por kg por vía intravenosa. La dosis debe administrarse durante 10 a 20 minutos cada ocho horas.

Para que el gato se recupere y evite una recaída, es imperativo tratar la enfermedad subyacente que causó el derrame cerebral en primer lugar.

Recuperación de accidentes cerebrovasculares en gatos

Hay muchos gatos que se recuperan de un derrame cerebral sin secuelas neurológicas o de comportamiento permanentes. Es importante asegurarse de que los gatos coman, duerman y se comporten con normalidad para poder detectar cualquier secuela conductual o neurológica como depresión, irritabilidad y falta de coordinación.

En casos raros, Los gatos pueden desarrollar daño cerebral irreversible. con síntomas persistentes que pueden afectar negativamente su calidad y esperanza de vida. Si el ictus se repite, el pronóstico suele ser mucho peor e incluso puede ser mortal. Esto último es más probable en enfermedades crónicas. Por ello, las visitas periódicas a la clínica veterinaria son importantes para detectarlas y prevenirlas.

Después de un derrame cerebral, las cosas suelen empeorar para los gatos en las primeras 24 horas. Sin embargo, recuerde que un la recuperación completa es posible.

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario ni elaborar un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si padece alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a ¿Cómo sé si mi gato ha sufrido un derrame cerebral? te recomendamos visitar nuestra categoría de Enfermedades neurológicas.

Bibliografía
  • Aybar, V., Casamián, D., Cerón, JJ, Clemente, F., Fatjó, J., Lloret, A., Luján, A., Novellas, R., Pérez, D., Silva, S., Smith , K., Tegles, F., Vega, J., Zanna, G. (2018). Manual Clínico de Medicina Felina . Ed.SM Publishing LTD. Sheffield, Reino Unido.

Quizás te interese:  Cuidar a Un Perro Sordo