El Ano De Mi Perro Huele a Pescado

Existe la idea errónea de que está bien que un perro huela mal. Por supuesto, su estilo de vida significa que exudan ciertos olores y hay un olor natural en un perro sano que puede ser un poco almizclado. Sin embargo, cuanto peor huele un perro, peor es probable que sea su salud. El motivo por el que un perro huele mal puede deberse a diversas causas. Estos pueden ser higiénicos, circunstanciales o incluso debidos a una patología. Podemos ayudar a saber el motivo por el que un perro huele tanto localizando la región de donde procede como el tipo de olor.

Cuando el mal olor proviene del trasero de un perro, apunta a ciertas causas específicas. En Wiki Animales entendemos estas posibles causas en nuestro artículo sobre por qué el ano de mi perro huele mal.

¿Por qué el ano huele a pescado?

Como se indicó en la introducción, el tipo de olor presente en el perro puede ayudarnos a comprender cuál es el problema. Cuando se trata del trasero del perro, podemos oler un olor fecal. Esto puede ser un problema con los intestinos del perro. Quizás tengan diarrea y algo de materia fecal se les haya pegado al pelaje. Esto es común en perros de pelo largo. Existen una amplia gama de motivos por los que un perro tiene problemas gastrointestinales, algo que comentamos en nuestro artículo sobre tipos de diarrea en perros.

Sin embargo, es poco probable que el olor a pescado provenga de materia fecal. Incluso si un perro come pescado, sus heces tendrán un olor fecal distintivo. Si el ano del perro huele a pescado, lo más probable es que se deba a las glándulas anales del perro. Las glándulas anales en los perros son dos sacos ubicados justo al lado del ano del perro. Si fueran manecillas de reloj, estarían en las posiciones 5 y 7.

Quizás te interese:  A Mi Gato Le Picó Una Abeja

Las glándulas anales del perro son importantes en la comunicación canina. Contienen un líquido aceitoso y viscoso que tiene un olor desagradable para los humanos. Dentro de este olor se encuentran feromonas específicas de cada perro que no sólo los hacen reconocibles para otros perros, sino que pueden informarles sobre su estado de salud. Es por eso que vemos a los perros olisquearse el trasero cuando los presentan por primera vez.

El líquido secretado por los sacos anales también permite que el perro defeque más fácilmente ya que lubrican las heces que emanan del ano. Esto puede resultar útil si el perro está estreñido o sufre otros trastornos digestivos. Incluso un perro sano tendrá un ligero olor a pescado cuando secrete líquido anal. Sin embargo, si este líquido se acumula o el perro tiene problemas con sus glándulas anales, el olor se nota mucho más. Vemos por qué en las secciones siguientes.

El ano de mi perro huele a pescado: ¿Por qué el ano huele a pescado?

Síntomas de problemas de las glándulas anales.

La razón por la que el ano de mi perro huele mal suele deberse a algún problema o mal funcionamiento de las glándulas anales, en lugar del ano mismo. Cuando el perro tiene un problema con sus glándulas anales, mostrará más síntomas que un olor a pescado. También mostrarán alguna combinación de lo siguiente:

  • Arrastrando su ano por el suelo
  • Dificultad para sentarse erguido sobre su trasero debido a la incomodidad (en casos graves)
  • Lamiendo persistentemente la zona privada.
  • Dolor al defecar
  • Constipación
  • persiguiendo la cola
  • Inflamación/dolor en la zona perianal.
  • Fiebre y malestar

Cuando el se acumula líquido anal, puede causar muchos problemas. Algunas se deben a la causa primaria, otras se deben a acontecimientos secundarios.

El ano de mi perro huele a pescado: síntomas de problemas en las glándulas anales

Causas de los trastornos de las glándulas anales en perros.

Cuando las glándulas anales del perro no se vacían, la glándula anal se hinchará ya que el el fluido no puede escapar. Esto puede deberse a varios motivos y derivar en diferentes problemas para el perro, más que un simple olor a pescado.

  • Impactación o retención: se refiere a que las glándulas permanecen llenas y distendidas. Esto se debe a que el líquido denso no puede escapar a través de los conductos de la glándula. Dado que las glándulas están al lado del ano, la materia fecal puede impactar las glándulas e impedir que salga el líquido. Esto es más común en perros mayores. El desgaste de la edad puede provocar que las glándulas anales se impacten con mayor facilidad.
  • Infección e inflamación (saculitis): la impactación puede provocar una infección. En estos casos, el olor a pescado del ano será mucho más fuerte, la secreción se volverá amarilla y, una vez diagnosticada, requerirá tratamiento con antibióticos. Esto es además del vaciado y la limpieza. No es de extrañar ver que el perro derrama líquido por el ano con las características antes mencionadas.
  • Absceso: este suele ser el tercer paso después de la impactación y la infección. La inflamación producida por el proceso infeccioso provoca un absceso que es capaz de abrir la piel e incluso crear una fístula perianal ya que el líquido tiene que ir a alguna parte. Esto se puede ver si aparece un bulto cerca del ano que no son las glándulas. Provoca fiebre y requiere antibióticos, drenaje y limpieza. En casos más graves o recurrentes, puede ser necesaria una cirugía para extirpar las glándulas.

Quizás te interese:  ¿Se Le Puede Dar Ibuprofeno Infantil a Un Perro?

Como vemos, todos estos trastornos pueden explicar por qué el ano de nuestro perro huele a pescado. Además, pueden aparecer tumores de piel, como adenocarcinomas, en las glándulas anales. Estos pueden ser benigno o maligno, generalmente dependiendo de los niveles de testosterona. Este último puede metastatizar al pulmón, aunque en ambos casos se recomienda su extirpación quirúrgica. También se recomienda la esterilización porque favorece la regresión de los tumores, ya que se presentan más en varones adultos mayores de 7 años.

El ano de mi perro huele a pescado: causas de los trastornos de las glándulas anales en los perros

Cómo evitar problemas en las glándulas anales del perro

Ahora sabemos por qué nuestro El ano del perro huele a pescado., discutiremos formas de reducir este olor desagradable. Las medidas preventivas que podemos tomar incluyen las siguientes:

  • Trate al perro cuando aparezca el primero. síntoma. No esperes a que el cuadro clínico se complique para buscar ayuda veterinaria.
  • Si nuestro perro es propenso a la acumulación de líquido anal, debemos añadir periódicamente expresión de la glándula anal del perro a su rutina de cuidados. Esto lo puede hacer en casa el tutor del perro, pero también es posible que el veterinario o el peluquero canino puedan hacerlo por usted.
  • Se sabe que las características de las heces del perro influyen en la salud de las glándulas anales. La diarrea crónica, las heces pequeñas o demasiado blandas no presionan bien las glándulas cuando se excretan. Esto les facilita la acumulación del líquido lubricante. Una correcta alimentación ayuda a esta eliminación.
  • También se sabe que existen razas con propensión a sufrir problemas en las glándulas. Si convivimos con un pastor alemán, un chihuahua o un caniche, por ejemplo, debemos prestar especial atención a este aspecto.

Quizás te interese:  Enfermedades Más Comunes De Las Abejas

Cuando un perro tiene un problema grave en su ano, este puede sangrar. Por lo general, esto no se debe a problemas de las glándulas anales, pero el problema podría estar relacionado. Nuestro artículo sobre por qué un perro sangra por el ano puede ayudar a comprender más.

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario ni elaborar un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si padece alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a El ano de mi perro huele a pescado te recomendamos visitar nuestra categoría Otros problemas de salud.