Sangre en El Ojo De Mi Perro

Hay muchas condiciones que pueden hacer que el ojo de un perro se enrojezca. Observar los síntomas específicos puede ayudarnos a determinar la causa. Cuando hay inflamación, el enrojecimiento de la esclerótica (lo blanco del ojo) o la conjuntiva está roja puede sugerir diversas infecciones y dolencias. Sin embargo, cuando parece haber sangre en el ojo del perro, sugiere una condición conocida como hipema. Esto ocurre cuando la sangre se acumula en la cámara anterior del globo ocular, es decir, el espacio entre la córnea y el iris. Tiene causas específicas que deben determinarse antes de comenzar el tratamiento.

Si tú ves hay sangre en el ojo de tu perro, es importante saber por qué. Wiki Animales ayuda a explicarlo aportando las causas y el tratamiento del hipema en perros.

¿Qué es el hipema en los perros?

El camara anterior del globo ocular es el espacio entre la córnea y la superficie del iris. La cámara anterior alberga el humor acuoso, el líquido transparente que recubre el ojo. La extravasación de sangre de la úvea anterior (iris y cuerpo ciliar) puede filtrarse hacia la cámara anterior. Los componentes de la sangre (células y plasma sanguíneo) se mezclan con el humor acuoso, provocando que éste adquiera un color rojizo.

Es importante distinguir esto entre otros tipos de enrojecimiento de ojos. Cuando se produce hipema en perros, el ojo se verá de color rojo vidrioso debido a las células sanguíneas mezcladas con el humor acuoso normalmente transparente. Suele verse en la parte inferior del ojo, ya que el contenido de sangre cae debido a la gravedad. Sin embargo, cuando el perro mueve la cabeza, la sangre se distribuye por toda la cámara anterior, mostrando una coloración rojiza homogénea.

La sangre de la cámara anterior no suele coagularse fácilmente debido a la liberación de fibrinolisinas (enzimas que disuelven los coágulos de fibrina) del iris. Por esta razón, coágulos de sangre No suelen aparecer hasta 4-7 días después del inicio del sangrado.

Dependiendo de la gravedad y extensión de la afección, el hipema ocular se puede clasificar en:

  • Grado I: cuando ocupa menos de un tercio de la cámara anterior.
  • Grado II: cuando ocupa la mitad de la cámara anterior.
  • Grado III: cuando ocupa las tres cuartas partes de la cámara anterior.
  • Grado IV: cuando ocupa toda la cámara anterior.

Si quieres saber más sobre los problemas que los perros pueden tener con los ojos, echa un vistazo a nuestro artículo sobre problemas oculares comunes en los perros.

Causas del hipema en perros.

El hipema en perros puede deberse tanto a causas localizadas como sistémicas. Dividimos estas dos categorías amplias en causas individuales:

Quizás te interese:  Mi Perro Se Frota La Cara Con La Alfombra

Causas localizadas de hipema en perros.

Existen varios trastornos oculares que pueden desencadenar hipema en perros:

  • Trauma en los ojos: es la causa más frecuente. Un traumatismo por golpe, caída, colisión o cualquier otro motivo puede provocar la extravasación de sangre al ojo.
  • uveítis: proceso inflamatorio que afecta la úvea (la túnica vascular del ojo)
  • Glaucoma: causado por daño al nervio óptico o la retina, que a menudo conduce a un aumento de la presión intraocular. Descubre más con nuestro artículo sobre glaucoma en perros.
  • Desprendimiento de retina: más común en perros mayores, tiene diversas causas que pueden ser genéticas o adquiridas.
  • Neoplasias oculares: como los linfomas. El linfoma en perros es una enfermedad grave que puede ser mortal, pero es probable que el hipema sea sólo un síntoma.
  • Anomalías congénitas de los ojos: herencia genética que puede estar relacionada con determinadas razas, pero que puede afectar a cualquier perro.

Generalmente los hipemas localizados suelen ser unilaterales. Esto significa que sólo afectan a un ojo, por ejemplo, si reciben un traumatismo en un ojo y no en el otro.

Causas sistémicas del hipema en perros.

Las dos principales causas sistémicas que pueden provocar hipema en perros son:

  • Hipertensión: aumento de la presión arterial que a su vez puede deberse a diversos problemas. Estos incluyen enfermedades cardíacas, desequilibrio hormonal e incluso estrés. Obtenga más información con nuestro artículo relacionado sobre insuficiencia cardíaca congestiva en perros.
  • Trastornos de la coagulación: trombocitopenia, coagulopatías como la enfermedad de von Willebrand, intoxicaciones por anticoagulantes, ehrlichiosis, etc.

El hipema sistémico suele ser bilateral, es decir, afecta a ambos globos oculares.

Síntomas de hipema en perros.

Aunque la mayoría de nosotros somos alertados de la presencia de hipema en perros debido a la aparición de sangre en el ojo del perro, existen otros signos que podemos notar. Los síntomas del hipema en perros suelen ser:

  • Banda rojiza en la cámara anterior del ojo.: será más o menos extenso dependiendo de la gravedad de la afección. Cuando el animal mueve la cabeza, la sangre se dispersa por toda la cámara, mostrando una coloración rojiza homogénea. En reposo, la sangre del ojo del perro estará más concentrada en la sección inferior.
  • Blefaroespasmo: cierre del ojo, parpadeo y espasmos debido al dolor ocular.
  • Epífora: lagrimeo continuo, especialmente cuando la causa es traumática.

Diagnóstico de hipema en perros.

El diagnóstico de hipema en perros debe realizarlo un veterinario especialista en oftalmología. En concreto, el diagnóstico de hipema en perros incluye:

  • Examen oftalmológico completo: la cámara anterior del ojo debe estudiarse desde una perspectiva lateral utilizando una luz de hendidura. Esto es para localizar correctamente el foco hemorrágico. En caso de hipema unilateral, es importante realizar un examen completo del ojo sano, ya que puede aportar información útil para el diagnóstico.
  • Tonometria: para medir la presión intraocular.
  • Ultrasonido ocular: una herramienta de diagnóstico muy útil que también ayuda a establecer un mejor pronóstico de la afección.
  • Análisis de sangre y medición de la presión arterial.: es imprescindible en caso de hipema bilateral, ya que la causa suele ser sistémica.

Quizás te interese:  Onsior Para Perros: Usos Y Dosis De Robenacoxib

Para llegar al diagnóstico definitivo de hipema ocular es necesario descartar los siguientes diagnósticos diferenciales:

  • Exudado inflamatorio hemorrágico en la cámara anterior.: a diferencia del hipema, el exudado inflamatorio hemorrágico tiene un color más amarillento, un aspecto más denso y ocupa toda la cámara anterior (no solo la parte inferior).
  • Hemorragia en la cámara vítrea.: en este caso la coloración rojiza está detrás de la pupila (en la cámara vítrea). Sin embargo, no se debe descartar la posibilidad de hipema y hemorragia vítrea concomitantes. En el caso de hemorragia vítrea, el examen del fondo del ojo será difícil o imposible.
  • Hemorragia en la córnea o el iris.: observando la cámara anterior desde una perspectiva lateral, es posible diferenciar la ubicación precisa del foco hemorrágico.

Tratamiento del hipema en perros.

El hipema se considera un emergencia oftalmológica que requiere atención médica inmediata. Cuando sospeches que un perro puede estar sufriendo una hemorragia intraocular, no dudes en acudir lo antes posible a una clínica veterinaria. Lo más probable es que el equipo veterinario estabilice la emergencia oftalmológica. en el lugary luego derivar el caso a un especialista en oftalmología.

El tratamiento del hipema en perros debe incluir:

  • Tópico o sistémico antiinflamatorios: generalmente se utilizan corticoides, ya que se desaconsejan los AINE (Antiinflamatorios No Esteroides) como el ibuprofeno para perros por su posible efecto antiagregante plaquetario.
  • Midriático o ciclopégico: son fármacos que provocan la dilatación de la pupila y se utilizan en casos de hipema para prevenir la aparición de sinequias (adherencias). Se puede utilizar tropicamida en hipemas leves (grado I o II) o fenilefrina al 10% en hipemas graves (grado III y IV). Hay que tener en cuenta que el uso de estos fármacos es controvertido, ya que pueden predisponer a un aumento de la presión intraocular.
  • Inhibidores tópicos de la anhidrasa carbónica: como dorzolamida o brinzolamida. Sólo se utilizarán en casos de hipertensión ocular.
  • Analgésicos: Los opioides como la buprenorfina se pueden utilizar cuando hay dolor ocular, especialmente en casos traumáticos.
  • Descansar: la recuperación es importante, por lo que el perro puede permanecer en observación en un hospital veterinario.

Quizás te interese:  ¿Se Puede Curar La Uveítis Felina? – Uveítis en Gatos

Cuando la hemorragia se convierte en un coágulo de sangre, es aconsejable realizar una inyección intracameral de TPA (Activador del Plasminógeno Tisular). En ocasiones, puede ser necesaria la extirpación quirúrgica del coágulo. Estos procedimientos sólo deben ser realizados por cirujanos oftálmicos especialistas.

Pronóstico y complicaciones del hipema en perros.

El pronóstico del hipema en perros depende de su causa subyacente y de su eventual progresión:

  • Grado I: suele resolverse en menos de una semana.
  • Grados II y III: puede tardar varias semanas en resolverse.
  • Grado IV: a menudo causa atrofia y encogimiento del globo ocular, también conocido como tisis bulbi. El perro quedará ciego de este ojo porque ya no funcionará.

Normalmente, la sangre alojada en la cámara anterior drena gradualmente a través del ángulo iridocorneal. Sin embargo, en ocasiones la hemorragia intraocular puede provocar las siguientes complicaciones:

  • Formación de sinequias intraoculares.: se pueden formar adherencias entre el coágulo y la córnea o entre el coágulo y el iris.
  • Hipertensión ocular (valores superiores a 25 mmHg) y glaucoma .
  • Cataratas: se ve a menudo cuando el perro tiene los ojos nublados, posiblemente también con sangre.
  • Desprendimiento de retina.
  • Degeneración de la retina.
  • Atrofia del globo ocular o ptisis bulbi.
  • Ceguera: cuando el daño ocular es extenso el perro ya no podrá ver. Esto es peor si la afección es bilateral ya que afecta a ambos ojos. Si sospechas que esto le ha pasado a tu perro, echa un vistazo a nuestro artículo sobre cómo saber si tu perro es ciego.

Con enfermedades oculares, traumatismos y otras afecciones, pueden aparecer diversos síntomas. Para saber más, echa un vistazo a nuestros artículos sobre por qué un perro tiene los ojos azules y las causas de la secreción ocular verde en los perros.

.

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario ni elaborar un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si padece alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a Sangre en el ojo de mi perro te recomendamos visitar nuestra categoría Problemas oculares.

Bibliografía

  • Huguet, E., & Díaz, C. (2013). Capítulo 1: Hifema. En Ojo rojo. Oftalmología en colores. Editorial Multimédica.
  • Maggs, DG, Miller, PE y Ofri, R. (2008). Fundamentos de oftalmología veterinaria de Slatter. 4ª edición. Saunders Elsiever.
  • Morales, I., Gutiérrez, E., De León, M., Ferrer, O., & Corbera, JA (2006). Oftalmología veterinaria. El uso del activador tisular del plasminógeno (TPA). Revista de la Organización Colegiada de Veterinaria de España, 14-19