5 Datos Importantes Sobre El Microchip De Su Perro


Como padre devoto de un perro, garantizar la seguridad y el bienestar de su compañero de cuatro patas es de suma importancia. El microchip se ha convertido en una herramienta esencial para reunir a los perros perdidos con sus padres. Comprender mejor los microchips le ayudará a tomar una decisión informada sobre su perro. Tomar esta simple precaución le brindará la tranquilidad de saber que está protegiendo a su querida mascota. Si está considerando colocarle un microchip a su amigo peludo, siga leyendo para obtener más información sobre los microchips, además de cinco datos breves sobre cómo colocarle un microchip a su perro.

Cómo funcionan los microchips

Un microchip sirve como forma permanente de identificación para su perro. Es un pequeño dispositivo electrónico del tamaño aproximado de un grano de arroz. Su veterinario lo implanta debajo de la piel de su perro. El proceso de inserción es rápido y mínimamente invasivo. Es similar a una vacuna y no requiere anestesia. Los lugares más comunes para insertar microchips son entre los omóplatos o en la parte posterior del cuello de su perro.

El microchip lleva un código alfanumérico único que enlaza con su información de contacto en una base de datos centralizada de recuperación de mascotas. Cuando se encuentra un perro perdido, los refugios de animales, las clínicas veterinarias o las organizaciones de rescate utilizan un escáner de mano para detectar la presencia de un microchip. El escáner emite una radiofrecuencia baja que alimenta el microchip, permitiéndole transmitir su número de identificación único. Este número de identificación se utiliza luego para acceder a la base de datos de recuperación de mascotas, que contiene sus datos de contacto.

Quizás te interese:  10 Consejos Para Asegurarte De No Perder a Tu Perro

5 datos sobre cómo ponerle un microchip a tu perro

Ahora que conoce los conceptos básicos de cómo funcionan los microchips, veamos algunos datos importantes sobre esta tecnología.

1. No existe una base de datos nacional de microchips.

Si le coloca un microchip a su mascota en California y pierde a su perro en Ohio, existe la posibilidad de que los lectores de chips no detecten el microchip. Algunos están trabajando para solucionar este problema creando una base de datos nacional, pero por el momento no existe. Para complicar aún más las cosas, también existen diferentes tipos y marcas de microchips. Algunos tienen nueve dígitos mientras que otros tienen 10 o 15 dígitos. Cada uno tiene su propio servicio de registro. Averiguar qué tipo de microchip tiene su perro y luego buscar en la base de datos correcta la información de contacto es una especie de juego de adivinanzas.

2. Los microchips no pueden rastrear a tu perro

Los microchips son dispositivos pasivos y no tienen capacidad de rastreo por GPS. Dependen de que alguien encuentre a su perro y tenga acceso a un escáner para leer la información del chip.

3. Escanear no siempre es fácil

No hay garantías con los microchips. Son pequeños, por lo que si su perro se mueve mucho durante el proceso de escaneo, es posible que el escáner no lo detecte. El pelaje excesivamente enmarañado también puede dificultar la detección. Mantenga a su perro preparado para obtener mejores resultados con su microchip. Si intentas leer un microchip, asegúrate de que el perro esté lo más quieto posible.

4. Necesitas hacer tu parte

Asegúrate de registrar tu microchip y mantener tu información actualizada. Si se muda o cambia su número de teléfono, asegúrese de actualizar su información con la empresa que le proporcionó su microchip. Incluso si su perro ha estado desaparecido durante varios años, nunca se sabe cuándo alguien lo encontrará e intentará comunicarse con usted. Además, es una buena idea pedirle a su veterinario que escanee el microchip de su perro anualmente para asegurarse de que funcione correctamente.

Quizás te interese:  ¿Puedo Dejar a Mi Perro en El Coche Unos Minutos?

5. El microchip por sí solo no es suficiente

Además, tenga en cuenta que, si bien el microchip es una forma de identificación confiable y permanente, es esencial no depender únicamente de él. En cambio, debería complementar los métodos de identificación tradicionales como collares y etiquetas. Asegúrese de que su perro use un collar seguro con etiquetas de identificación actualizadas que muestren su información de contacto. En el caso de que alguien sin un escáner de microchip encuentre a su perro, estas etiquetas servirán como medio de contacto inmediato, lo que ayudará a facilitar el reencuentro.

Mantener a tu perro seguro

Ponerle un microchip a tu perro es un paso responsable y proactivo para garantizar su seguridad y aumentar las posibilidades de reencuentro en caso de que se pierda. Es un procedimiento simple, asequible e indoloro que ofrece protección de por vida. Recuerde mantener información de contacto precisa en la base de datos de recuperación de mascotas y utilizar una combinación de microchips, collares y etiquetas para una cobertura de identificación integral. Al comprender estos cinco datos sobre el microchip, podrá brindar la mejor atención y seguridad a su querido compañero canino.