Mi Gato Le Tiene Miedo Al Secador De Pelo

Es común que los gatos se asusten ante un ruido fuerte, especialmente si no se lo esperan. Para algunos, esto puede significar subir las cortinas o retirarse a su escondite más seguro. El secador de pelo proporciona un estímulo especialmente aterrador, ya que su ruido puede llenar una habitación. Algunos gatos no tendrán ningún problema con ello, pero el motivo dependerá no sólo del carácter del gato, sino también de cómo su tutor les presente el secador de pelo. Dado que utilizar un secador de pelo en gatos puede resultar muy útil a la hora de bañarlos, es importante que sepas por qué. mi gato le tiene miedo al tinte.

En Wiki Animales te explicamos cómo secar a un gato con secador. Te explicamos qué hacer si son resistentes al objeto, así como qué alternativas pueden existir.

¿Por qué mi gato le tiene miedo a la secadora?

Antes de aprender a secar a un gato con secador, debemos saber por qué puede estar asustado en primer lugar. Aunque fueron domesticados hace unos milenios, los gatos todavía mantienen gran parte de su naturaleza salvaje. Necesitan sentirse seguros en su entorno y son particularmente sensibles a posibles amenazas. En la naturaleza, cualquier cosa que pueda parecer un depredador potencial, una situación peligrosa o incluso mal tiempo es algo que el gato querrá evitar.

Desde la perspectiva felina, un secador de pelo puede representar cualquier número de amenazas potenciales. Con su larga cuerda y su sonido chillón, puede parecer una especie de criatura serpiente. El ruido puede hacer que un gato se sienta como si estuviera vivo. También podría parecer que existe una amenaza ambiental, como un deslizamiento de tierra, debido a su ruido perturbador. De manera similar, podría parecer un evento climático extremo, como un huracán.

Cuando utilizamos un secador de pelo sobre nosotros mismos, es posible que no nos lo pensemos dos veces cuando el gato está en la habitación. Sólo cuando notamos que huyen hay un problema. Sin embargo, también es posible la al gato no le importará. Esto puede deberse a que ya han evaluado el problema potencial y saben que no les causará ningún daño. Es menos probable que esto les suceda a otros gatos por las siguientes razones:

  • Socialización: ciertos gatos pueden haber sido poco socializados, por lo que no saben cómo actuar en muchas situaciones y se volverán inseguros. Esto puede provocar agitación, ganas de escapar o incluso agresión cuando escuchan un secador de pelo.
  • Estrés: si el gato ya está estresado en su entorno, puede reaccionar más fácilmente ante objetos o situaciones. Algunos gatos normalmente pueden sentirse bien con un ruido como el de un secador de pelo, pero durante períodos de estrés se comportarán de manera diferente.
  • Trauma: si el gato ha experimentado negligencia o abuso en el pasado, puede hacerlo más reactivo a estímulos como el secador de pelo. Un gato maltratado sabe que los sonidos violentos pueden ser precursores de daño a sí mismo, por lo que los secadores de pelo pueden ser particularmente amenazantes.
  • Educación: muchos cuidadores de gatos piensan que los gatos no necesitan educación ni adiestramiento. Es posible que completen el entrenamiento para tirar basura y piensen que su trabajo está hecho. Por el contrario, los gatos necesitan aprender límites y comportamientos dentro del entorno. Si tienen una educación deficiente, es más probable que reaccionen a sonidos como los de un secador de pelo.

Quizás te interese:  4 Ejercicios De Relajación Para Perros

Los gatos no necesitan trepar por las paredes ni gemir ruidosamente para demostrar que le tienen miedo a un secador de pelo. Necesitamos mirar sus lenguaje corporal para ver su reacción. Es posible que algunos no muevan su posición, pero su postura puede ser radicalmente diferente. Pueden poner las orejas pegadas a la cabeza, tener el pelo erizado o mover la cola violentamente. Para enseñarles a aceptar un secador de pelo, debemos ser conscientes del lenguaje corporal del gato y de sus señales de calma.

¿Necesito usar un secador de pelo con mi gato?

Muchos de nosotros tenemos gatos a los que no les gustan los secadores de pelo. Incluso cuando cogemos el electrodoméstico, pero aún no lo hemos encendido, algunos gatos pueden escapar apresuradamente. Una vez que terminemos de secarnos el pelo, es posible que el gato regrese. En estos casos, puede que no sea necesario acostumbrar al gato al secador de pelo. Si no les gusta el sonido y tienen la posibilidad de salir de la habitación, no necesariamente les causará ningún daño.

La razón principal por la que muchas personas quieren ayuda para que su gato se convierta acostumbrado al secador de pelo se esta bañando. Especialmente en el caso de los gatos de pelo largo, el uso de un secador de pelo puede hacer que el proceso de baño sea más rápido y ayuda a evitar que el gato se enfríe.

Sin embargo, los gatos no necesitan necesariamente ser secados con secador. Es posible que tengas que acostumbrar al perro al secador de pelo porque suelen ser más grandes que los gatos y necesitarán bañarse con más regularidad. Los gatos son más capaces de cuidar de su propia higiene, por lo que normalmente no necesitamos bañar a un gato. Los veterinarios coinciden en que los gatos no necesitan bañarse si se ven limpios y saludables. También existen opciones alternativas de secado que explicamos en el último apartado.

Quizás te interese:  Guía De Adiestramiento Canino – Nivel Básico

Teniendo esto en cuenta, no necesariamente necesitamos aprender cómo secar a un gato con secador. Dado que el secador de pelo puede representar una situación muy estresante para los felinos, lo mejor sería evitar usarlo con ellos. Si crees que es necesario, sigue leyendo el siguiente apartado.

Cómo secar a un gato con secador

El principal objetivo de este procedimiento es evitar que el animal asocie el secador con una experiencia traumática. Hacemos esto por rompiendo la asociación entre el secador y una situación negativa que el animal haya vivido anteriormente. Los pasos a seguir son:

  1. Deja el secador de pelo al lado del gato desconectados, pero a su alcance. Si el gato nunca ha visto uno antes, no debe reaccionar de forma sospechosa. Sin embargo, debemos evitar movimientos bruscos, tener demasiado miedo nosotros mismos o hacer que la situación parezca estresante de alguna manera. Deje que el gato interactúe con el secador de pelo como quiera, mantenga una conducta positiva y proporcione algún refuerzo positivo.
  2. Al final podrás empezar moviendo el secador de pelo. Esté muy atento a su lenguaje corporal y no haga gestos amenazantes. Esto ayudará al gato a pensar en él de manera similar a otros objetos y electrodomésticos que usa en el hogar.
  3. Una vez que tu gato se sienta cómodo con la presencia del nuevo dispositivo y su movimiento, puedes pasar al segundo paso. Se trata de introducir el secador de pelo mientras está en uso. Esta es la parte más difícil. Con el secador de pelo alejado del gato, enciéndalo en su posición ajuste más bajo. No lo utilices con el gato ni contigo mismo, pero deja que se acostumbren al sonido durante un par de minutos. Dale al gato un premio, como comida que le guste, como forma de refuerzo positivo. Esto les ayudará a asociar el secador de pelo con una experiencia positiva y gratificante. Deténgase después de unos minutos y repita durante un par de días.
  4. Repite el paso anterior, pero esta vez. usar movimiento con el secador de pelo encendido. Así no se asustarán tanto cuando lo muevas por su cuerpo para secarlos.
  5. Incluso si el gato se ha portado bien hasta este momento, el siguiente paso podría ser demasiado para él. Aquí es cuando necesitamos Usa el secador de pelo en el gato.. Para ello debemos volver a seguir los pasos anteriores, pero esta vez acercamos el secador de pelo al gato y soplamos suavemente en un lateral de su cuerpo. No le soples en la cara ni en otras zonas sensibles, ya que podrías recibir una descarga eléctrica. Debe asegurarse de utilizar más refuerzo positivo. La mejor manera es darles de comer algo que realmente les guste, como comida húmeda o una golosina para gatos.
  6. La cantidad de repetición de cualquiera de estos pasos depende de cada gato en particular. Mantener revisando sus respuestas y muévete lentamente. Poco a poco, ir ganando confianza es la mejor forma de evitar que un gato tenga miedo de cualquier cosa.

Quizás te interese:  La Personalidad De Mi Gato Ha Cambiado

También debemos valorar al gato por cualquiera de las cuestiones planteadas en el apartado anterior. Si su gato ha experimentado un trauma o se encuentra en una situación estresante, deberá ayudarlo a superar estos problemas. Muchas veces esto no es fácil de hacer. Por este motivo, puede considerar hablar con un etólogo felino que puedan evaluar su bienestar y proporcionar un enfoque de entrenamiento conductual adaptado a sus necesidades individuales.

Cómo secar a un gato sin secador de pelo

Aunque puede ser conveniente, rara vez es necesario secar a un gato con secador. Incluso si hay ocasiones en las que crees que es necesario bañar a un gato, no es necesariamente necesario utilizar un secador de pelo. Si tu gato está mojado y quieres probarlos, puedes utilizar las siguientes alternativas:

  • Secar con una toalla: secar a un gato con una toalla es una excelente manera de eliminar el exceso de agua. Tan pronto como el gato salga de la bañera, envuelve su cuerpo, pero no su cabeza, en la toalla. No restrinjas excesivamente su movimiento y recurre a la ayuda de un compañero si se muestra especialmente resistente. Dado que a los gatos a menudo no les gusta el agua, querrán estar secos y deberían ver los beneficios de la toalla. No frotes demasiado fuerte y recuerda que la toalla no los secará del todo, así que asegúrate de que el hogar esté cálido hasta que su pelaje se haya secado.
  • Secado en transportador: si el gato tiene miedo de que dirijas el secador hacia él, pero tolera el ruido, tienes la opción de ponerlo a secar. Los portabebés tienen agujeros en la parte superior y en los laterales, por lo que pueden sentirse más protegidos. No perseveres si se vuelve muy agitado y/o agresivo.

Si nuestro gato aún no tolera el baño, debemos llevarlos a un peluquero profesional. No sólo tendrán el equipo para llevar a cabo este proceso adecuadamente, sino que tendrán la capacitación y la experiencia para lidiar con un gato problemático.

Obtenga más información sobre cómo preparar a un gato con nuestro artículo sobre si los cortes de pelo para gatos son una buena idea.

Si quieres leer artículos similares a Mi gato le tiene miedo al secador de pelo te recomendamos visitar nuestra categoría de Problemas de conducta.

Bibliografía
  • Morris, D. (1988). Observa a tu gato. Barcelona, ​​Plaza Janés.