Mi Perro No Come Pero Bebe Agua

Cualquier síntoma físico o cambio de comportamiento en nuestros perros que pueda indicar una enfermedad debe entenderse en el contexto de su situación. Diversas patologías y condiciones de salud pueden provocar falta de apetito (anorexia) o un mayor consumo de agua (polidipsia) en perros. Cuando los dos signos clínicos ocurren simultáneamente, puede ayudar mejor a nuestro veterinario a lograr un diagnóstico preciso. Generalmente, estos síntomas aparecen en combinación con otras manifestaciones clínicas, cuya combinación también puede ayudar a diagnosticar el problema del perro.

En Wiki Animales examinamos por qué mi perro no come pero bebe mucha agua. Analizamos las principales causas patológicas de este cuadro clínico en caninos y las posibles opciones de tratamiento disponibles.

Enfermedad renal crónica

La enfermedad renal crónica (ERC) es la enfermedad renal más común en perros. Además, es la tercera causa de muerte en perros geriátricos. Esta enfermedad se caracteriza por la aparición de un daño renal que conduce a una pérdida progresiva, permanente e irreversible de la función renal, también conocida como insuficiencia renal en perros.

Esta disfunción renal provoca:

  • Uremia: la acumulación de sustancias tóxicas en la sangre que puede provocar diversos signos clínicos, incluso provocar que el perro no coma.
  • Ployuria: como mecanismo compensatorio, las nefronas (unidades funcionales del riñón) que sobreviven al daño renal aumentan su filtración, lo que resulta en un aumento de la producción de orina. Para que el perro prevenga la deshidratación, intenta compensar el aumento de la producción de orina consumiendo un mayor volumen de agua (es decir, bebiendo mucha).

Además de anorexia y polidipsia, la ERC puede presentarse con una amplia variedad de otros signos clínicos. Éstas incluyen:

  • Depresión
  • Pérdida de peso
  • Vómitos y diarrea
  • Deshidración
  • encefalopatía
  • Estomatitis urémica
  • Diátesis hemorrágica (predisposición a sangrar)
  • Anemia
  • Ceguera
  • Alteraciones óseas

Desafortunadamente, hay ningún tratamiento curativo de la enfermedad renal crónica en perros. El tratamiento de la enfermedad se basa en el manejo de los síntomas y las intervenciones nefroprotectoras. Normalmente se utilizan fármacos vasodilatadores como los inhibidores de la ECA y una dieta para perros con enfermedad renal (baja en proteínas, sodio y potasio, pero rica en ácidos grasos omega 3, fibra soluble y antioxidantes).

Quizás te interese:  Mi Perra Preñada Jadea Pero No Empuja

Enfermedad de Addison (hipoadrenocorticismo)

Enfermedad de Addison en perros es una patología endocrina caracterizada por una deficiencia de hormonas producidas por la corteza suprarrenal. Estas hormonas son principalmente cortisol y aldosterona.

En perros con enfermedad de Addison, a veces conocida como síndrome de Addison, es común encontrar pérdida de apetito que evoluciona hacia una anorexia completa. Aunque esto significa que el perro dejará de comer por completo, es probable que siga teniendo un mayor consumo de agua (polidipsia). Además, es común observar otros síntomas, como:

  • Aumento del volumen de orina (poliuria)
  • Debilidad, depresión y pérdida de peso.
  • Vómitos, diarrea y dolor abdominal.
  • Hipotermia
  • Temblores y convulsiones
  • Ceguera

El tratamiento de esta enfermedad requiere un tratamiento de por vida basado en glucocorticoides (hidrocortisona o prednisona) y mineralocorticoides (fludrocortisona o pivalato de desoxicorticosterona). Cabe destacar que, aunque no existe una terapia específica contra la enfermedad de Addison, el pronóstico de estos pacientes es excelente si se sigue el tratamiento descrito.

Muchos de estos síntomas coinciden con diversas afecciones médicas caninas, algo sobre lo que puedes aprender más en nuestro artículo sobre por qué un perro tiene vómitos y diarrea al mismo tiempo.

Enfermedad del higado

Los primeros signos que se observan habitualmente en perros con enfermedad hepática son síntomas no específicos. Estos incluyen que el perro coma menos, pero siga bebiendo mucho. Otros incluyen depresión, poliuria, vómitos, diarrea, pérdida de peso, etc.

Tras una primera fase de síntomas inespecíficos, suelen aparecer los siguientes signos específicos sugestivos de enfermedad hepática:

  • Ictericia: decoloración amarillenta de las membranas mucosas.
  • Ascitis: acumulación de líquido en la cavidad abdominal.
  • Signos neurológicos: debido a encefalopatía hepática (trastorno cerebral como resultado de daño hepático).
  • Sangrado: tendrá más probabilidades de sangrar y puede sangrar más.
  • Urolitos: cálculos y depósitos en el tracto urinario que suelen aparecer como cristales en la orina del perro.

Quizás te interese:  Prazosin Para Gatos: Uso, Dosis Y Efectos Secundarios

El tratamiento de las enfermedades hepáticas en perros varía según la patología subyacente específica. Puede abordarse médica y/o quirúrgicamente. Además, se suelen administrar hepatoprotectores y antioxidantes, como el ácido ursodesoxicólico, la vitamina E o la silimarina.

Descubre más con nuestra guía de las enfermedades hepáticas más comunes en perros.

Hipercalcemia

Hipercalcemia en perros se refiere al aumento de los niveles de calcio en la sangre. Puede ocurrir en asociación con una amplia variedad de patologías, que incluyen:

  • Tumores: principal causa de hipercalcemia en perros, siendo los más típicos el linfosarcoma, el adenocarcinoma de los sacos anales y otros carcinomas.
  • Hiperparatiroidismo primario: producido por una afección directa de la glándula paratiroidea.
  • Hiperparatiroidismo renal: aparece en perros con enfermedad renal crónica.
  • Hiperparatiroidismo nutricional: como consecuencia de dietas muy ricas en carne (especialmente carne cruda), ricas en fósforo y pobres en calcio y vitamina D3. Cada vez es más frecuente, debido a la alimentación cruda y a las dietas BARF para perros.
  • Envenenamiento: debido a la ingestión accidental de rodenticidas o algunas drogas.

Además de anorexia y polidipsia, la hipocalcemia puede producir signos como:

  • poliuria
  • Debilidad y letargo
  • Vómitos
  • Constipación
  • Arritmias
  • Convulsiones
  • Temblores musculares

Dado que no existe un protocolo único y eficaz para todas las causas de hipercalcemia, es necesario identificar la causa subyacente y establecer un terapia especifica, cuando sea posible. Si no existe un tratamiento específico, se debe instituir una terapia de apoyo que incluya fluidoterapia, corticosteroides, diuréticos y bifosfonatos para aumentar la excreción urinaria de calcio y prevenir la reabsorción de calcio en los huesos.

La hipercalcemia también puede provocar la aparición de placas endurecidas en la piel. Nuestro artículo sobre calcinosis cutis en perros explica más.

Hipopotasemia o hipopotasemia

La hipopotasemia es una disminución de los niveles de potasio en la sangre. En perros suele producirse como consecuencia de:

  • Pérdida renal de potasio: en enfermedad renal crónica, acidosis tubular, etc.
  • Pérdida gastrointestinal: como consecuencia de vómitos y/o diarrea profusa, porque el contenido gastrointestinal es rico en potasio.

Quizás te interese:  Hernia Diafragmática en Perros Y Cachorros

Los perros con hipopotasemia suelen presentar pérdida de apetito y un mayor consumo de agua. Además, es común observar:

  • poliuria
  • Debilidad muscular generalizada
  • Letargo y confusión
  • Taquicardia

Tratamiento de la hipopotasemia debe centrarse en:

  • Administrar a la enfermedad subyacente que causa niveles bajos de potasio.
  • Reponer los niveles de calcio ya sea por vía oral o parenteral mediante fluidoterapia.

Mi perro no come pero bebe agua - Hipopotasemia o hipopotasemia

piómetra

Otro problema que puede significar las perras no comen, pero seguir bebiendo mucha agua, es piómetra. Esta es la patología uterina más frecuente en perras que han alcanzado la madurez sexual. En concreto, la piómetra en perros consiste en una infección purulenta del útero que se produce cuando los niveles de progesterona son elevados, algo que ocurre en las semanas siguientes a su ciclo de celo.

Además de los síntomas ya mencionados, los perros con piómetra suelen presentar:

  • Secreción vaginal sanguinolenta y purulenta.
  • Fiebre
  • Letargo y depresión
  • poliuria
  • Vómitos y diarrea
  • dilatacion abdominal

Existen dos tipos diferentes de piómetra en perros, abierto y cerrado. El flujo vaginal en perros se puede observar cuando el cuello uterino permanece abierto, pero no cuando está cerrado. Este último es especialmente peligroso debido a la acumulación interna de secreciones.

En casos severos o en ausencia de tratamiento veterinario, pueden ocurrir complicaciones graves como septicemia, toxemia, peritonitis e insuficiencia renal. Estos pueden tener consecuencias fatales. Una vez diagnosticada la infección, es fundamental establecer un tratamiento, que será médico o quirúrgico dependiendo de la gravedad del proceso.

Necesitamos estar atentos a cualquier cambio anormal en la salud o el comportamiento de nuestro perro. Con piómetra, una señal temprana puede ser que el perro sigue lamiendo su área privada.

Este artículo es puramente informativo. Wiki Animales no tiene autoridad para prescribir ningún tratamiento veterinario ni elaborar un diagnóstico. Te invitamos a llevar a tu mascota al veterinario si padece alguna afección o dolor.

Si quieres leer artículos similares a Mi perro no come pero bebe agua te recomendamos visitar nuestra categoría Otros problemas de salud.