9 Razones Por Las Que Deberías Comprar Miel Local

Última actualización el 21 de septiembre de 2023 a las 11:29 am

En Revive a Bee, somos grandes defensores de la compra y el consumo de miel de su área local.

Veamos diez razones por las que es una buena idea conseguir tu delicia dorada tan cerca.

*Lectura extra – Saltemos a la colmena para aprender cómo las abejas producen miel.

Apoye a los apicultores locales

No solo estás comprando un dulce cuando compras miel local. Estás invirtiendo en un legado de dedicación y cuidado que los apicultores locales defienden. He aquí por qué es vital:

  1. Columna vertebral de la comunidad: Muchos apicultores locales son empresas familiares transmitidas de generación en generación. Tu apoyo ayuda a mantener vivas estas tradiciones ancestrales.
  2. Administradores ambientales: Las abejas son polinizadores esenciales que necesitamos para permitir que las plantas den frutos.
  3. Educadores de corazón: Son educadores apasionados y, a menudo, ofrecen talleres y recorridos por la colmena. Al apoyarlos, estás potenciando el aprendizaje comunitario.
  4. Más allá de la miel: Un apicultor produce cera de abejas, propóleo y polen de abeja, todos con diversos usos y beneficios para la salud.
  5. Guardianes de la genética: Las abejas locales se han adaptado a las condiciones regionales específicas con el tiempo. Los apicultores ayudan a proteger estas cepas genéticas únicas, preservando la biodiversidad.
  6. Pilares económicos: Los apicultores locales invierten en la comunidad, compran suministros en tiendas locales y contratan miembros de la comunidad.

Cuando apoyas a los apicultores locales, defiendes la tradición, la biodiversidad, la educación y el espíritu comunitario. ¡Es un trato agradable en todos los sentidos!

*Lectura adicional – No te pierdas nuestro artículo sobre los beneficios del panal para ti y el medio ambiente.

Impulsar la economía regional

Los movimientos alimentarios locales no son sólo una cuestión de gustos; es una inversión directa en la salud económica de su comunidad.

  1. Tu dinero permanece local: El dinero gastado en miel local a menudo circula dentro de la comunidad, lo que ayuda a que las empresas locales florezcan. Cuando se compra local, una parte sustancial de ese dinero permanece en la economía local y la beneficia.
  2. Crea empleos: Incluso si son pequeñas, las operaciones apícolas locales contribuyen al empleo. Contratan a locales para diversas funciones, desde el mantenimiento de las colmenas hasta la venta en los mercados.
  3. Impulso al turismo: Las granjas de abejas pueden convertirse en atracciones locales. Desde sesiones de degustación de miel hasta recorridos educativos, estas actividades atraen a turistas y generan ingresos adicionales a la zona.
  4. Flujos de ingresos diversificados: Más allá de la miel, los apicultores ofrecen velas de cera de abejas, productos para el cuidado de la piel y otros artículos derivados de las abejas que enriquecen el mercado local.
  5. Apoyando a otras industrias: Los apicultores compran equipos, piensos y otros suministros de fuentes locales. Este gasto indirecto refuerza otras empresas regionales.
  6. Incentivar y promover la agricultura sostenible: Alienta a los agricultores cercanos a reducir el uso de pesticidas, lo que lleva a cultivos más saludables y métodos agrícolas más sostenibles.

En resumen, elegir miel local no es sólo una elección de salud personal: es un voto a favor de una economía local sólida, vibrante y sostenible. Cada frasco que compras repercute, creando un impacto económico positivo.

Obtenga más información sobre cómo las abejas ayudan a los humanos en nuestra fascinante lectura breve.

Sabor más puro

La miel local es un regalo directo de las abejas. Está menos procesada que la miel que se encuentra en los grandes supermercados y realmente se nota cuando la pruebas.

Cada región tiene su propio ramo de flores único. Esto confiere a la miel local y regional un sabor único, como una instantánea de la flora de su zona. Estás saboreando literalmente el paisaje, y está delicioso.

Otra cosa a tener en cuenta es la combinación (o la falta de ella). Las grandes marcas suelen mezclar miel de varios lugares. Pero con la miel local no se puede mezclar. Es puro y sencillo. Obtienes un sabor consistente y genuino.

¿En una palabra? La miel local no es sólo dulce. Es un viaje de sabor genuino, que muestra la pureza y el encanto de su hogar.

Beneficios de alérgenos

Los resfriados estacionales causados ​​por demasiado polen en el aire pueden beneficiarse de la miel local y su potencial para ayudar con los alérgenos locales.

Las abejas son pequeñas trabajadoras diligentes. Mientras revolotean de flor en flor, recolectando néctar, también recogen pequeñas cantidades de polen.

Este polen finalmente termina en las reservas de miel de la colmena antes de ser cosechado para que lo comamos.

Entonces, cuando comes, estás introduciendo a tu cuerpo estas pequeñas cantidades de polen local.

Con el tiempo, esto actúa como una miniterapia de exposición natural. Cuando llega la temporada de alergias, su cuerpo se acostumbra al polen, lo que lo hace menos reactivo.

Piense en ello como entrenar su sistema inmunológico para que sea menos dramático cuando se encuentre con estos pólenes en la naturaleza.

Ahora bien, no estamos sugiriendo que deseche sus antihistamínicos, pero hay un encanto en la idea de que su tostada matutina podría hacer más que simplemente deleitar sus papilas gustativas.

¿Así que, por qué no intentarlo? Al menos, disfrutará de una deliciosa miel pura. ¿Y quien sabe? ¡Esos estornudos estacionales podrían convertirse en cosa del pasado!

Menos huella de carbono

Piense en el viaje que recorre su comida. Los productos viajan miles de kilómetros antes de llegar a su plato.

De los campos a las fábricas, luego a los camiones, aviones o barcos, y finalmente a las tiendas. Cada paso utiliza energía y emite dióxido de carbono, lo que contribuye a nuestra huella de carbono global.

La compra de productos locales (incluida la miel) evita el viaje por el mundo, lo que reduce enormemente la quema de combustibles fósiles. Sencillo, ¿verdad?

Y su apicultor local probablemente utiliza un equipo mínimo, en su mayoría impulsado por el esfuerzo de los viejos tiempos. ¿Y cuándo llegará el momento de vender su miel?

Probablemente se transporte en pequeños lotes a tiendas cercanas o mercados de agricultores.

Elegir miel local significa reducir la demanda de productos importados e, indirectamente, las emisiones asociadas del transporte a gran escala.

Fuente transparente

Uno de los aspectos más bellos de la miel local cruda es su transparencia, y no, no me refiero solo a su tono ámbar claro.

Cuando recoges un tarro de miel local, hay una historia detrás. Un apicultor local, alguien que podría vivir a sólo unos kilómetros de distancia, no corporaciones anónimas.

Y gracias a esta proximidad, podrás saber exactamente de dónde proviene tu miel. Podrías visitar el mismo lugar donde las abejas recolectan néctar, ver las colmenas o incluso charlar con el apicultor sobre sus prácticas.

Es un nivel de transparencia casi imposible de lograr con artículos producidos en masa a pesar de sus esfuerzos de marketing.

Diversos sabores

Las diferentes regiones cuentan con diferentes plantas con flores, cada una de las cuales ofrece un néctar único a las abejas.

Una pradera en una zona puede estar llena de tréboles y margaritas, mientras que los huertos de otra región pueden estar llenos de manzanos o cerezos en flor.

Las abejas que visitan estas variadas plantas producen miel con distintos perfiles de sabor que reflejan la flora local.

Ahora bien, aquí es donde se vuelve aún más fascinante. ¡Las estaciones también pueden cambiar el sabor! La miel de primavera puede ser ligera y floral, la cosecha de verano puede tener notas frutales más profundas y, cuando llega el otoño, es posible que obtengas toques de nuez. Es como el menú de temporada de la naturaleza.

La miel comercial a menudo mezcla néctares de diferentes fuentes para lograr un sabor consistente pero genérico, pero las variedades locales celebran su singularidad.

Cada lote cuenta una historia de un tiempo y lugar particular. Es la forma que tiene la naturaleza de capturar la esencia de un ecosistema en un frasco.

Fomenta prácticas responsables

Cuando compras miel local, apoyas directamente a los apicultores con un gran interés en mantener poblaciones de abejas saludables.

Las operaciones comerciales a gran escala priorizan la cantidad y las ganancias sobre la calidad, pero los apicultores locales priorizan el bienestar de sus abejas.

Y esto se traduce en mejores prácticas para evitar pesticidas dañinos que podrían poner en peligro a las abejas.

Es más probable que utilicen métodos naturales para abordar los problemas de la colmena, evitando productos químicos que podrían dañar el medio ambiente o terminar en la miel.

La apicultura responsable va más allá de la simple producción de miel.

Cada tarro de miel local que compras es un empujón que anima a la industria a avanzar en una dirección que valora la salud de las abejas, la pureza del producto y el bienestar de nuestro planeta.

Frescura Garantizada

El viaje de los productores locales de miel desde la colmena hasta el tarro es corto y rápido. No implica un período de almacenamiento prolongado ni viajes de larga distancia.

Pero, ¿importa la frescura cuando se trata de miel?

Bueno, la respuesta corta es sí. La miel recién cosechada conserva sus sabores vibrantes y cualidades aromáticas mejor que la miel almacenada durante mucho tiempo.

Con el tiempo, la miel puede cristalizar o sufrir cambios sutiles en su aroma y sabor.

Si bien la miel cristalizada sigue siendo buena (y puede volver a su estado líquido con un calentamiento suave), la miel fresca ofrece la experiencia de sabor máxima que buscan los amantes de la miel.

Y la miel fresca viene en su estado más natural, sin necesidad de aditivos ni procesos para prolongar la vida útil (como ocurre en mucha miel de los supermercados).

*Lectura adicional – Descubra cómo conservar la frescura de su miel en nuestra sencilla guía sobre cómo congelar su miel.

En conclusión

Ahora bien, si el delicioso sabor de la miel local no es suficiente para convencerlo, existen muchos otros beneficios adicionales para usted, su comunidad y su medio ambiente.

¿Por qué no profundizar en nuestra investigación sobre la miel real y la falsa para aprender más sobre los ingredientes añadidos que se encuentran en los tarros de miel producidos en masa?

Quizás te interese:  ¿Qué Comen Las Polillas? (Explicación De Las Dietas De La Polilla)